LOS ESCRITORES FANTASMA

En octubre del año pasado saltó la sorpresa en el mundo literario. La novela titulada “La bestia” ganó el Premio Planeta. Todos esperaban a su autora Carmen Mola para hacer la entrega pero en lugar de la profesora de universidad, acudieron tres hombres a recogerlo. Se destapó ¿el engaño? ¿La travesura? Muchas son las personas que escriben pero solo los elegidos llegan a la cumbre de la literatura. Hasta no hace mucho las novelas tenían un principio, un desarrollo y un final, todo en el mismo libro. A partir de la salida al mercado de cierto género -por llamarlo de alguna manera-, las historias se cuentan en trilogías. El mercado está casi saturado con las novelas que se categorizan como “libros románticos sexuales”. La autora de “50 sombras de Grey” lo firmó como E.L. James. ¿Alguien sospechaba que se trataba de una mujer? Pues eso.

Pero en esto del escribir hay casos sorprendentes como el de los escritores fantasmas o negros literarios. No estamos hablando de conexiones con el más allá o escritores de color: son personas que trabajan en la sombra para que otros firmen con su nombre y se lleven la gloria. Un ejemplo claro lo tenemos en Alejandro Dumas cuyo escritor fantasma narró las aventuras de “Los tres mosqueteros”. Otra de sus obras más conocidas es “El conde de Montecristo”. El autor fue Auguste Maquet. Este realizaba tareas de investigación y elaboraba un primer borrador de la novela. Posteriormente Dumas lo corregía y le daba el toque final.

En la actualidad se publicitan en el mercado escritores invisibles. No necesitan alimentar egos. Viven en el más completo anonimato. Son muy pocas las personas que saben verdaderamente a qué se dedican. La discreción es su máxima. Sus nombres no aparecen en las portadas de los libros. Cuenta la leyenda que uno de los autores más prolíficos de nuestros tiempos recurre a estos fantasmas para escribir. Stephen King ha publicado más de sesenta libros y ha utilizado pseudónimos en varias ocasiones. El rey de las novelas de terror ni lo confirma ni lo niega.

Surgen preguntas como: ¿lo hacen por vocación? ¿Qué significa escribir una gran obra para que otra persona la firme y cobre derechos de autor? ¿Estos escritores están engañando al posible lector? Si hablamos de derechos hay que mencionar el Código Penal que tipifica como delito contra la propiedad intelectual aquél que vulnera dichos derechos, cometidos en perjuicio del autor y con un fin económico. Están penados con multas de entre 12 y 24 meses y penas de prisión de entre 6 meses y 4 años. Si se reproduce, plagia, distribuye, comunica públicamente o de cualquier otro modo se explota económicamente, total o parcialmente, una obra o prestación literaria, artística o científica, sin contar con la autorización del titular de los derechos de autor, se considera delito.

En oficinas de empresas privadas e incluso en la propia Administración se ha puesto de moda la palabra “innovación”. Se crean grupos de trabajo donde todos y cada uno ponen su granito de arena en un nuevo proyecto. Pero para que ese grupo ofrezca resultados positivos, ha de ser coherente y respetuoso con los compañeros. De nada sirve poner ideas sobre la mesa si uno de ellos se las apropia para sus propios fines. Eso hace que el propio grupo deje de funcionar. No puede haber desconfianza. No sirve de nada dejar a ciegas al compañero para intentar que no se entere del robo. Tarde o temprano lo sabrá. Y así se crean las envidias y los malos rollos. Donde antes había dinamismo ahora hay descontento. Y la persona que ha tenido esa idea tan brillante, se negará a participar y se marchará buscando otro horizonte no tan dañino.

La persona que pierde el respeto a la intelectualidad del prójimo, en realidad está ocultando a la sociedad sus propios miedos. Vivimos sumergidos en el stress cotidiano bajo diversas amenazas, y el temor nos paraliza. Pero siempre habrá alguien que nos brinde sus ideas con generosidad para hacer un mundo algo mejor. Vamos a agradecérselo sin apropiarnos de ellas y respetando siempre al autor.


Tags from the story
, ,
More from Indiscreta Mirada
EL MISTERIO DE RENNES-LE-CHÂTEAU
Rennes-le-Château es un pequeño pueblo del valle de Aude en la región...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.