ODÓN, ONÁN Y LA PALOMA

Teclear en la misma frase y con mis patitas los nombres de Odón Elorza y Kote Cabezudo, puede significar mi asesinato virtual. Y es que el ex-alcalde y sin embargo amigo del violador encarcelado, se permite el lujo de bloquear en redes sociales a toda aquella persona que se lo nombre. Esta paloma ya os ha arrullado que sobrevuela a menudo su testuz. Aunque en estos días de frío y lluvia me juego literalmente la vida, no abandono mi misión. Pero echo de menos a mis hermanas y primas y espero que hayan podido sobrevivir a tanto humano desalmado y armado…

No les basta con matarse entre ellos, sino que arrasan con todo bicho viviente. De verdad que no entiendo dónde está la inteligencia de los humanos y cómo no se han extinguido antes. A los supuestos seres pensantes del planeta les echas una cosa redonda al suelo y van todos a darle patadas. Soy una paloma pacifista, arrullado queda.

Pues ya que menciono la inteligencia… Muchos habréis visto esa jaula donde se juntan unos 350 humanos. Algunos se posan en un sillón azul y la gran mayoría lo hace en un sillón rojo. Y más aún en estas jornadas donde las palabras malsonantes y los ataques “verbales” entre unos y otros, son el pienso nuestro de cada día. Entre esos humanos se sienta Elorza. Ignoro el motivo de tanto cambio de lo llamáis “escaño”, pero creo que tiene algo que ver su distanciamiento con los jefes del nido. Y es que su soberbia y su demagogia le han privado de la compañía de sus compinches de jaula. O quizás las amistades peligrosas que ha tenido y ha renegado después. Alguien así no es de fiar.

Mientras al resto de los humanos les solicitan que ahorren energía y que no malgasten por aquello del cambio climático (no me preguntéis que solo soy una paloma), el diputado Elorza viaja varias veces a la semana en un aparato que nos imita y que contamina sobremanera. También les dicen que no manden mails por lo de la huella de carbono (insisto, soy paloma). Pero los humanos de los sillones azules y rojos disponen de una tablet (esto sí sé qué es) para enviarse entre sí sus cositas.

A la demagogia y soberbia del diputado que presume de transparencia, hay que añadir el adjetivo de onanista a mi objetivo. Este concepto me lo enseñó un gavilán que estaba de paso… y hasta aquí puedo arrullar. Parece que el amigo del reo cree que si “un diputado no escribe y publica… se oxida”. Su más que llamativa expresión no deja lugar a dudas su onanismo. Porque él escribe (o de eso presume). Él publica (en el medio donde hizo sus colaboraciones y sus anuncios su amigo el abusador). Y él mismo nos lo recuerda repitiéndose una y otra vez en casa de mi amigo el pajarito azul. Todo muy aparente y transparente. Pero no.

El diputado también es “todólogo”. Denuncia un expediente escandaloso sobre un contrato opaco de un gran laboratorio y culpabiliza a la Comisión Europea. Y yo como paloma me pregunto: ¿dónde queda esa responsabilidad a la hora de “obligar” a la población a pincharse algo que no se sabía/sabe muy bien qué es? ¿Hay que recordarle al señor diputado a qué partido pertenece?

Escribe lo “terrible que son las injurias, insultos, descalificaciones personales […] que están más presentes en el Congreso que en esos programas que buscan dar espectáculo político”. Y añade con cierta osadía que “la libertad de expresión ha de ser amplia […] pero un Parlamento no puede funcionar ni con las leyes de la selva ni con criterios comerciales propios de la captación de espectadores ávidos de bronca”. ¿Pedirá el señor diputado de Transparencia a cada uno de sus compañeros de jaula 60.000 euros de indemnización por su sufrimiento?

Y como no podía ser de otra manera se siente muy orgulloso con su anuncio: “La Audiencia de Navarra NO rebajará la pena a un condenado de La Manada por el solo sí es sí”. Parece incluso que se alegra. Como se alegró su nuevo amigo cuando se publicó la condena al letrado que defiende a las víctimas y denunciantes de Kote Cabezudo. Condena en la que ha de abonar una indemnización desorbitada a una señora que se sintió ofendida. Este humano de cuyo nombre no quiero acordarme hizo pública una declaración en la que salvo una frase, el resto eran insultos gratuitos y juicios sin valor. Ha escrito que es “un personaje oscuro”, que está “dispuesto a todo” y que la sentencia aún pendiente de dictarse “pondrá al canalla donde le corresponde”.

Los humanos que recorren estas líneas creerán que está hablando del presidiario que no conoce celda. Nada más lejos de la realidad. La única alusión que hace del violador es su profesión como fotógrafo. Se le olvidó mencionar los años de dilación innecesarios del proceso de instrucción de la citada señora, por los que al amigo de su amigo le permitió seguir cometiendo delitos.


Tags from the story
, ,
Written By
More from Usoa Mesularia
LA PALOMA DEL NORTE EN MADRID
En estos días me está tocando sobrevolar el espacio aéreo que ocupa...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.