NELSON MANDELA: UN DEFENSOR DE LA IGUALDAD

Nelson Mandela fue un abogado y activista sudafricano que lideró la lucha contra el apartheid. El apartheid era un conjunto de leyes que discriminaron a los negros e indios de Sudáfrica y otorgaron privilegios a la minoría de población blanca durante más de 50 años. En definitiva, un movimiento racista que promovía el desarrollo separatista de cada raza (blanca y negra) en zonas geográficas separadas y previamente asignadas por el gobierno.

El racismo institucional se remontaba en Sudáfrica al menos a 1911. Fecha de una disposición discriminatoria que prohibía a los negros ocupar puestos de trabajo cualificados. Numerosas medidas promulgadas en las décadas siguientes, habían llevado ya, por poner un solo ejemplo, a la exclusión de negros y mestizos del censo electoral.

Nelson Mandela en 1994 se convertiría en el primer presidente negro de Sudáfrica. Marcaría el fin del apartheid. Fueron las primeras elecciones democráticas en las que pudo participar toda la población sudafricana, blancos y negros. Nelson dedicó su vida a la lucha por la igualdad racial. Su figura ha entrado en la Historia como encarnación de la lucha por la libertad y la justicia. Es considerado el símbolo de toda una nación. Fue un líder nato, con una extraordinaria personalidad. El poder de seducción, la confianza en sí mismo, la capacidad de trabajo, la valentía y la integridad figuran entre las virtudes por las que brillaba allá donde fuese. 


Nelson Mandela: de ser encarcelado a premio Nobel de la Paz

La leyes que discriminaban a la población negra, la brutalidad y la violencia de la policía contra las manifestaciones por los derechos de los negros, provocaron que Mandela empezase a apoyar la resistencia armada. Tras años de discriminación, Nelson alzó la voz y las armas e inició una lucha armada. Fue uno de los fundadores de La Lanza de la Nación, un grupo armado que llevó a cabo atentados contra militares y políticos favorables al apartheid.

“He luchado contra la dominación blanca y he combatido la dominación negra. He promovido el ideal de una sociedad democrática y libre en la cual todas las personas puedan vivir en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir«. Esto dijo Mandela mientras enfrentaba el juicio que lo condenaría a prisión durante un tercio de su vida.

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su historia o religión. La gente aprende a odiar y si pueden aprender a odiar pueden aprender a amar, pues el amor le viene más natural al corazón del hombre”, palabras de un líder y defensor de la libertad.

El primer presidente negro de Sudáfrica fue condenado a cadena perpetua el 12 de junio de 1964 por sus ideales y activismo político en la lucha por la igualdad de razas. Fue encarcelado en la prisión de Robben Island, frente a la Ciudad del Cabo. Allí pasó 17 años en precarias condiciones. Más tarde estuvo en otras dos cárceles durante 10 años más, sumando una pena total de 27 años. Tras este período de reclusión, Nelson Mandela fue liberado en 1990. Comenzó rápidamente a dirigir negociaciones que permitieron la transición, sin guerra civil, hacia la democracia multirracial. 

En 1993 Mandela recibió el Premio Nobel de la Paz por su mensaje de reconciliación y convivencia entre razas, que hizo posible la transición hacia una Sudáfrica democrática. Nelson Mandela fue presidente de Sudáfrica del 10 de mayo de 1994 al 16 de junio de 1999. 


Una vida de compromiso con la gente

Su vida fue un ejemplo de lucha y compromiso por los derechos de las personas, no solo en su país sino en el mundo entero. Encarcelado en 1964 por ser un luchador de la defensa de los derechos humanos y la igualdad. Por defender los derechos y las libertades de la población negra de Sudáfrica, oprimida bajo la política racista y segregacionista del apartheid e impuesta por el gobierno del Partido Nacional sudafricano desde 1948 hasta 1990.

Una vida dedicada a los demás. Aun estando en la cárcel, su lucha no cesó. Su nombre cada vez se oía más y la lucha contra la apartheid era constante. Llegó ser conocido como el líder negro más importante de Sudáfrica. Desde la cárcel, Mandela (Madiba, como lo reconocen en su país, muestra de profundo respeto) mantuvo firme su postura y, mediante escritos y cartas, logró que millones de personas conocieran la realidad sudafricana y empatizaran con su causa. Nelson Mandela dedicó su vida al servicio de la humanidad, como abogado defensor de los derechos humanos, como preso de conciencia, trabajando por la paz y como primer presidente elegido democráticamente de una Sudáfrica libre.

Escuchamos y leemos casos de injusticia social y nos siguen estremeciendo porque lo sentimos nuestro. Puede suceder a miles de kilómetros, no importa, pero cuando se vulnera un derecho básico fundamental, una parte de nosotros nos recuerda que todavía quedan muchas batallas por ganar. Es en estos momentos cuando la memoria de personajes como Mandela y muchos más a lo largo de la historia nos llena de orgullo porque abrieron una puerta a la defensa de nuestros derechos, de nuestra Libertad. Son vidas que nos inspiran y nos hacen sentirnos vivos.


Tags from the story
, ,
Written By
More from inspiracion W
LA AUTENTICIDAD NO TIENE PRECIO
¿Qué es eso de la autenticidad? Podríamos decir que es el grado...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.