LA MEDIATIZACIÓN DE LA INTIMIDAD: REALITY SHOW ESTUDIADO AL MILÍMETRO

“Es un montaje, está todo preparado”, compartió Gemma, la dueña del restaurante ‘La Habana’ a ‘El HuffPost’ sobre el reality show de ‘Pesadilla en la cocina’. Según su testimonio, acabó en ese programa “de rebote” ya que al suspenderse la temporada de ‘Pekín Express’ en la cual iban a participar, se le ofreció rodar un capítulo con el señor Chicote. Pese a que no pareció entusiasmar la idea desde un principio, obviaron sus dudas y aceptaron.

“No teníamos descontrol, ni estaba sucio ni nada, así que nos ofrecieron hacer como un paripé. En nuestro caso nos comentan que lo van a enfocar como que mi padre se va a jubilar y yo iba a ser su sucesora, pero tengo un hermano más que también se ha dedicado al mundo de la hostelería y que no figura por ningún lado. También nos dicen que tenemos unas deudas. Todo eso a cambio de dar publicidad al negocio y de una compensación económica”, declaró a la plataforma.

“La televisión y lo que ella representa interviene así en la reorganización de las relaciones sociales en el marco de un nuevo reparto de competencias y de poderes con el Estado. Donde el Estado se revela impotente, ineficaz o débil, interviene la televisión ofreciendo soluciones constatables. Las palabras de Paco Lobatón, presentador de uno de los programas de mayor audiencia, resume perfectamente esta nueva función: ‘Servicio público en formato de televisión’. La televisión busca y encuentra al desaparecido, se ofrece como intermediario de buena voluntad para la solución de los conflictos de carácter amoroso, ofrece un espacio público en el que confesar las propias faltas para que puedan ser perdonadas, y, en último término, un espejo en el que confesar las propias faltas para que puedan ser perdonadas (…) un espejo en el que todos puedan mirarse y aprender”

Wenceslao Castañares.

El espectáculo está a la orden del día delante de las cámaras: un producto insulso o predecible no resulta interesante al público. Así lo expondría Marcelo Stiletano -crítico especializado en temas cinematográficos y televisivos en la sección Espectáculos-, en su artículo ‘Los reality shows no son lo que aparentan’, enumerando una serie de testimonios de concursantes que incidían en la premeditación de esos programas.

Así, en ‘Joe Millionaire’ los productores habrían falsificado una escena de sexo oral entre dos participantes; en otro programa de la MTV sobre citas se sugirió un triángulo amoroso que jamás habría sucedido y, en ‘El Aprendiz’, una concursante denunció haber sido presentada como una mujer “severa y hostil”, nada acertado con la realidad.

Hace unos días se habló en It-Magazine de cómo los reality shows se habían convertido en una nueva meta para los jóvenes. De cómo resulta complicado caer en la cuenta de que un concursante es un trabajador más y que por otro lado, invita a que sus acciones sean consideradas como una solución ante cualquier problema que nos plantee la realidad.


Guión, casting y edición de principio a fin: analizando a los concursantes

“La gente ya va conociendo los nombres de los guionistas de series, ahora toca lo de los realities” dijo Jacobo Eireos, productor ejecutivo y director de ‘Pekín Express’ y ‘Los Gipsy Kings’  durante el FesTVal de Vitoria. “La figura del guionista es esencial, muy parecido al que tiene en la ficción, pero con personajes reales. Tenemos un libro de tramas y de secuencias. Sabemos lo que va a suceder dentro de los 10 capítulos de cada temporada, a nivel general, por lo que hay que empezar a reconocer este trabajo”.

Un programa cuyo protagonista es un ciudadano de a pie demanda un tipo de guión concreto, una edición más precisa, un casting y un estudio específico sobre la personalidad y situación de cada participante para “aprovechar lo mejor de cada persona” según expresa José Rueda, director de programas de ‘Pesadilla en la cocina’, o ‘Mujeres ricas’: “Nuestra labor es contar una historia, con otros elementos al fin y al cabo” añade.

La lucha entre “persona” y “personaje” que atañe a los concursantes también es otro peligro a la hora de trabajar un reality show: “Hay veces que el personaje termina canibalizando un poco a la persona, porque puede tratar de actuar como cree que la gente espera que actúe. O que exagere algún comportamiento” explica Óscar Prol (desarrollador de formatos Boxfish, coordinador de guión ‘Pesadilla en la cocina’ y adaptación de ‘Un príncipe para 3 princesas’, ‘First Dates’ o ‘Héroes’). Por su parte, el señor Rueda, estructurando en base a ello la temporada, remarca que “una vez que les conoces entiendes cómo pueden reaccionar a diferentes situaciones para así poder planteárselas a lo largo del programa”.

Pero según los productores eso no es impedimento para continuar con las emisiones; el objetivo de “crear situaciones que vayan a generar conflictos, evoluciones, clímax” se mantiene en pie. A veces quedarse en un camino que conlleve parodia y realidad puede resultar insultante para programas tales como ‘Quiero ser monja’, el cual no alcanzó el nivel de audiencia esperado, entre otras cosas por las críticas vertidas por el convento Hijas de Santa María de Leuca, llegando a decir a varios medios que “no era lo que esperaban” y que “es la primera y la última vez que se graba un programa de televisión en el convento”. En casos críticos como el tratamiento del acoso escolar, la Fiscalía llamó la atención al programa ‘Proyecto Bullying’ dado a que “el abordaje mediático de estos temas, a menudo, no es el más adecuado”.


El lado oscuro del reality: miedos, asesinatos, publicidad ambigua y arrepentimiento

Si un personaje mediático como el actor y comediante Eugenio Derbez ha llegado a arrepentirse de exponer a su familia en ‘De viaje con los Derbez’, ¿de qué magnitud puede ser el impacto que acarree a una persona ordinaria haber dejado su huella en un reality show? ¿Hay remordimiento?¿Qué podemos pensar de un programa en el que supuestamente se dado acoso sexual según habría manifestado Carlota en GH18 –y sobre lo que nuestro compañero Mario Díez escribió subrayando el papel tan influyente que tiene el poder-?

¿Qué hay de verdad en un programa de reality show?
¿Qué hay de verdad en un programa de reality show?

Tal vez otro de los casos televisivos más escalofriantes fue el de Svetlana, quien fue asesinada tras negarse a aceptar darle una segunda oportunidad a su ex pareja, ambos participantes de ‘El diario de Patricia’, ella sin saber qué iba a suceder en plató: “A ella (Svetlana) se le dijo que iba a recibir una sorpresa, pero también se le preguntó si tenía algún problema con alguna persona y no dio ningún nombre. Además, Patricia (la presentadora) siempre ofrece la posibilidad a todos los invitados de abandonar el plató si están a disgusto” explicaron desde Antena 3. ¿Y si vuelve a suceder? Se preguntó. “No va a volver a suceder” respondieron; tanto la productora como el equipo del programa zanjan el tema: “Consideramos injusto establecer una relación causa-efecto entre el programa de televisión ‘El diario de Patricia y esta nueva muerte’. Rechazamos la violencia de género y la condenamos”.

Los concursos de juegos en equipo tampoco parecen ser íntegros: las acusaciones de “tongo” a programas como ‘Pasapalabra’ no pueden eludirse, el cual demostró también la repercusión que puede generar a sus espectadores una publicidad promocional ambigua: “A finales de julio Telecinco empezó a emitir un anuncio que hizo pensar a muchos que Jero, uno de los concursantes más queridos por la audiencia, iba a ganar el bote de ‘Pasapalabra’ el 1 de agosto. La sorpresa para sus fans fue mayúscula cuando descubrieron que ese día el salmantino era eliminado tras 121 programas. Días después Isabel, la mujer que ocupó su lugar, desapareció de la competición y fue sustituida por otro aspirante que ya había participado en el programa, Rafa Castaño, sin que la organización diera ninguna explicación al respecto”.

Arturo Vals tampoco ha escapado de las críticas; en 2017 acusaron a ‘Ahora caigo’ de evitar conceder un premio de 100.000 euros a Jesús, un participante, por no haber pronunciado bien el nombre de una actriz: “La pregunta que le costó la eliminación” informan periódicos como ‘El Plural’ era ‘¿qué oscarizada actriz debe su nombre artístico a su tendencia a tirarse pedos?’ y la respuesta era Whoopi Goldberg. Jesús, el concursante que aspiraba a llevarse los 100.000 euros, no acertó hasta el último momento y hubo que acudir al ojo de halcón para decidir si su respuesta entró a tiempo. Algo que sí ocurrió, pero que no fue suficiente a juicio del presentador: ‘¡Atención! ¡Atención! ¡Qué fuerte, macho! Porque está en tiempo pero, como habéis oído, has dicho Whoopi Woldberg, en lugar de Goldberg, con lo cual la respuesta es incorrecta. ¡Oh!’. La victoria de Jesús ya se había celebrado en la grada, lo que ayudó a que el público se quedara con cara de circunstancia. Y, sobre todo, generando una gran indignación en las redes sociales, que acusaron al programa de tongo por el veredicto, pero también por las preguntas que antes había sufrido el concursante, bastante más difíciles y con menos pistas que las de su rival”.

Ante una Sociedad cuyos valores y recuerdos son vendidos al mejor postor, estas son algunas de las consecuencias que la mediatización de la intimidad acarrea hasta el fin de nuestros días. ¿Dónde estaría el límite de la moralidad? ¿Qué opinión generan los reality shows? Desde It-Magazine invitamos a nuestros lectores a exponer sus impresiones.

More from Alba Lobera

COMUNICADO DEL PAPA: UN NUEVO ORDEN MUNDIAL PARA LA EDUCACIÓN

Mayo se aproxima, y aunque todavía faltan varios meses, 2020 parece tener...
Read More

2 Comments

  • Enhorabuena! Donde está el límite de la moralidad preguntas? Por desgracia a dia de hoy no hay ningun límite y cada día con tal de vender lo hay menos, estas fabricas de “ felicidad” a la larga es todo lo contrario.
    Si por mi fuera o los prohibía o regulaba de alguna manera ( eso si, nada pactado ni buscado). La llegada del Programa Gran Hermano a España marcó un antes y un despues en este País, fue una gran apuesta y la ganaron, picaron la gran mayoría de los espectadores. A dia de hoy tenemos a la gente medio tonta o tonta perdida por culpa de los Realitys.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.