Razones para no dormir con maquillaje

El uso del maquillaje puede ser una actividad muy placentera, incluso un entretenimiento creativo o parte de nuestra profesión. Sin embargo, cuando el día se acaba, comenzamos a sentir la falta de energía y la necesidad de retirarnos a un entorno más íntimo.

Ya en It-Magazine explicamos los pasos a seguir para una correcta rutina de limpieza facial, pero en esta ocasión queremos centrarnos en la importancia que tiene eliminar el maquillaje de nuestro rostro cuando llega la hora de dormir.

Acostarnos con el maquillaje en la piel es un error frecuentemente cometido, el cual ya causa estragos desde la primera vez: convertirlo en un hábito acarrea consecuencias más serias de las que nos imaginamos.

En primer lugar, es potencialmente perjudicial para las personas que tengan la piel sensible o problemas tales como el acné o dermatitis y derivados. No lavar el rostro, así como no tener una rutina de limpieza adecuada, puede aumentar la inflamación de la cara, acumular las bacterias y causar infección. Es más; la combinación de poros obstruidos puede generar radicales libres que destruyan la producción de colágeno. A efectos, la piel envejecería más rápido, ya que se detendría el proceso de renovación natural de la dermis, dando lugar a una piel opaca.

Por otro lado, acostarnos con maquillaje en la cara ensuciaría nuestras sábanas, particularmente la almohada. Si bien una almohada sucia no es del todo perjudicial, el problema viene cuando la bacteria comienza a brotar precisamente donde se quedó el maquillaje en la tela, causando acné, ampollas, erupciones y otras reacciones alérgicas.

Mujer sin maquillaje
El maquillaje es muy peligroso si no lo quitamos al dormir

Nuestros ojos, esa delicada zona de la cara, también pueden sufrir las consecuencias de un maquillaje sucio y absorbido por la piel durante toda la noche. Sin ir más lejos, podrían irritarse notablemente, ya que los productos pueden obstruir los folículos pilosos y las glándulas sebáceas en los párpados. Las pestañas, si se ha usado máscara, se debilitan y acaban cayéndose con facilidad, puesto que los químicos las resecan desde la raíz si no tomamos por costumbre lavar la cara… ¡Y favorece la aparición de indeseados orzuelos!

No quitar el maquillaje antes de acostarnos no sólo favorecerá la aparición de puntos negros, sino que será más complicado eliminarlo al día siguiente cuando nos levantemos, ya que se habrá impregnado en nuestra piel y necesitaremos utilizar productos desmaquillantes más fuertes que puedan perjudicarnos. Además, nuestra cara estará más escamosa y reseca, y los labios también se verán agrietados y faltos de hidratación.

Un rostro resentido no sólo no causa buena impresión, sino que puede ser desagradable para nuestra salud dermatológica. En nosotras está darle los cuidados apropiados, atendiendo a las necesidades personales de cada una. Concédete unos minutos al día para ti misma.

More from Redacción It-Magazine

El injusto estigma de la esquizofrenia

“Esquizofrenia”. Una palabra con un estigma social lo suficientemente fuerte que causa...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.