LA PALOMA DEL NORTE (I)

La paloma y casi todo el país se preguntan: ¿quiénes forman parte de los millones de personas que algunos rancios con uniforme quieren llevar al paredón? Mientras casi todo el país está dirimiendo quién es allegado y quién no, y con quién pasar las navidades. Yo me quedo con la última frase de una diputada y con lo que vino después: “Donde sí esta usted es en las actuaciones judiciales en un Juzgado de Instrucción de Guipúzcoa…”.

Yo nunca diría que Odón Elorza ha abusado de menores porque tenga amigos que han abusado de menores, a lo mejor en sus chats se dicen cosas así, pero lo desconocemos…”. “Usted señor Elorza que ayer mencionó a los gigantes vascos que ayudaron a construir España. Sí, construyeron, pero mire usted, estamos en hombros de gigantes. Sí, muchos de ellos vascos, muchos de ellos extremeños, muchos de ellos andaluces, muchos de ellos ceutís o canarios. Usted no está en hombros de gigantes, usted más está bien en cabezudos”.

La paloma que todo lo sabe…

Esto me hizo recordar cierto vídeo que alguien me envió por WhatsApp -las palomas hemos dejado de ser mensajeras-. En él aparecía un hombre con cara de circunstancias, denunciando el caso Kote Cabezudo y todas las trabas a las que se estaba enfrentando en su representación letrada a unas decenas de víctimas del fotógrafo donostiarra. Un tipo de reconocido prestigio (?) abusando de niñas, de chicas que solo querían ser modelos y terminaban siendo carne de cañón para los pedófilos consumidores de pornografía infantil.

Creo que actualmente nadie pone en duda las fechorías de Cabezudo. Ahora bien, me consta que San Sebastián en aquellos años (1990 en adelante), era una ciudad pequeña, con pequeños barrios donde casi todo el mundo conocía a casi todo el mundo, donde la paloma que todo lo sabe… oteaba y controlaba desde puestos de altura…

Los círculos por donde se movía la gente eran siempre los mismos. Por eso es de extrañar que un alcalde no supiera nada de las actividades delictivas de Kote Cabezudo. Un alcalde que tenía ojos y oídos en cada barrio, en cada portal. Un alcalde que con las listas electorales en su poder sabía y conocía perfectamente a qué partido político votaba el vecino del tercero izquierda.

Salía de su casa para ejercitar su derecho al voto y se ponía cual portero de discoteca en la puerta de otro colegio electoral diferente al suyo… ¿para qué? Se cruzaba de brazos mirando a los ojos a sus conciudadanos ¿Les incitaba a votar a su partido? Su sola presencia intimidaba a muchos y siempre salía reelegido.

Así era Odón Elorza alcalde de San Sebastián: nunca se enfrentaba directamente a nadie. Mandaba a su guardia pretoriana para controlar a sus vecinos y votantes y, sobre todo, a los que no le votaban. Él solía salir amparándose en la oscuridad de la noche, para disfrutar libremente de la compañía de sus guardaespaldas: “Chófer, llévame a la villa”.

¿Pensabais que sus ojeras eran de estudiar? Te lo cuenta la paloma que todo lo sabe…


Written By
More from Usoa Mesularia

LA PALOMA DEL NORTE (II)

Cuando hace mal tiempo -cosa muy normal por estas latitudes-, me gusta...
Read More

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.