LEGALIZACIÓN DE LAS DROGAS

Es posible que con sólo plantearse esa pregunta, pensemos automáticamente en el cannabis. Pero esta pregunta se realiza desde una perspectiva más generalizada. Podemos incluir otras sustancias como la cocaína, heroína o éxtasis. Pero realmente: ¿qué es una droga? ¿Todo aquello que causa adicción, que hace daño al cuerpo tras su posterior consumo o lo que provoca ambas cosas? ¿El café puede considerarse una droga? ¿Y el tabaco? Para un gran número de personas, no. Argumentan que el café tiene ciertos beneficios y que el tabaco puede ayudar a evitar el parkinson.

Sin ir más lejos, Pablo Iglesias anunció su gusto por la legalización del cannabis con la intención de conseguir ingentes beneficios. «Se garantizará la calidad de la droga, se ahorrará en policía y se generarán grandes ingresos para mejorar la sanidad pública”, sentenció. Lo que provocó una reacción negativa por parte de los ciudadanos, dividiendo a España en dos. Los que estaban a favor y quienes consideraban que ya existía el alcohol como droga recreativa. Causando ésta daños a los jóvenes, quienes empezaban antes a consumirlo pese al dinero invertido en campañas mediáticas para concienciarlos. Con este artículo no queremos negar lo perjudicial que pueden ser las drogas, sino incitar a nuestros lectores a debatir si deberían o no legalizarse.


La legalización de las drogas trae cosas positivas y cosas negativas
La legalización de las drogas tiene su lado positivo y su lado negativo

Beneficios de la legalización de las drogas: gran ahorro, más salud y mayor justicia

En primer lugar, la guerra contra las drogas se considera financieramente insostenible; EEUU invirtió más de 40.000 millones de dólares anuales, a expensas de los ciudadanos. Por otro lado, se ha llegado a considerar que la abrumadora mayoría de muertes por el consumo de drogas se debe a la falta de dosis estandarizadas, algo que haría un mercado abierto.

En tercer lugar, el factor prohibitivo dotaría de mayor atractivo a esas sustancias; si las drogas se exponen como algo natural y al alcance de cualquiera, se espera que su consumo reduzca considerablemente. La base que apoya este argumento es este estudio sobre adicción a las drogas en Europa de 2009, en el cual los holandeses están entre los que menos tasas tienen de consumo de cannabis a pesar de estar legalizado en su país. También ayudaría a preservar la salud de los consumidores, especialmente a reducir el contagio de VIH y Hepatitis entre otros, puesto que para aquellas drogas de consumo intravenoso dejaría de limitarse la venta de agujas esterilizadas, habiendo un mejor acceso a una higiene personal e íntima.

La legalización de las drogas también sería una lucha contra el crimen organizado, ya que son quienes se encargan de distribuir y ofrecer aquello que se encasilla como objeto del mercado negro. A su vez, se cuenta con una dramática reducción en lo que respecta al precio de las drogas, ya que así se acabaría con los altísimos costos de producción e intermediación que implica la prohibición; esto significa que mucha gente que posee adicción a estas sustancias no tendrá que robar o prostituirse con el fin de costear el actual precio inflado de dichas substancias.

Las drogas tampoco parecen atentar con la libertad individual de cada uno –o la propiedad ajena-, por lo que se cree acertado legalizarlas para no colapsar los juzgados con delitos relacionados con ellas.


La otra cara de la legalización de las drogas: una teoría que parece desmoronarse

La legalización de las drogas no evita que hagan daño a la Sociedad.
La legalización de las drogas puede causar graves daños a la Sociedad

Que la legalización de las drogas permite que los costos se reduzcan, no está garantizado. El tabaco, a modo de ejemplo y según un informe de la OMS, se consume en muchos países subdesarrollados, hasta el punto de que representa el 10% del gasto familiar para millones de familias pobres. Al ser una adicción, quien lo consume no se abstiene de comprarlo, aunque eso signifique sacrificar el cubrir sus necesidades básicas, por lo que los precios seguirían siendo disparatados para aprovecharse de la dependencia. Como añadido, si fuese posible la reducción del precio de las drogas por una mayor ilimitada oferta, el daño social por la extensión del veneno afectaría un sector de la población inmensamente mayor al actual.

A su vez, que las drogas estén legalizadas no tiene por qué evitar que su consumo se reduzca. Quizá, al estar más al alcance de cualquier ciudadano, éstos podrán acceder a su compra. Quienes padecen de complicaciones físicas o trastornos mentales son un sector de la población más vulnerable ante este veneno.

En lo que respecta a la mención del sistema jurídico, el cual estaría más liberalizado si las drogas se legalizaran, el ámbito sanitario se colapsaría por partida doble por los efectos secundarios que causan las sustancias estupefacientes, y volviendo al argumento que se ha expuesto al principio del artículo sobre el razonamiento negativo ante el deseo de Pablo Iglesias, la legalización de las drogas tampoco reduciría el gasto de los estados, ya que ese dinero utilizado en su lucha contra ellas iría a parar a otros caminos, como las campañas a favor de un consumo responsable.

El hecho de legalizar la droga permitiría, según teorizan quienes están a su favor, un control de calidad, lo que equivaldría a establecer una escala del efecto de esas toxinas que siguen dañando a quienes las consumen, aunque algún producto demore mayor tiempo que el otro.

Este tipo de contrapuntos sobre el consumo de las drogas nos hace pensar que quizá el problema sea la educación dedicada a las nuevas generaciones. En este caso, Islandia ocupa el primer puesto de la clasificación europea en cuanto a adolescentes con un estilo de vida saludable, gracias a su medida del “sentido común forzoso”, una medida silenciada por el resto de países. Al fin y al cabo, también hay que tener en cuenta que no sólo se puede ser adicto a una sustancia, hay quien lo es a las compras compulsivas, al sexo, a la comida rápida o al juego. ¿A qué se debe esto? ¿Cuál es la causa que nos empuja a consumir algo que en estos momentos es dañino para nuestro cuerpo? ¿Consideras que las drogas deberían legalizarse?


Tags from the story
, ,
More from Alba Lobera
REALITY SHOW COMO FORMA DE VIDA: ¿ESPERANZA DE LOS JÓVENES?
Maquillaje, ropa ajustada o sugerente, accesorios de última moda y un perfil...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

  1. says: tina

    Parece ser que el responsable de la adicción es un gen. Si está «activado» da igual que consumas alcohol, tabaco, sexo o marihuana. Las drogas más duras del mercado se venden en farmacias y los estragos que causan son enormes entre la población.

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.