LOS NIÑOS TUTELADOS: LA GRAN MENTIRA

Los niños tutelados son niños dañados. La protección del menor, la defensa de la infancia, no existe, sí, no existe, es duro asumir estas palabras, pero debemos ser conscientes del engaño en que nos tienen sumidos y cuanto antes mejor. Si observamos y analizamos la situación ¿qué vemos? Una gran mentira.

La tercera guerra mundial no es de unos países contra otros, no se basa es conquistar territorios físicos, sino humanos y emocionales. Se basa en conquistar la mente colectiva utilizando a la infancia. Así están usando los recursos de protección de la infancia para ello. Y podemos decir, gritar que en la actualidad la protección del menor es mentira.

Niños tutelados usados sin piedad

Se ha empezado por las personas vulnerables con una ingeniería social progresiva. Después continuan tutelando niños y disfrazándolo de protección. Los niños tutelados son el primer eslabón. Las élites del poder marcan la pauta, los políticos son sus aliados. Cada vez son más despiadados y lo hacen más blindados.

Si se quisiera realmente proteger a la infancia, los niños tutelados serían niños cuidados, arropados y exitosos. Serían niños que potenciarían sus recursos personales. El Estado debe y tiene que demostrar que es una buena opción para atenderles, en lugar de la familia a la que se los han quitado. Los niños tutelados son niños desarraigados, niños traumatizados y niños desajustados.

Un futuro incierto para estos niños

Cuando salen de los centros salen sin futuro, sin competencias personales ni profesionales. Mientras están tutelados están abandonados y se les utiliza como carnaza para mafias de todo tipo. Los centros no son lugares abiertos de apoyo, ayuda o atención a sus necesidades. Son lugares de abandono, contención y maltrato. Ni se sabe qué gestión realizan, ni se conoce la plantilla de profesionales. No hay recursos ni orientaciones pedagógicas, ni humanas, para facilitarles el tránsito a la vida adulta.

Ni siquiera buscan atender sus potencialidades para la vida. No se les educa, ni se les forma, ni siquiera se les instruye. No se les permite mantener contacto familiar, ni se les da apoyo emocional ni afectivo. Son centros de abandono y desajuste. El Estado es el que no garantiza protección, sino daño. Los niños son utilizados como mercancía para el desarraigo y el uso despiadado de intereses de poder.

A los bebés les utilizan para adopciones, a los niños y adolescentes para la prostitución. Algunos los entregan a familias de acogida sin ninguna garantía de cómo van a vivir. De hecho, se quieren profesionalizar las familias de acogida. Son jóvenes desarraigados, alterados, sumisos o reactivos cuando cumplen su mayoría de edad. La opción de un centro de acogida es una opción rentable para el poder y absolutamente dañina para el espíritu de cualquier niño.

Una vida adulta sin formación

Con el dinero que recibe el Estado por cada tutela, la formación y educación de estos niños estaría garantizada por buenos profesionales. Los niños tutelados podrían ser adultos formados, enriquecidos con conocimientos y espíritu para afrontar la vida. Pero cada centro, cada asociación que les dice amparar, les deja en el abandono, les aniquila el alma y los utiliza porque son rentables para el poder. Se están tutelando niños cada vez con menos reparo y más impunidad legal.

Los Servicios Sociales son la mano ejecutora de este desmán. Esto es lo más espantoso que puede ocurrir en un estado de derecho. Esto es lo que quiere el poder: conquistar el corazón del mundo utilizando a la infancia. Niños sustraídos sin más motivo que el de enriquecerse unos cuantos y conseguir una nueva sociedad sometida, desajustada al arbitrio de un poder que quiere instrumentalizar con control social y acabar con la estructura familiar, social, libre y saludable.

Hay que luchar contra el poder, dejemos la ideología que utilizan para intentar distraernos. La única ideología que están usando ahora mismo es la de conquistar a la sociedad y deshacer libertades, derechos fundamentales y esencia de humanidad. Despertemos ya.


More from Ana María Álvarez Sánchez

¡CONFÍA! NO CIERRES TU CORAZÓN A LO IMPOSIBLE

El corazón simboliza nuestro sentir. Nuestras sensaciones se activan y conectan con...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.