RELACIONES KÁRMICAS Y DHÁRMICAS ¿CÓMO RECONOCERLAS?

relaciones

A veces hay parejas que tienen relaciones tranquilas y calmadas, se llevan bien y rara vez discuten. Sin embargo, hay otras relaciones que, aunque claramente se quieren, no terminan de funcionar. Siempre acaban discutiendo y les resulta imposible estar juntas. ¿Por qué sucede esto?

  • Almas kármicas: Para empezar, el karma dice que toda acción tiene una consecuencia. Si es una acción mala la consecuencia será mala y si es buena la consecuencia será buena. Las relaciones kármicas, como bien dice su nombre, consisten en eso, en aprender el uno del otro. Estas almas se ayudan a evolucionar la una a la otra y por esto son relaciones conflictivas, ya que sin conflicto no hay aprendizaje. Suelen haber problemas de convivencia, de celos, falta de acuerdo en las aspiraciones de la vida (casarse, tener hijos…), falta de comunicación al expresar lo que sentimos… Y son estos conflictos los que generan un aprendizaje. Son relaciones socialmente impopulares porque no muestran lo que la sociedad considera el amor idílico. Son relaciones por las que solemos pasar todos mínimo una vez en la vida, que suelen tener un principio y un fin, terminan al aprender lo que cada uno necesita y siempre existirá cierto amor entre esas personas.
  • Almas dhármicas: El dharma es la ética de las personas, la moral, el deber de cada uno. En este tipo de relaciones el objetivo de la pareja no es aprender, es crecer junto con la otra parte. El aprendizaje no se hace en la pareja, cada parte de la pareja hace un aprendizaje de forma individual (en el trabajo por ejemplo) y la labor de su compañero/a es ayudarle a crecer en este aprendizaje. Cada alma hace su aprendizaje de forma individual y en la pareja se tiene el apoyo para estos aprendizajes individuales. Para que se den este tipo de relaciones la pareja debe ser muy afín a ti y no limitarte en estos aprendizajes. Estas relaciones no tienen porqué durar para siempre aunque se puede dar el caso. Son parejas mucho más calmadas y no tan intensas como lo pueden ser las kármicas , de hecho una persona que necesite esa intensidad puede acabar aburriéndose de una relación dhármica.

Tags from the story
More from Irene P. Da Silva

TALLAS GRANDES, SU MOMENTO

Los grandes empresarios se unen a la tendencia “curvy”. Las tallas grandes...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.