OLA DE CALOR

Las temperaturas están subiendo en España. Estamos en plena ola de calor. El país está que arde, de manera literal (y no solo por las hectáreas de terreno que están siendo pasto de las llamas, sino por otras muchas cosas más que no vamos a tratar en este artículo). Todo esto lo sabemos de sobra. En los medios de comunicación nos lo recuerdan a diario, como si no sintiéramos en nuestras propias carnes el agobio del calor. Y ya de paso estos medios lo relacionan de manera sibilina con el famoso “cambio climático” del que tanto hablan últimamente.

Es cierto que hace calor, mucho calor. Es cierto que estamos en verano y en verano suele hacer calor. Parece mentira que tenga que decir estas frases de Perogrullo aquí, pero al parecer la sociedad no se acuerda ya de que en verano hace calor y que el calor facilita los incendios forestales. Ante esto me surge una pregunta: ¿los medios de comunicación oficiales nos tratan como idiotas o en realidad “somos” idiotas?


¿Ola de calor u ola de miedo?

Me temo que esta es una estrategia más para meter miedo a la población (“¡Cuidaaado, que el calor te va a mataaar!”), como si no hubieran tenido bastante con “las modas” del COVID-19 y de la guerra. Todo está diseñado para que te quedes acojonado en tu casa y aceptes con más facilidad las directrices de “esclavitud”, disfrazadas de Big Reset, Agenda 2030, restricciones varias a gusto del consumidor y vete a saber qué más, que pretenderán imponerte los de siempre (y que conste que cuando digo “los de siempre” no me refiero a los políticos, estos solo son meros títeres de un poder muy superior que lleva gobernando en la sombra durante siglos posiblemente). Y todo por el “bien común”, por supuesto.

Creo que cualquiera en su sano juicio y con una mente medianamente lógica sabe que en verano hace calor. Por consiguiente, es más probable que haya riesgo de incendios pero eso no quiere decir que dejemos de seguir con nuestra vida y que dejemos de trabajar para ser felices. Es el ciclo natural de la vida: a veces el calor nos agobia,  a veces el frío nos congela y así debemos aceptarlo y seguir adelante sin miedo y con alegría.  Por tanto, utiliza el sentido común y adáptate a las circunstancias: si hace calor, refréscate y no dejes que algunos te hagan creer que el mundo se acaba porque en verano suban las temperaturas.


Tags from the story
, ,
More from Óscar Gavilán
Poema: «Una sonrisa»
Una sonrisa se pinta en mi cara Me siento feliz en mi...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.