LAS VÍCTIMAS DE UN HECHO DELICTIVO

La historia de la Criminología en nuestro país de manera inevitable se liga a la historia de la Victimología. La sociedad debe conocer una ciencia que deriva de la ya descrita Criminologia en artículos anteriores. En este artículo descubriremos el delito desde el punto de vista de quien lo sufre, pues así se define esta ciencia que hoy presentamos. Esta joven ciencia cuya llegada al mundo es posterior a la Segunda Guerra Mundial, no ha logrado un igual crecimiento en las diferentes partes del mundo. Debemos ser conscientes que hoy en día las víctimas de delitos son ignoradas, olvidadas e incluso culpadas en algunas partes del globo terráqueo. 

Podemos encontrar numerosas universidades que fomentan estos estudios, formando profesionales que valoren esta disciplina y adquieran una formación completa, trabajando de forma adecuada por y para las víctimas. No obstante de igual manera encontramos que en otras cunas del conocimiento aún no hay sitio para una ciencia que cuida y trabaja con aquellos miembros de la sociedad que fueron dañados, haciendo de ellos personas revictimizadas, negándoles una segunda oportunidad y aportando un poquito más de deshumanización en nuestra sociedad.

Víctimas de un proceso violento

Por todo ello debemos entender que la palabra víctima a lo largo de la historia va ligada al abandono y la culpa. En el territorio español en la actualidad se disponen unos puntos de atención reflejados en la ley 35/1995 de ayuda y asistencia a las víctimas de delitos violentos y contra la libertad sexual. Estas oficinas existen en todas las comunidades autónomas, en prácticamente todas las capitales de provincia e incluso otras ciudades. El modo de actuación de estas oficinas se rige por el protocolo de actuación de acogida-orientación, información, intervención y seguimiento.

En estas oficinas las personas que acuden reciben asesoramiento sobre cómo interponer una denuncia, demanda o cómo participar en el proceso penal. Cuál será su papel en el mismo; del mismo modo cuáles son los pasos que les esperan y asesoramiento en las diferentes leyes donde puedan acogerse. Un ejemplo podría ser la justicia gratuita. Debemos pensar que cuando las personas acuden a estos lugares, su situación emocional se encuentra a menudo en crisis debido al proceso violento que han vivido. A estas personas les han dado la categoría o etiqueta de víctima.

Los criminólogos abanderan un papel fundamental en este proceso. Es el profesional que acompaña y asesora a la persona desde el principio de este duro camino.

Si hacemos un recopilatorio de la legislación española en materia de víctimas encontraremos dos pilares esenciales: la Ley 29/2011 del 22 de septiembre de Reconocimiento y Protección Integral en víctimas del Terrorismo. Se caracteriza por ser un texto novedoso en el ordenamiento jurídico de nuestro país. Se pretende con esta norma proteger a aquellas víctimas que sufrieron el azote del terrorismo de ETA, evitando situaciones injustas y desamparo hacia los sujetos pasivos de estos delitos. 

Cuidemos como sociedad a las víctimas

De la misma manera se produce con la Ley de Violencia de Genero 1/2004 del 28 de diciembre de Medidas de protección integral contra la Violencia de Genero. En ella se recoge tanto los aspectos preventivos, educativos, sociales, asistenciales y de atención posterior a las víctimas. Así como la normativa civil que incide en el ámbito familiar o de convivencia donde principalmente se producen las agresiones. También recoge el principio de subsidiariedad en las Administraciones Públicas.

El papel de estas personas en la sociedad debe ser cuidado por todos. Tenemos una responsabilidad como sociedad con aquellas personas que sufren un hecho delictivo. No obstante, la historia nos recuerda cómo de manera constante sus voces han sido ignoradas, sus llantos utilizados y las conciencias calmadas con mantras revictimizantes.

En la actualidad los programas de mayor audiencia utilizan testimonios de supuestas víctimas para de esta manera engrosar audiencias. Mintiendo en los protocolos de actuación de la policía, desarrollando teorías que ningún profesional comprende y consiguiendo solamente lanzar otra capa más de estigmas a un grupo de población que aún no ha logrado emprender su camino hacia una vida en paz. 

No olvidemos que cualquier persona a lo largo de su vida puede coger la  temible etiqueta con la palabra bordada de VÍCTIMA. Cómo cuidemos a estas personas nos definirá como sociedad.


Tags from the story
More from Beatriz Andrés Regalado

LA REALIDAD DE LA CRIMINOLOGÍA EN ESPAÑA

Son muchas las ocasiones que con una sonrisa oculta, he pensado en...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.