LAS NUEVAS RELACIONES LABORALES

Los inminentes avances tecnológicos y las constantes innovaciones que inciden en todos los ámbitos de nuestra vida, están reconfigurando los métodos que las personas tenemos para ganarnos la vida. Aquí abordaremos algunos de los mecanismos de empleo de estos tiempos que se perfilan como el futuro del mundo del empleo.

En nuestros tiempos ganarse la vida no es una tarea fácil. En general pareciera que la educación no prepara a los jóvenes para afrontar las dificultades del mundo en estos días, excepto en pocos lugares del mundo. En la mayoría de las escuelas del planeta, todavía sientan a los niños entre 5 y 6 horas en un pupitre. Están frente a un adulto que les anota las cosas con tiza en una pizarra verde, como hace 150 años. Esto claramente repercute a la hora de insertarse en el mundo laboral ya que la llamada división del trabajo, le dejó mucho a esto de las nuevas tecnologías y las metodologías ágiles.

Lo que estoy diciendo no es para nada nuevo. Es evidente que el déficit de habilidades y competencias necesarias para insertarse al mercado laboral es una problemática muy seria. Las consecuencias radican en las nuevas generaciones de personas que entrarían en el sistema. Quizás ya hemos leído libros sobre estas cuestiones o hemos escuchado discursos políticos, pero vemos como se hace difícil. Ahora las empresas tienen que seguir trabajando y la gente tiene que conseguir adaptarse a las nuevas formas de hacerlo. El producto de ello es de lo que en sí, trataremos ahora.


Relaciones laborales en el futuro

Del panorama más o menos presentado en párrafos anteriores devienen estos ejemplos de las nuevas relaciones del trabajo: Empleo Freelance, Economía Colaborativa, y el Crowdworking. Eso de tener un empleo estable, en relación de dependencia, está pasando de moda.

Estos mecanismos tienen en común la flexibilización en las relaciones de contratación. Lo ideal sería que uno se sienta libre como trabajador. Que realice las tareas más a gusto desde espacios colaborativos que le resulten más cómodos, ya que uno elige dónde poner su fuerza de trabajo, su habilidad y su tiempo.

Internet es el refugio de estas nuevas formas de empleo. Las plataformas de empleo Freelance abundan por todos lados desde hace mucho tiempo. Si alguien tiene una habilidad, ofrece su tiempo de trabajo a gente que tiene proyectos o emprendimientos. El mediador es la plataforma.

En cuanto a la economía colaborativa está claro que con el auge de los dispositivos móviles, este sistema encontró un ambiente que genera un gran flujo económico. Con empresas que ya son muy grandes y que operan en casi todo el mundo. Desde Delivery, servicio de taxi o bien hospedaje y alojamiento, como es el caso de la aplicación de Airbnb. Incluso hacer las compras o conseguir un fontanero, todo se pide ahora por una aplicación y los trabajadores tienen que ir acostumbrándose a ello.

Por último está el Crowdworking. En este sistema las empresas buscan no tener empleados contratados. Ellos se meten en las plataformas, publican un proyecto y si uno tiene las habilidades necesarias solicita para realizar esas tareas, si es que pudo pasar la prueba que por lo general se hace. Me han dicho que hay todo tipo de tareas que van de investigación de mercado, encuestas, traducir o transcribir.


Para trabajar ¿hay que tener internet?

Muchas empresas de tecnología por el flujo de trabajo que tienen, externalizan las tareas de testing o prueba de sus productos en estas plataformas. Son tareas menores pero que llevan tiempo, entonces las delegan. Hay empleos en Linkedin de este tipo, en donde uno tiene que entrenar a las herramientas de “Machine Learning” editando resultados, cargando datos, corrigiendo textos, etc. La gente no se hace rica con este tipo de trabajos, pero podrían ser un ingreso extra en “moneda fuerte”, como decimos en lugares donde existe la devaluación.

Tan solo con poner en un navegador empleos Freelance, Economía Colaborativa o Crowdworking, les aparecerán ejemplos de plataformas. O bien algún trabajo de una empresa que demanda una posición de forma temporal. A lo mejor el futuro del empleo viene por estos lados. Con esto de la pandemia muchos negocios se pasaron al e-commerce y muchas oficinas devinieron en puestos home office. 

Estas modificaciones en las relaciones de empleo y los cambios logísticos dependerán más de internet. Quizás parezca una frase que suene obvia, pero no lo es si se fijan en las políticas al respecto de ciertos países. Si el mundo del trabajo está cambiando, debemos intentar adaptarnos a estos nuevos ecosistemas en donde parece que la economía global está poniendo todas las fichas.


Tags from the story
, ,
More from Guillermo Coronel
PANDEMIA Y CONFINAMIENTO PARA VALORAR LAS COSAS SIMPLES
Esta pandemia, sus medidas de prevención (tan estrictas como insólitas por su...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.