LOS COLORES DEL MIEDO

Definición de miedo según la Wikipedia: “el miedo es una emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado”. Una emoción presente en el ser humano, también compartida por los animales. Desde que nacemos y según en la etapa de la vida en la que nos encontramos, los miedos se van transformando. Algunos los superamos y desaparecen. Otros muchos siguen con nosotros gran parte de nuestra existencia. Por culpa de éstos, dejamos de perseguir muchos sueños, y nuestra ambición se hace cada vez más pequeña hasta desaparecer.

En la época de estudiantes, quién no ha tomado una decisión equivocada por no creer lo suficiente en sí misma. Quién no ha realizado unos estudios superiores o carrera universitaria por pensar que no estaba capacitado o preparado para poder cursarlos. Y debido a esta inseguridad nos hemos quedado en el camino, conformándonos con otros estudios inferiores pensando erróneamente que en ellos encajaríamos mejor. Después cuando somos adultos, nos quedará siempre la duda de qué habría pasado si hubiéramos sido más valientes y menos indecisos.

Miedos hay de muchas formas y de muchos colores diferentes. Imagino que si fuera un color, seguramente sería negro oscuro. El miedo a la muerte es uno de los principales con los que tenemos que convivir. El miedo a perder a un ser querido, a nuestros padres, hijos, pareja, hermanos, amigos, etc. Aunque se ha hablado mucho de este tema, es imposible no visualizar en tus pensamientos la preocupación de perder a alguien importante en tu vida. Te provoca sudores fríos, palpitaciones y un latigazo en el estómago. Ese miedo se unirá a nosotros como si de nuestra propia sombra se tratara. No creo que se pueda luchar contra ello. Lo único que sí está en nuestras manos, es disfrutar de nuestros seres queridos, cada minuto y cada instante de cada día que nos sea posible porque no podemos predecir cuando la muerte nos arrebatará a uno de ellos.

Uno de los miedos más compartidos, es el temor a un cambio. Éste tendría un color rojo, parecido al de una señal de tráfico de las que nos advierten, ¡cuidado peligro! Aunque no significa que tenga que ser negativo. Al contrario, estos cambios pueden ser muy positivos y estar cargados de infinitas cosas buenas. Pero es ese miedo a lo desconocido, a salir de nuestra zona de confort para entrar en un mundo donde no sabemos lo que puede suceder. Un mundo donde no tenemos control. Y esto nos hace entrar en pánico. Yo pienso que aquí también hay que arriesgarse y lanzarse a la piscina, aunque entremos en ella por las escaleras y no de cabeza. 

Existen miedos racionales pero también otros que son irracionales. Miedos que tienen origen en nuestra imaginación, perturbadores y alarmistas. La mayoría no son miedos reales pero si se enraízan en nuestros pensamientos, pueden convertirse en fobias, de las que nos va a ser muy difícil librarnos. En este tipo de miedos, creo que su color sería impreciso. Tendríamos que buscar en una guía Pantone para poder especificar exactamente qué color y tonalidad le pondríamos. Podría estar entre una escala de grises, desde el más claro hasta llegar al más oscuro. Aunque es verdad que todos interpretamos el color de modo ligeramente distintos. Según la persona un mismo color gris puede tener matices diferentes. Los miedos son diferentes para cada uno de nosotros. Algunos pueden ser comunes pero otros son muy personales e intransferibles.

Miedo al “que dirán”, al rechazo o a hacer el ridículo, es uno de los miedos que muchas personas tenemos en común y que en algún momento de nuestra vida nos tocará lidiar con ellos. No tenemos la certeza de que lograremos vencerlos pero para superarlos tendremos que luchar con todas nuestras fuerzas para ganarles todas las batallas, y por fin, la guerra.

Los superaremos pero surgirán otros miedos con los que luchar, posiblemente más personales, más nuestros. Aprenderemos a convivir con ellos porque acabarán formando parte de nosotros mismos. Los miedos existen por una razón fundamental: sobrevivir. Si el miedo no nos acompañara, posiblemente viviríamos tan al limite que al final encontraríamos solo oscuridad.


More from Cristina Gómez Rodríguez
UN SENTIMIENTO EXTRA DE SENSIBILIDAD
“Las personas PAS, es decir, las personas con alta sensibilidad, presentan una...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.