LA PALOMA DEL NORTE VI

Los humanos que van siguiendo el relato de esta paloma del Norte se acordarán de la manifiesta amistad entre Odón Elorza y el fotógrafo encarcelado Kote Cabezudo Zabala. Pues bien. En esta época que os ha tocado vivir, donde parece que hay muchas menos personas por las calles -y las que hay llevan media cara tapada (?)-, he recordado cierto artículo donde se hacía mención a “un alcalde muy peculiar”.

¿Por qué peculiar? Siendo militante de base del partido, no hizo cuadrilla. Casi siempre estaba solo perdido en su mundo. Con tan solo 24 años de edad llegó a ser concejal del ayuntamiento de San Sebastián. Llevaba tiempo estudiando la carrera de Derecho sin llegar a aprobar nunca. Y después de pasar unos años como parlamentario en el Gobierno Vasco, tomó posesión de la Alcaldía en 1991.

Una paloma amiga mía me ha contado que los socialistas querían que fuera alcalde un señor mucho mayor que Odón, pero alguien con mucha influencia, apostó por el joven ya sin pelo.

Confiesa en esa entrevista que quiere ser un buen alcalde, con talante democrático y progresista. Ya sabemos de su talante progresista con sus desobediencias a ciertas consignas del partido pero ¿democrático?

Los humanos que trabajaban en la Casa Consistorial, aún recuerdan el cierre de puertas a cal y canto cada vez que se reunían en sesión plenaria. Recordarán también la instalación de un arco detector de metales. Y nunca olvidarán la puesta en marcha de unos tornos para entrar y salir del edificio con la tarjeta de fichar. Ese era el talante democrático y la confianza en “sus trabajadores” que tenía Odón Elorza. Una paloma utilizando la ironía humana ¡quién me lo iba a decir!

La paloma observadora

Presumía de trabajar para los donostiarras durante doce horas al día. Sí, sabemos que era el alcalde de San Sebastián pero… La oficina donde estudiaba los expedientes municipales no era siempre la de la Casa Consistorial. Y es que el regidor de la ciudad de vez en cuando bajaba desde su torre oscura a la calle, en busca de una buena terraza donde tomarse un té. A todo aquél que preguntaba qué hacía, él contestaba que ¡estaba trabajando para la ciudad! Una costumbre que siendo diputado no solo no la ha perdido, sino que ahora su “oficina” puede estar en la terraza de una cafetería en cualquier parte del país.

La mayoría de los humanos habrán visto innumerables fotografías de Odón con su look más conocido. Consistía en una camisa blanca tres tallas más grande y un fular o bufanda rodeando su cuello. En muy rara ocasión se ponía corbata, pero aquel día su preciado amigo era el encargado de hacerle las fotografías. Odón ofreció la mejor de sus sonrisas al objetivo de Kote. Ese día me perdí las migas de pan que suele dejarnos en el parque el señor del bastón: estuve observando atentamente cómo Odón seguía las instrucciones de su amigo el fotógrafo Kote Cabezudo Zabala.


Written By
More from Usoa Mesularia

LA PALOMA DEL NORTE (V)

La paloma del Norte, es decir, Yo, vuelo a gran velocidad. No...
Read More

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.