LA PRUDENCIA: ESENCIA DE LA FELICIDAD

No hay mayor felicidad que la serenidad. Esa serenidad que fluye del bienestar emocional, de estar genuinamente bien. Y para mi, la esencia del bienestar es la prudencia. Una actitud que nos permite conectar con la armonía y la tranquilidad interior. La prudencia es la actitud moderada y consciente que favorece decisiones sensatas, correctas y justas hacia uno mismo y hacia los demás. Promueve la libertad de ser, la apertura y la confianza. 

Ser prudente implica liberarse de emociones reactivas, de defensa o de miedo. Implica conectar con todos los sentidos y explorar con calma la realidad. Implica moderación. La prudencia nunca es amiga del temor, es amiga íntima del amor. El objetivo de la prudencia es conseguir que lo que se siente, lo que se oye, lo que se ve, lo que se dice o lo que se hace, no perturbe la armonía de lo que se vive. 

Hemos de guardar silencio cuando lo que podemos decir es dañino para quien está presente o para quien no puede defenderse. Si tenemos la capacidad de escuchar y saber cómo actuar sin reaccionar, si obviamos los juicios sobre los demás, somos capaces de opinar sin ofender, evitaremos la crueldad, si la humildad es la aliada para conectar con los demás, y nuestros sentimientos son leales con nuestros principios éticos, la prudencia es la esencia de la libertad. Y la libertad es nuestra fiel aliada para ser felices.

Ahora hace falta recoger los trozos de prudencia, aunque siempre nos falte alguno; recoger la vida vacía y caminar esperando que lentamente se llene, sí es posible otra vez, como antes, de sueños desconocidos y deseos invisibles

Luis Cernuda

Si en nuestro caminar vital los pesares y conflictos nos impidan avanzar, busquemos los trocitos de prudencia que nos pudieron faltar. Hemos de procurar como seres humanos, remendar con luz, esperanza y valor nuestra esencia existencial, de esta manera sentiremos auténtica felicidad. La vida tiene obstáculos que nos hacen crecer, pero como dice un 

Proverbio árabe sobre la prudencia

No digas todo lo que sabes.

No hagas todo lo que puedes

No creas todo lo que oyes

No gastes todo lo que tienes.

Porque…

Quien dice todo lo que sabe

Quien hace todo lo que puede

Quien cree todo lo que oye

Y gasta todo lo que tiene

Muchas veces… 

Dice lo que no conviene

Hace lo que no debe

Juzga lo que no ve

Y gasta lo que no puede


Tags from the story
, ,
More from Ana María Álvarez Sánchez
LA FAMILIA, EL NUTRIENTE DE LA VIDA
Si hay un lazo afectivo, importante e imprescindible, es el que construyen...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.