LA CULTURA COMO ESTILO DE VIDA

Si hay algo que caracteriza a un país es su cultura. Pero no por los representantes que pueda tener sino por el nivel de culturización de su población. Hoy en día y en casi todo el planeta, tenemos a nuestra disposición Internet. Eso no significa que seamos cultos, es más, la mayoría de las veces solo sirve para entretener y comunicar pero no para adquirir conocimientos. Y más aún cuando casi todo lo disponible en las URL’s viene condicionado por según quién gobierne o quién pague.

Adquirir cultura comienza por saber leer y escribir. Básicos imprescindibles para echar a andar por este nuestro mundo tan cegado por las luces de neón o los brillos de nuestras pantallas. En la civilización occidental estamos obligados por Ley a acudir a la escuela desde muy niños. Los adultos han de procurar prender la llama del conocimiento y las ganas de aprender en los infantes para completar su formación y lanzarlos después a las garras del mundo laboral.

La cultura es la base fundamental de cualquier sociedad para su supervivencia. Y eso lo sabían -y lo saben- los grandes mandatarios. Por eso en mayo de 1933 los nazis realizaron una purga literaria quemando todos aquellos libros que no representaran a la cultura alemana. Ya en 1193 los representantes de la religión musulmana incendiaron una gran biblioteca en Nalanda (India) con cientos de miles de libros que hablaban sobre el budismo. Hubo quema de libros en China, en México, en los Estados Unidos… En 1548 el rey Enrique VIII ordenó el saqueo e incendio de la escuela de Cornualles perdiéndose así casi por completo la ancestral cultura celta. También hubo hogueras auspiciadas por la inquisición española. Todo libro considerado como hereje era lanzado al fuego.

Hace pocos días se ha conmemorado el aniversario de la creación y puesta en marcha de la Campaña de Alfabetización en Cuba. Con el triunfo de la revolución en la isla y a iniciativa de Ernesto Che Guevara, se creó un ejército compuesto de  maestros voluntarios para enseñar a leer y a escribir a todos los cubanos. En aquellos años el porcentaje de analfabetos era muy alto. Mas del 40% de los niños isleños no estaban escolarizados. Con la campaña en la que participaron como voluntarios muchos adolescentes, ese porcentaje descendió considerablemente. La segunda revolución estaba en marcha. Y así el 22 de diciembre de 1961 el propio Fidel Castro declaró Cuba como Territorio Libre de Analfabetismo.

No soy nadie para dar consejos pero la Historia nos ha demostrado que sin la base adecuada, una sociedad puede desaparecer por muy avanzada que ésta se considere. La cultura es primordial para cualquier estilo de vida. Leer, escribir, aprender y aplicar esos conocimientos para formarse, o simplemente para seguir avanzando por un mundo cuyas élites no quieren que veamos. Hay que abrir los ojos y no dejarse deslumbrar por esos brillos de pantallas.

Ser crítico y no dejarse manipular por las castas “que todo lo saben”. Los bustos parlantes que se cuelan en nuestros ordenadores para hacernos creer que su opinión es la válida porque “han oído por ahí” que es así, solo están para monetizar sus proclamas. Algunos de ellos lo hacen tan bien que no parece que nos estén manipulando. Si la sociedad actual está abocada a su destrucción es por la falta de cultura. Porque teniendo cultura se tiene respeto, y la convivencia resulta más placentera.


Tags from the story
, ,
More from Indiscreta Mirada
LA REVOLUCIÓN ROMÁNTICA Y COMUNISTA
A la generación del baby boom se le denomina así porque entre...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.