MEDITAR: EL PROCESO DE CUIDADO NATURAL

Meditar es considerar, escucharse, cuidarse, curarse. Es medir y equilibrar. Es buscar la sanación, es huir del malestar. Por eso para meditar no hace falta nada más que buscar la resonancia interior y descubrir estabilidad y bienestar. 

Permanece en silencio, deja ir el conflicto, vuélvete pacífico, y recuerda la bondad eterna que reside en tu interior.

Wayne Dyer

Por eso te propongo que busques tranquilidad, un espacio para ti y comiences a escuchar. Estira tus brazos, estira tu cuerpo, estira tus piernas para oxigenar y ponerte a respirar. Entonces, respira y busca el ritmo del siete. Una vez que has estirado, inspiras siete veces y siete veces retienes y siete veces expiras y lo haces siete veces. Puedes sentarte o tumbarte, puedes vivirlo como tú sientas que tu cuerpo está más cómodo. 

Detente un momento y siente. Detente un momento y vive porque solo sintiendo se vive, solo viviendo se siente. Deja de pensar un rato. Deja que el sentir te nutra. Conecta, respira y vive. Conecta, libera y sigue.

Meditar te acerca a tu interior

La meditación es un proceso de conexión con el sentir, con el permitir, con el fluir y con buscar el equilibrio interior. A partir de esa conexión, liberarse de apegos, prejuicios, tensiones, angustias y miedos. Conseguir que el sistema más primario del organismo se sienta seguro, protegido por la propia libertad de descargar lo que sobra, lo que agobia y lo que agota de la parte emocional y del córtex cerebral. Y que el pensar sea creativo conectando con sentir… 

Vivir la plenitud. Que te guíe el bienestar interior hasta que sientas así, que buscas una vez más el espíritu del bien, y te alejas del espíritu del mal. La bondad es amor hacia uno mismo buscando la estabilidad. La maldad es daño hacia uno mismo, sintiendo tensión y ansiedad. El bien genera satisfacción y bienestar natural. El mal genera rencor, inestabilidad y miedo emocional. 

Sentir y dejarse llevar

Pequeñas preocupaciones son reencuadres negativos. Por eso hay que intentar ser flexible, ser vital, ser libre para pensar desde el proceso que se siente. Es verdad que el pensamiento cambia nuestras sensaciones pero es fallido el sentir que se nutre del pensar. Es auténtico el pensar que alimenta la libertad conectando con el sentir. 

Siente y déjate llevar. Siente lo que te genere paz y diferencia lo que te da libertad o te quita estabilidad porque esa diferencia es la esencia de la auténtica bondad, la que se siente por dentro y se proyecta hacia fuera. La que te permite caminar y alcanzar los objetivos que activan el crecimiento emocional y mental. 

La meditación favorece la superación personal, la adaptación a los cambios y la trascendencia vital. Si consigues ese cambio, el triunfo para vivir lo tienes asegurado. La protección te la da escuchar la libertad natural.

Hoy puedes decidir andar libremente. Puedes decidir andar de manera diferente. Puedes andar como una persona libre, disfrutando cada paso.

Thich Nhat Hanh

Tags from the story
,
More from Ana María Álvarez Sánchez
EL DUELO: PROCESO DE AFRONTAMIENTO AFECTIVO
El duelo es un proceso doloroso que se experimenta tras una pérdida...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.