LA DISTIMIA: UN ESTADO DEPRESIVO QUE TE CONSUME

La distimia es un trastorno afectivo que nos impide vivir plenamente. Es un estado de ánimo depresivo, asumido como normal que nos quita energía para disfrutar intensamente de cada experiencia vital. Es mantenerse en un bucle de desánimo, de apatía y malestar. Y te puedes preguntar: ¿Qué te abruma cada día? ¿Qué te impide ser feliz? ¿Cómo puedo superarla?

Una cosa es segura, estar sentado y sentirse miserable no hará las cosas más felices.

John Boyne

Y te diría: no sigas haciendo lo que debes y arriésgate por lo que quieres. O por lo menos deja de hacer lo que no quieres. No te engañes. No busques distracciones banales. No cedas tu libertad por miedo a la soledad. No cedas tu libertad por acompañar a nadie. No desarrolles adicciones como si fueran normales. No distraigas tus sensaciones escapando de la vida con muchas actividades. No dejes que la vida deje de tener sentido y pierdas la oportunidad de saber qué es lo que realmente quieres.

Distimia: un estado de desesperanza vital

Cualquier estado depresivo se debe a una sobrecarga emocional que nos impide avanzar, que nos resta fuerzas y, en ocasiones, cuando estamos desatentos del furor del día a día, es cuando sentimos que no podemos más. Se puede sentir al acostarse pero sobre todo, se siente al levantarse. 

Es una depresión que se va instalando en la persona de forma sutil y es altamente dañina. Se produce por la carga de insatisfacción, frustración y decepción personal y vital. Es un estado de letargo, de bajón, de ánimo crónico, de desesperanza vital. Y se le llama distimia en lugar de depresión porque se puede mantener una aparente activación y adaptación a la vida pero hay un poso de cansancio, desmotivación y desaliento. Lo peor de todo es que no se ve solución. No se encuentra la salida del círculo del hastío y del abatimiento que quita la libertad y la vitalidad.

La distimia es estar en desconexión con la energía vital, con la que se necesita para vivir con ilusión, en conexión con la propia libertad. La libertad de escuchar ese sentir esencial y tener la oportunidad de dejarse guiar por él. Porque lo que desvanece el ánimo, no es carecer de algo en concreto, es ceder la libertad a rutinas y a la acumulación de pequeños sufrimientos que creemos que tenemos que aguantar.

Una esclavitud integrada en la forma de vivir. La distimia es no estar donde se quiere, no estar con quien se quiere o cuando se quiere y no hacer lo que se quiere. Es también no saber qué es lo que se quiere por estar viviendo una vida autoimpuesta que nubla el camino de aceptar honestamente el propio proyecto personal.

Si existe obligación, no hay felicidad

Si quieres experimentar cambios y comenzar a sentir bienestar lo que tienes que hacer es reflexionar y librarte de la obligación de hacerte daño y del miedo a darte libertad emocional. Tienes que comenzar a tomar decisiones que te nutran de alegría y alejarte de lo que te produzca incomodidad o malestar. Saber que no hay mayor dolor que la imposición aprendida que te impide liberarte de las cadenas.

Nadie puede sentirse feliz ni hacer feliz a nadie si se siente obligado a hacer lo que hace y a vivir como no quiere o no se siente a gusto. Nadie puede ilusionarse si bloquea su energía emocional al sentir la presión de la obligación.

Hay muchas conexiones que se han ido produciendo e integrando a lo largo de la vida en nuestro sistema de creencias, que nos hacen sentir exigencia, culpa, miedo e inseguridad. También hay muchos mecanismos de defensa asociados a estas conexiones que nos impiden avanzar y alcanzar la libertad. No nos dejan conectar con nuestra esencia natural para poder tomar decisiones prácticas, razonables y juiciosas, tanto para nosotros como para los que nos rodean.

Decisiones que nos permitirían actuar respetando el equilibrio personal y  el equilibrio en el vínculo con los demás. Decisiones honestas, coherentes y sanas que producirían armonía en la conducta, estabilidad mental y bienestar emocional. Este cuento puede ayudarte a comenzar a reflexionar.

Cómo superar el estado de distimia

Para poder mejorar y liberarte del pesar y desolación emocional, superar el miedo al cambio y poder buscar formas que hagan que la vida cobre sentido, comienza por hacerte preguntas y deja que las respuestas te den la oportunidad de liberar los bloqueos. 

No soy lo que me ha pasado, soy lo que decido ser.

Carl Jung

¿Estás viviendo tu vida o estás adaptándote a lo que se espera de ti? ¿Qué te sobra? ¿Qué te falta? ¿Qué te quita la energía? ¿Has pensado alguna vez qué es lo que te pesa en el día a día? ¿Qué harías si no hicieras lo de siempre? ¿Qué te impide hacer lo que te apetece? ¿Qué cambiarías de tu vida si pudieras?

¿Qué te gustaría no tener que hacer? ¿Qué te gustaría poder hacer? ¿En muchas ocasiones no le encuentras sentido a tu vida? ¿A veces preferirías no seguir viviendo más? Si sientes que te resuena esta última sensación en tu día a día, no es que no quieras vivir, es que no lo quieres seguir haciendo así.

Activa recursos para sentirte en plenitud

Comencemos a cambiar. Desbloqueemos las áreas de consciencia que se quedaron aisladas, sin recursos y sin actualizar con las posibilidades saludables que le puede dar tu parte adulta actual. Deja que la parte del cerebro que puede darte respuestas, ayude a la parte que se siente incapaz de liberarse de los condicionamientos que se han creado en tu mente. 

Comprende tu infelicidad, y ésta desaparecerá y dará paso al estado de felicidad. 

Anthony De Mello

La técnica de integración y sincronización hemisférica es una técnica que te podría ayudar. Conecta con la situación, recuerda, siente y comienza a activar. Deja que tus hemisferios se pongan a trabajar. Utilizaremos una música que se pondrá a sincronizar las áreas que necesitan conectar y liberar.

Cada vez que te conectes con las distintas preguntas, deja que fluyan pensamientos, sentimientos y recuerdos, escucha con auriculares la siguiente música. Dicen que la música amansa a las fieras, modula nuestra consciencia y activa recursos para sentirnos en plenitud. 

La iluminación es encontrar esa conciencia, volverse luminoso, dejar de estar en la oscuridad y dejar de ser una marioneta en manos de la mente.

Osho

Tags from the story
More from Ana María Álvarez Sánchez
LOS NIÑOS NUESTROS PEQUEÑOS MAESTROS
El aprendizaje es evolución. Es decir, la evolución es un puzzle en...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.