MARÍA MONTESSORI, EL RESPETO POR LA INFANCIA

María Montessori


Este mes se conmemora el aniversario de la muerte de María Montessori y este año corresponde al 150 aniversario de su nacimiento. María Montessori fue una mujer que dejó un legado impresionante en relación al cuidado, la educación, la atención y el apoyo al proceso evolutivo de los niños. Más que una educadora ha sido una referencia en términos de educación integral para cualquier niño, tanto en el aspecto físico, emocional, intelectual como social. Su pedagogía también estuvo cargada de respeto y afecto hacia el niño, por ello merece ser homenajeada como estandarte de la pedagogía más exquisita y humanizadora de los últimos cien años.

María Montessori podría ser perfectamente un referente para los que deberían representar el cuidado de los niños más vulnerables y desfavorecidos, para los cuidadores y protectores de niños abandonados, maltratados o simplemente, niños de la calle de familias con precariedad y necesidades.

Maria Montessori, además, puede también representar la figura de muchas madres actuales con niños tutelados o madres a las que injustamente la justicia les ha sentenciado a quedarse sin sus hijos puesto que ella misma fue una mujer a la que las circunstancias sociales y culturales de su época le impidieron hacerse cargo de la crianza y educación de su propio hijo, Mario.

María Montessori médica psiquiatra, filósofa y educadora. Enamorada de la esencia infantil, se constituyó como una figura de ayuda, consuelo y auxilio para muchos niños necesitados.

Una mujer luchadora por las causas sociales de clara necesidad en su época. Activista por los derechos de las mujeres, de las personas con trastornos psiquiátricos y finalmente, una mujer que también desarrolló su carrera profesional en la observación científica del desarrollo infantil, creando un método donde el amor hacia el niño y el ambiente en el que vive se fusionan para conseguir niños libres, sanos, cultivados en lo emocional, lo espiritual y lo social.

Atendió a niños sin recursos y entendió que el alma infantil era única y que bien cuidada y orientada, dejando que su esencia libre desarrolle su potencial, podemos conseguir el máximo desarrollo en la evolución intelectual y personal de los niños.

Entendía que el niño era constructor natural de su desarrollo. Que lo que realmente necesitaba era:

  • Un ambiente de sencillos estímulos naturales. Armónico y organizado; tranquilo y libre de obstáculos peligrosos.
  • Afecto y libertad para que su mente integradora explore y descubra y así se produzca la activación de sus propias competencias.
  • Asimismo, respeto a sus acciones y su persona y guía atenta para transitar en libertad para potenciar su seguridad para la vida.


“Tocar al niño es tocar el punto más delicado y vital, donde todo puede decidirse y renovarse, donde todo está lleno de vida, donde se hallan encerrados los secretos del alma, por ahí se elabora la educación del hombre del mañana.”

María Montessori

María Montessori, un referente en la educación

Fue una mujer implicada, observadora, atenta a las necesidades y potenciales esenciales de los niños. Gran profesional, y cuidadora del plano espiritual y humano para favorecer la grandeza del alma infantil.

Entendía la inteligencia como el exponente del cuidado en todas las esferas del niño y que todos los niños tenían el derecho a recibir el apoyo y el cuidado para que se potenciara. El fin último, desarrollar una sociedad de hombres y mujeres libres, buenos y competentes.

En su último año haciendo prácticas en hospitales psiquiátricos fue testigo de las necesidades de muchos niños que carecían de recursos y de cobertura de sus necesidades básicas. Además observó como antes de comer las migas que encontraban, las manipulaban. Se dio cuenta de que la exploración manual y la atención eran tan importantes para el crecimiento como la propia alimentación.

María Montessori fue consciente también de la importancia de dejar libertad a los niños y permitir que transiten y evolucionen por fases naturales para encontrar su propia realización.

Esta gran mujer se ocupó de ayudar a los niños desfavorecidos y creó la primera Escuela integral para ayudar a los niños en su desarrollo y para que consiguieran adaptarse a cualquier condición que la vida les requiera.

Por otro lado, María Montessori dejó un gran legado pedagógico y humano. Renovó la pedagogía a principios del siglo XX. Sabía que, si cuidábamos a los niños, construiríamos grandes hombres del mañana.

Qué pena que sus posibles sucesores, los que deberían atender a la infancia y a la adolescencia, en la actualidad, se hayan dejado seducir por los viciados intereses de la perversión de una sociedad enferma. E, igualmente, se hayan olvidado de la esencia más importante que tenemos los adultos, y que quien se conecta con sensibilidad y auténtico amor, sabe que sería la que salvase el mundo: el alma infantil.

Y por último, como ella decía: “El niño, guiado por un maestro interior trabaja infatigablemente con alegría para construir al hombre. Nosotros educadores, solo podemos ayudar, guiar…Así daremos testimonio del nacimiento del hombre nuevo”.


More from Ana María Álvarez Sánchez

¿DE QUIÉN ERES VÍCTIMA?

No es lo mismo ser víctima de una situación que adoptar una...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.