LA CUSTODIA DE LA HIJA DANA LEONTE PARA FLORIN Y FAMILIA MATERNA

La desaparción de la joven rumana Dana Leonte todavía no está resuelta . La aparición de un fémur enterrado cuyo ADN corresponde a Dana, nos hace ver y reafirmarnos en lo que se ve también en la última conversación de Dana con una amiga. Su desaparición fue traumática y no voluntaria. Amaba a su bebé, Lucía. El olor a lejía en la casa vivía con su pareja, y su supuesto asesino hizo hallar restos de sangre, aunque la dificultad entraña en un análisis la existencia de lejía.

Lucía tiene una hermana de diez años fruto de una relación anterior de su padre. Además de lo descabellado e injusto de dar la custodia provisional al hermano del supuesto asesino, el entorno más cercano a Dana afirma que la familia paterna de la menor nunca quiso a esta ni a su madre, Dana. Hay una grabación donde inicialmente se dice desde este mismo entorno familiar, de Sergio, que quiso dar a la niña en adopción.

Dana tiene dos hermanos, Florín y Claudia. Su hermana es médico y culta. Florin ama a su sobrina y le preocupa su estado físico y estabilidad afectiva. Sí reconoce que la niña mejoró en aseo y alimentación desde que su padre, Sergio, la abandonó en un estado de carencia de higiene y nula alimentación. Pero falta ese amor que bruscamente se le arrancó, el aroma a la piel de su mamá, sus besos y abrazos . Y, por muy pequeña que sea, la menor percibe esa carencia.Hablo mucho con Florín, que se angustia mucho al no dominar el idioma; yo he visionado los vídeos de la hora que estuvo con su sobrina. Responde a los estímulos de Florín y repite. Si él aplaude, ella aplaude. Percibe una piel y un latido similar al de esa persona la albergó en sus entrañas y la amó tanto.

Su familia materna es la clave

Pero no se ríe, no sonríe, no se la ve feliz en el entorno habitual paterno. Para su desarrollo y equilibrio físico y psíquico tiene y debe concederse la imperiosa necesidad de la familia materna de Dana, un entorno de amor y afecto verdadero. Sigue viendo a su hermana mayor y así debe ser porque, aunque de otra madre, también es un eslabón fundamental y ayuda emocional.

Mi opinión, además de articulista, es como psicólogo colegiada y experta en análisis de conductas y veo, con mucha pena, una niña infeliz y que debe estar en la familia materna. Es curioso que la ex pareja y primera hija teman el contexto paterno; ellos, sólo ellos, sabrán sus vivencias, sus angustias y el trato recibido. Y aquí lo importante es el menor y un entorno cálido para que en el futuro no aparezcan traumas, miedos, angustias o dificultades de socialización.

Bastante ha tenido con quitarle a su madre, pero tiene a la familia de su madre y ESO ES PIEZA CLAVE.

Pilar Enjamio. Psicólogo.

Written By
More from Pilar Enjamio

PRIMERO LOS ANCIANOS Y AHORA LOS DISCAPACITADOS ¿LES NIEGAN EL DERECHO A VIVIR?

Dicen que debemos unirnos en la lucha. Por supuesto, no quepa la...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.