LA IMPORTANCIA DEL PSICÓLOGO EN LA SOCIEDAD

Hay muchas razones por las que ir a un psicólogo. Algunas son más evidentes como por ejemplo: una ruptura sentimental, un trauma, una separación, una muerte… Pero hay otras que no se ven tan claras porque con el tiempo, se han ido acumulando en tu interior. Son aquellas situaciones que aparentemente no son tan escandalosas, sino que te van desgastando sin que te des cuenta. Es como cuando una roca se deshace por el goteo de agua que constantemente la golpea. Una gota no se nota pero muchas pueden acabar destruyendo a las más duras de las piedras.

En este caso al no haber un cambio tan brusco como el que se acabe algo de la noche a la mañana, cuesta más ser consciente del malestar. No es fácil tomar la decisión de buscar ayuda profesional. Das muchas vueltas antes de dar el paso, te engañas a ti mismo repitiéndote que “es un mal día” o que “ya se te pasará”. Hay muchos prejuicios con ir a terapia. Para mirarte a ti mismo y reconocer que lo necesitas, primero tienes que desaprender socialmente que no tienes que estar al límite de la cordura para ir al psicólogo. Necesitas ayuda y lo sabes. Te ahogas. Todo te pesa. Estás al límite de tu capacidad.

Te cuesta hacer una vida normal y a veces, hasta respirar. Has perdido la cuenta del tiempo que llevas así porque hasta lo has normalizado. Bueno pues ahí, ahí es cuando hay que dar el paso, levantar el teléfono y pedir cita con el psicólogo. Cuando este estado te impide hacer una vida normal, cuando sufres sin una causa aparente, es cuando necesitas contarlo, necesitas sacar la bola que te oprime la respiración. Y más cuando de tu vida dependen más vidas y dependen de que estés bien para que ellos también lo estén. Sí, me refiero a los hijos. Pero el círculo en el que te has metido está tan cerrado, que solo sabes dar vueltas sobre él y no sabes cómo romperlo, no sabes por dónde vas a empezar a contarle al psicólogo lo que te pasa. No te preocupes porque te guiará. 


Claves que te indican cuándo debes ir al psicólogo

Por si la indecisión te invade, te daré algunas pistas que te orientarán para que lo veas más claro. Por ejemplo: 

  1. Las cosas que antes te gustaban ya no te ilusionan. Este es un indicio claro de que no estás bien. Si siempre has hecho cosas que te han gustado y de repente, no te apetece o no te ilusiona como antes, entonces tienes que pararte a pensar. 
  2. Desconectas del mundo. Cuando no te sientes a gusto en ningún sitio e incluso piensas que no encajas con nadie, ni en ningún lugar, empiezas a aislarte. Esto además va produciéndote daños colaterales ya que, cuantas menos relaciones sociales tienes, menos quieres tener. 
  3. Recurrir a sustancias adictivas en exceso. Este es uno de los daños colaterales: refugiarte en sustancias que aparentemente, son placeres pero son engañosas al cerebro. Puede ser que te refugies en ciertas adicciones o que optes por comida basura, llevándote a ingerir “alimentos” de manera compulsiva para calmar tus emociones a través de la comida. Después de un tiempo, tu físico se ve afectado y entras en un círculo vicioso del que te cuesta salir, agravando todavía más la situación.
  4. Problemas del pasado que no te permiten salir adelante. Cuando pasas por una ruptura sentimental (no importa quién haya dejado a quién) o si es la muerte de una persona querida, es normal pasar por un periodo de duelo. Cada uno necesita su tiempo para reponerse. El problema está cuando ese tiempo dura más de la cuenta, hasta el punto de que tu vida se vea completamente modificada.

Y nos preguntamos: ¿cómo puedo solucionarlo? El primer paso y el más importante es reconocerlo y atreverte a empezar. Parece una tontería pero es una decisión muy difícil de tomar porque implica abandonar una parte de ti, despedirte para siempre, salir de tu zona de confort, enfrentarte a la herida. 

A veces la decisión de ir al psicólogo también se aplaza porque no encuentras un profesional que te inspire confianza. Busca. Seguro que alguno encontrarás pero no abandones la idea de ir al psicólogo porque cuando empieces a mejorar, te darás cuenta de que es la mejor decisión que has tomado en mucho tiempo. Y tú por tí mismo te despedirás de tu antiguo yo porque el nuevo es mucho mejor. 


Tags from the story
, ,
More from Mercedes Fernández García
LA IMPORTANCIA DEL AUTOCUIDADO EN LA MATERNIDAD
El autocuidado es muy importante para poder tener una vida equilibrada mentalmente....
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.