LA REVOLUCIÓN ROMÁNTICA Y COMUNISTA

A la generación del baby boom se le denomina así porque entre los años 1960 y 1975 la tasa de natalidad fue la más numerosa en comparación con otras décadas. Fue la revolución del amor libre, del eslogan “paz y amor”, del nacimiento de la era de Acuario. La generación que creció viendo televisión. Una revolución musical con bandas como Pink Floyd o Supertramp que ofrecieron al mundo una música nueva con sus experimentos acústicos.

La juventud experimentaba la dietilamida del ácido lisérgico mas conocido como LSD, mientras en Vietnam se libraba una guerra que no era de ellos. En el Reino Unido una banda de punk vociferaba “God save the Queen”. Comenzó una carrera entre dos países por ver quién pisaba primero la Luna. Hubo una revolución ideológica en Francia y otra cultural en China. Y en los Estados Unidos el Doctor King tuvo un sueño.

En nuestro país los adolescentes colgaban de las paredes de sus habitaciones los pósters de sus grupos musicales favoritos o de las películas más taquilleras, pero también los de personajes que cambiaron su forma de ver y entender a la sociedad. Uno de ellos era Ernesto Rafael Guevara de la Serna.


Ernesto Che Guevara

La figura idealizada del Che Guevara se incrustó en las mentes deseosas de cambiar el sistema y la sociedad. Era el símbolo de la Libertad para el mundo. Un argentino que viajó por toda la América Latina descubriendo la miseria de un continente donde predominaba el imperialismo norteamericano, y conoció a los hermanos Castro en México. Unos meses mas tarde desembarcó en Cuba para luchar por su liberación de las garras del dictador Fulgencio Batista.

Fidel Castro lo nombra comandante y en 1959 se conforma el nuevo gobierno en la isla: él como presidente y Guevara como ministro de industria y cabeza visible de la banca nacional cubana. El hombre que cursó estudios de Medicina en Argentina adquirió la nacionalidad cubana y ayudó a levantar un país cuyas riquezas iban a parar a las manos equivocadas. La economía cubana se basaba en el turismo y en la agricultura de tipo capitalista. El nuevo régimen revolucionario se instauró con ayuda del proletariado, harto de ver cómo sus beneficios se lo repartían unos pocos.

Ernesto Che Guevara el libertador, el símbolo de la revolución romántica comunista. Revolución porque esas riquezas se repartieron entre la población; romántica porque todos soñaron -y aún lo hacen-, con hacer algo así en sus vidas; y comunista porque nada es de nadie y todo es de todos.

Según sus mas acérrimos enemigos, este médico que sufría de asma y fumaba puros habanos, tenía su lado oscuro. Nada más derrotar a Batista fue nombrado jefe de la prisión de La Cabaña. En esta fortaleza instauró un tribunal que originó ejecuciones. Policías, militares y enemigos del nuevo régimen serán juzgados por crímenes de guerra y fusilados en uno de los muros de La Cabaña. Esta época le supondrá a Guevara el apodo de “Carnicerito”. La policía militar bajo las órdenes de Batista cometió todo tipo de delitos. Con la excusa de buscar opositores a su régimen dictatorial, unos agentes irrumpieron en un albergue donde se encontraban tres mujeres. Fueron golpeadas y violadas pero se ensañaron  especialmente con la menor de ellas: Hidelisa de tan solo 17 años. Ella resistió varios días de tortura y vejaciones hasta que una abogada defensora de presos políticos consiguió su liberación.


Embajador del socialismo

Ernesto Guevara se cansó rápidamente de la burocracia. En los despachos no se hacía la revolución, no había acción. Consiguió la liberación de Cuba pero el mundo estaba necesitado de socialismo y él era el mejor embajador. Luchó en otras guerrillas apoyando los diferentes movimientos revolucionarios, había que acabar con los imperialismos.

Silvio Rodríguez

Fundó en Bolivia el Ejército de Liberación Nacional pero se encontró con la población que no lo respaldaba. Fue capturado por el ejército boliviano y siguiendo supuestamente los consejos de la CIA americana, pusieron fin a su vida convirtiéndolo así en un símbolo para la juventud.

El 11 de diciembre de 1964 pronunció un discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidos donde se expresó en estos términos: “Todo eso, Señores Delegados, esta disposición nueva de un continente, de América, está plasmada y resumida en el grito que, día a día, nuestras masas proclaman como expresión irrefutable de su decisión de lucha, paralizando la mano armada del invasor. Proclama que cuenta con la comprensión y el apoyo de todos los pueblos del mundo y especialmente, del campo socialista, encabezado por la Unión Soviética. Esa proclama es: Patria o muerte”.

La fotografía que Alberto Korda sacó al Che mientras éste miraba un cortejo fúnebre, ha dado la vuelta al mundo y ha servido para elaborar ese póster que la juventud de la generación baby boom ha tenido colgado en las paredes de sus habitaciones.


More from Indiscreta Mirada
MÁS Y MÁS VIOLENCIA: ¿EL MUNDO ESTÁ LOCO?
Violencia y más violencia… A esta escalada de violencia le tenemos que...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.