MURPHY, ASIMOV Y EL KARMA

El escritor estadounidense de ciencia ficción, Isaac Asimov escribió allá por 1942 las tres leyes de la robótica. En ellas dejaba claro que los robots están al servicio del ser humano. No hace falta que las enumere aquí pero bueno, las recuerdo. Primera: un robot no hará daño a un ser humano o por inacción, permitir que un ser humano sufra daño alguno. Segunda: un robot debe obedecer las órdenes dadas por un ser humano, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la primera ley. Tercera: un robot debe proteger su propia existencia en la medida que esta protección no entre en conflicto con la primera y la segunda ley. 

Vamos que los robots en la obra de Asimov, se convierten en esclavos de los humanos. Eso sí se pueden proteger claro, pero si un humano un poco retorcido le pide a un robot que se autodestruya, el robot sumiso él, se autodestruirá como si fuera un mensaje que recibe Tom Cruise en una de sus múltiples Misiones Imposibles. 

Ni Isaac Asimov ni por supuesto los robots habían oído hablar del Karma y es evidente que no conocían las leyes de Murphy: “Nada es tan fácil como parece”. ¿Qué tienen en común Asimov y Murphy? Pues nada más y nada menos que los dos han escrito sus propias leyes. Muy diferentes las unas de las otras pero útiles todas. La primera ley que define con claridad la filosofía de Murphy es la que dice que “si algo puede salir mal, saldrá mal”, clara y precisa, no necesita explicación. Y el karma, ¿qué es realmente el karma? El karma es una energía que se genera a través de los actos de las personas, según la wikipedia.

El karma es una palabra en sanscrito utilizada en las religiones budista, hinduista y jainista. (He de confesar que no conocía el jainismo y para resumir, os diré que se trata de una doctrina nacida en la India allá por el siglo IV a.C. y que predica la salvación filosófica sin adorar a ningún dios. Y además practica la no violencia para con los seres vivos.) Bien pues el karma es la energía que se deriva de los actos, las palabras y los pensamientos de las personas. En pocas palabras el karma te devuelve de una manera o de otra, las cosas que hayas hecho en tu vida, sean buenas o malas. El karma pasa factura.

Por eso como dice otra ley de Murphy: “la tostada siempre cae por el lado de la mantequilla” en ese momento, cuando te has puesto ese primer café de la mañana, antes de salir de casa. Cuando te acabas de preparar una tostada con su mantequilla y su mermelada, en ese preciso momento suena el teléfono. Te asustas, sueltas la tostada, cuando vas a cogerla en el aire se derrama el café y al final cae al suelo. Pues en vez de enfadarte, simplemente sonríes, porque mañana puede ser peor y te acuerdas de Murphy, así tu karma será positivo contigo.

Y si el robot de cocina, sí… ese que todavía estas pagando porque a tu cuñada se le metió en la cabeza que era lo mejor para preparar platos saludables, en poco tiempo y sin necesidad de estar en casa o ver a Argiñano. Pues si, ese robot que lo habías programado para que cuando llegaras a casa estuviera preparada la comida, de repente, sin saber qué orden ha recibido ni de quién, esa orden le ha llevado a entrar en conflicto consigo mismo, se ha bloqueado y ha decidido autodestruirse temporalmente.

Hasta que tu vuelves a tu casa con ganas de comer y ves que no está la comida hecha y el robot carísimo no funciona. Entonces coges aire, abres los brazos y respiras. No merece la pena enfadarse. Nuestro karma nos lo devolverá todo con creces. Así pues lo único que tenemos que hacer es salir de casa y ir a echar una primitiva. Quién sabe, el karma se puede aliar con los robots y hacer una nueva ley de Murphy para que tal vez, nos toque algo. 


Tags from the story
, ,
More from Susana Vázquez
RESILIENCIA: SIEMPRE POSITIVO, NUNCA NEGATIVO
Generalmente somos seres que nos gusta más quejarnos de todo que buscar...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.