LA COPA MENSTRUAL: VENTAJAS Y MITOS

la copa menstrual

La copa menstrual o copa vaginal es la versión sostenible del tampón. Es un recipiente completamente hipoalergénico hecho de silicona médica que respeta el pH vaginal, se adapta a tu cuerpo perfectamente, es compatible con el uso de un DIU y demás anticonceptivos y repele los gérmenes. Lo mejor de la copa es que puedes llevarla hasta 12 horas seguidas sin preocupación (también por la noche) y la puedes usar tantas veces como quieras.

Si estás pensando en empezar a usar la copa menstrual es muy importante que sepas antes de nada que entre vaciado y vaciado, cada 12 horas, hay que limpiar la copa con agua. Si bien, cada vez que termines el periodo deberás esterilizarla con agua hirviendo.

La primera clara ventaja es que puedes usarla siempre. Es decir, puedes usarla si tu flujo menstrual es abundante y también si es escaso. Puedes usarla durante todo el periodo independientemente de los días que dure. Por el día, por la noche. Puedes mantenerla 12 horas seguidas en el interior (de tal forma que no te tienes que preocupar por estar cambiándote fuera de casa). Podrás usarla durante todo el ciclo, y en todo momento, independientemente de la actividad que realices. La copa puede durar hasta 10 años.

Por otro lado el material del que está compuesto es silicona médica que repele a todas las bacterias, disminuye el peligro de sufrir sequedad y es hipoalergénica. No deja restos de fibras en las paredes vaginales como los tampones y, además,  al recoger el flujo menstrual (en vez de absorberlo) respeta el pH vaginal.

Otros motivos de peso por los que empezar a usarla son el ecológico y el económico. Al reducir el consumo de otros métodos convencionales estarás ayudando al medioambiente y a tu bolsillo. Ten en cuenta que una copa menstrual puede durarte 10 años, por lo que es obvio que sale económicamente rentable.

La copa menstrual no duele cuando te la pones a menos que: 1.- No te la pongas bien (recuerda doblarla antes de insertarla). 2.- Tengas poco flujo (y necesites recurrir a lubricantes artificiales). 3.- Debas elegir una copa menstrual de una talla mas pequeña. En cualquier caso, si una vez puesta sientes que no estás cómoda es muy fácil sacarla tirando de la base. La copa tampoco se nota al caminar, hacer ejercicio o cualquier otra actividad. Si notas que no estás cómoda, o sientes que tienes algo puesto es que no lo has hecho correctamente o deberás revisar la talla que has escogido.

Sobran razones para experimentar con la copa menstrual, para mí fue, sin duda, un gran descubrimiento. Me hace sentir más limpia y, sobretodo, me permite despreocuparme muchísimo más que con otros métodos convencionales. Os afirmo en primera persona que no os arrepentiréis de invertir en una copa menstrual. Además, hay de diferentes marcas y precios para que puedas encontrar la que mejor se adapta a tu cuerpo.


Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.