PROFESORES RETRÓGADOS FRENTE A LA EDUCACIÓN ONLINE

La Educación es la fuente de la vida en el conocimiento. Al ponerla en práctica, nos hace libres. A causa del aislamiento ocasionado por el virus Covid-19, la educación paso a ser E-Learning o como se conoce popularmente: “clases virtuales”. Las universidades y colegios cambiaron el salón físico por el aula virtual. Se llevaban a cabo en diferentes plataformas electrónicas. Un grupo de profesores en países latinoamericanos se caracterizan por su falta de interés en el aprendizaje de sus alumnos.

Esta nueva modalidad de clases fue su excusa ideal para aumentar este desinterés. Ya que se ausentaban durante las clases, faltaban a éstas o acusaban a la plataforma de ser lenta y mala. Todas estas excusas sirvieron para tapar su falta de preparación e idoneidad. Pero esto no se aplica a todos los profesores porque, así como hay profesores malos, hay profesores buenos con mayor disposición intelectual y pedagógica.


Educación en el siglo XXI

Estos buenos maestros se prepararon con anterioridad porque son conscientes de que tienen que estar actualizados y capacitados para afrontar los nuevos retos pedagógicos acordes a la nueva era. Y también al momento de ver la posibilidad de avanzar a raíz de la pandemia para así mejorar todo el sistema de educación fósil e inútil. 

Cuando el virus llego a América Latina, a las universidades y colegios les tomó por sorpresa. Pero no debió ser algo inesperado para ellos, ya que los diferentes Gobiernos y Estados han implementado a través de sus ministerios de la Tecnología de la Información y las Comunicaciones, la educación virtual para preparar a generaciones actuales y futuras al fenómeno de la globalización y de la cuarta revolución industrial. Preparar a los profesionales del siglo XXI debe ser una prioridad para las escuelas y universidades. Aunque en algunos países latinoamericanos se han robado los recursos para estos objetivos.

Aquella enseñanza a distancia no fue bien aplicada a los sistemas de educación -especialmente en Colombia-, como en algunas universidades. Tomaré como ejemplo mi universidad. Como aquel ejemplo latente que no aguantó la virtualidad ni tan siquiera como método de prevención del virus. Varios profesores de mi universidad no tuvieron la virtud, preparación e interés por sacar adelante el proyecto educativo de cada carrera. Ya que al momento de dictar las clases no sabían cómo manejar las plataformas. No tenían pedagogía para dar clases con esta modalidad.


Uruguay: ejemplo de clases virtuales

Tuvieron que pasar dos años para mejorar esta situación, pero fue empeorando. Esto hizo que a los estudiantes se les quitara las ganas de estudiar y de estar preparados. Algunos profesores de avanzada edad no fueron aptos para llevar a cabo estas clases debido a su forma retrógrada de enseñar. Los decanos sabían que esto es perjudicial para el proceso de aprendizaje de la juventud. Y a pesar de ser conscientes de ello, no hicieron nada por corregir este error.

Otro factor importante del fracaso de la educación a distancia fue la cultura vaga de una parte de la comunidad estudiantil. La razón es no dar importancia a su preparación a través de una herramienta digital y no adquirir el compromiso consigo mismo. Como factor importante en este fracaso cabe destacar la falta de infraestructura tecnológica que desfavorece a los estudiantes de escasos recursos. 

Como ejemplo en educación a distancia o virtual en Latinoamérica encontramos a Uruguay con el éxito del Plan Ceibal. Tuvo inicio en el 2007 tomando la importante ayuda de la tecnología para llegar a cada rincón de Uruguay y así llevar el conocimiento con profesores extranjeros. Trajeron consigo mas de 10.000 libros en plataformas virtuales. Años después y con pandemia encima, mantuvieron la calidad de su educación.

Destacando también que la cultura educativa en la niñez, adolescencia y juventud, es siempre estar adelantados a todos los cambios que la humanidad experimenta. Y esto es igual a que todos aprendan bajo un principio de igualdad. Queda como tarea que cada estudiante tome por su propia cuenta prepararse para ser un profesional del siglo XXI competente y para resolver los problemas que el mundo de la cuarta revolución industrial y las que vienen requieran. 


More from Jesús Vecino Celedón
SUERTE, EXISTENCIA O CAUSALIDAD
Todos alguna vez le hemos dicho a una persona que tengas buena...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.