Mascarillas caseras para todo tipo de cabellos

Con estos cambios tan bruscos de temperatura y el frío amenazante desde primera hora de la mañana, nuestro cabello sufre con el clima. Dependiendo de sus características (teñido, fino, tendencia al encrespamiento, graso) tiene unas necesidades u otras, que suelen suplirse con champús, acondicionadores o mascarillas.

Desde It-Magazine pensamos en nuestras lectoras y con este artículo queremos ofrecer algunas fórmulas caseras para hacer mascarillas y cuidar nuestra imagen de manera natural y asequible. Invirtiendo dos o tres días a la semana, estas mascarillas son perfectas para ti. ¡Elije la más adecuada!

Mascarilla para cabello fino, seco y sin volumen: aceite de oliva, huevo y mahonesa

Aporta fuerza, brillo e hidratación. Si también tienes el cabello rebelde, esta mascarilla es perfecta para ti; el aceite de oliva nutre, mejora la elasticidad y evita el encrespamiento del cabello, mientras que la mahonesa engrosa las cutículas del pelo.

Para ello, pon en un bol una cucharada de aceite de oliva, dos de mahonesa y un huevo.  Revuelve hasta conseguir una masa homogénea. Posteriormente, aplícala sobre el cabello, añadiendo mayor cantidad en las puntas. Deja que la mascarilla actúe durante 30 minutos y después, acláralo con agua fría.

Mascarilla para cabello débil y cargado: exfólialo con fresas y mahonesa

Ayuda a que el cabello se purifique y adquiera más brillo y energía. Las fresas tienen propiedades rehidratantes y exfoliantes, las cuales ayudarán a engrosar el cabello fino y a reforzar las puntas.

La mascarilla se prepara machacando entre diez y doce fresas, mezclándolas con una cucharada sopera de mahonesa, hasta conseguir una pasta uniforme. Cuando esté lista, hay que aplicarla sobre el cabello, desde la raíz hasta las puntas, masajeando como si de un champú se tratase. Tras 20 minutos en espera, se aclara con agua fría.

Mascarilla para cabello sin brillo: yogurt, huevo y limón

Si necesitas darle un extra de brillo y salud a tu cabello, esta mascarilla es la más acertada para ti. El yogurt limpia el cuero cabelludo, fomenta la hidratación y potencia el crecimiento del cabello.  El limón le dará más brillo, además de un aspecto más sano y lustroso.

Coloca en un bol dos claras de huevo, dos cucharadas de zumo de limón y un yogurt natural, sin azúcar. Aplica la masa por todo el cabello, exceptuando las raíces. Déjala actuar un tiempo máximo de 40 minutos, después, aclara con agua fría.

Las mascarillas de este artículo sólo precisan de ingredientes naturales y asequibles.
Estas mascarillas son completamente naturales y se adaptan a las necesidades de cada cabello
Mascarilla para cabello graso: utiliza té negro

Ayuda a prevenir la acumulación de exceso de aceite sobre el cuero cabelludo.

Prepara una taza con agua y dos cucharadas de té negro. Hierve la mezcla durante diez minutos y después, deja enfriar a temperatura ambiente. Aplica la mezcla sobre el cabello y, más adelante, lávalo con un champú suave y sencillo. Repite el proceso entre dos o tres veces por semana para que surta efecto.

Mascarilla para cabellos teñidos: aloe vera y cerveza

Utilizar cada diez días champús de color, es un gran punto para mantener el tinte de tu cabello. Si hidratas tu cabello, el color penetra mejor y se mantendrá durante más tiempo, por lo que una mascarilla de aloe vera y cerveza es perfecta. Esta receta, gracias a la cebada, repara el cabello y le devuelve su brillo. Combinado con el aloe vera, combate los efectos secundarios de los químicos que tienen los tintes.

Añade en un bol un poco de gel de la sábila del aloe vera. Después, añade la cerveza (la cantidad depende de la largura de tu cabello) y mézclalo hasta conseguir una masa uniforme. A continuación, aplica la mezcla en la cabeza haciendo un masaje, desde la raíz hasta las puntas, durante quince minutos.

Para finalizar, enjuágate con el champú y agua fría. Comprobarás que tu cabello aguanta más el color del tinte y tiene más salud.

Mascarilla para evitar el encrespamiento: usar vinagre de manzana

Un remedio tan eficaz como tradicional: se centra en eliminar el efecto frizz del cabello, ya que el vinagre cierra la fibra capilar, sellando entonces cada una de sus capas.

Aplica el vinagre directamente (o diluido en agua si lo consideras fuerte) sobre el cabello recién lavado, y péinalo con un cepillo con púas anchas. Posteriormente, aplica tu acondicionador de uso diario y, cuando tu pelo esté bien ungido, acláralo con agua bien fría y abundante.

Mascarilla para cabello dañado: aceite de almendras

Una mascarilla muy sencilla que fortalece tu cabello y repara rápidamente: tan solo hay que poner en un bol tres cucharadas de aceite de almendras, una de aceite de oliva y una yema de huevo, junto con una cucharada de germen de trigo, para mezclarlos bien hasta que la masa sea suave y bien espesa.

Más adelante, aplícala en tu cuero cabelludo por completo, desde la raíz hasta las puntas. Deja actuar durante 20 minutos como máximo y enjuaga con agua tibia.

¿Y tú? ¿Qué mascarillas sueles utilizar? ¿Conoces de alguna que pueda añadirse a la lista?

More from Redacción It-Magazine

La bufera: práctica, natural y para todo el mundo

La bufera es una hierba tradicional india, pero también presente en otras...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.