INFANCIA, LA GRAN OLVIDADA

infancia

Fuera ya de lo peor de  la pandemia es época de hacer balance de todo lo vivido. Poco se habla sobre  un grupo trascendental de nuestra población y que, sin embargo, ha sido abandonado a su suerte por las administraciones durante estos meses: la infancia.

Sin colegio, sin salir, sin amigos … así ha sido el particular suplicio de los más pequeños de la casa. El confinamiento de menores en nuestro país ha sido el más estricto del mundo según la Plataforma por los Derechos de la Infancia de España. 43 días han estado encerrados en casa. Mientras que ellos tenían prohibida la salida, los perros tenían permitido el paseo para cubrir sus “menesteres fisiológicos”. Parece ser que las necesidades físicas y emocionales de quien se está formando como ser humano no eran tan importantes como las cacas de las perros. Ojo, que me parece bien que los perros salgan a pasear, pero si eso es importante, ¿qué pasa con la salud de nuestras niñas y nuestros niños?

Este abandono ha partido del Gobierno que eludió hablar de los niños en la regulación del estado de alarma y ha contado con la connivencia de una sociedad conformista que tampoco ha censurado esta actitud. Parece ser que la infancia en nuestro país ni importa ahora ni ha importado antes. Solo hay que ver los continuos cambios de leyes educativas impuestos por unos y por otros en los últimos años, aunque eso es ya otro cantar.

Volviendo a estos últimos meses, un factor importantísimo que se ha obviado respecto a la infancia es el de su salud emocional. El impacto psicológico del encierro ha sido enorme en muchos menores: miedo, dependencia, inseguridad, apatía. Algunos alumnos excelentes en clase se han visto incapacitados  y desmotivados para trabajar en casa, incluso muchos con problemas de insomnio y pesadillas.

Respecto a la salud física, el Comité de los de Derechos del Niño de Naciones Unidas recomendó que “se debería contemplar al menos una salida al día al exterior, respetando las medidas de distancia social y supervisada”. Nadie duda de que el ejercicio físico es indispensable en los niños. No obstante, en España también se evitó favorecerlo permitiendo esas salidas tan necesarias para el bienestar infantil desde el principio.

Es evidente que este encierro forzado no ha sido igual para todos. Una vez más, los menores con familias desfavorecidas han sufrido el doble que el resto. A todo lo comentado anteriormente, hay que sumarle múltiples factores que han agravado su situación: muchos hermanos, pocos o nulos recursos culturales, brecha digital, viviendas pequeñas… En definitiva, la puntilla a una situación ya de por sí difícil.

Sin embargo, en toda situación ardua siempre surge un batallón de valientes que se encargan de lo que otros obvian, han sido dos los aliados principales de los pequeños. Por un lado, el colectivo de los maestros y profesores que han estado apoyando en la distancia y dedicando a las familias su trabajo, su tiempo, su creatividad y su apoyo emocional. El segundo y más importante han sido los propios progenitores. El célebre escritor norteamericano Dan Brown afirma que “ningún amor es tan grande como el que tiene un padre por su hijo”. Así lo han demostrado durante esta pandemia todas las madres y los padres. Hemos visto ese amor convertido en manualidades, problemas matemáticos, bailes , canciones, charlas, risas, ratos de lectura y de otras mil maneras. Un tiempo muy valioso vivido con ellos para suplir las carencias que el confinamiento les ha acarreado. Valga también este tiempo como terapia renovadora para muchos padres que se han dado cuenta y reconocen ahora lo valioso de compartir tiempo de calidad con sus hijos.

Como no podía ser de otra manera, nuestros pequeños héroes nos han vuelto a demostrar su tremenda capacidad de adaptación. Siempre dando lecciones a los adultos. Se han comportado como verdaderos campeones aguantado esos 43 días de encierro. Un periodo inédito para los niños en todo el mundo y por el que podríamos nombrarlos y con razón Reyes del Confinamiento. Han llenado las casas de vitalidad, de ilusión, de sonrisas y de cariño. Aunque también han tenido sus momentos, nos han demostrado que se puede y que se debe apostar por ellos.

Ahora toca devolver a la infancia estos meses de oportunidades perdidas, y sin rebajar las obligadas precauciones, devolverlos a la calle y a la vida para que se desarrollen física y socialmente. A los adultos nos toca reflexionar mucho sobre qué papel tiene la infancia y cuál debería tener. Al fin y al cabo, nuestro éxito en su educación será el éxito de la sociedad del futuro.


More from Juan Antonio González Ochoa

PATAS ARRIBA LA EDUCACIÓN

Patas arriba, literal. Así se encontró la Educación el pasado 12 de...
Read More

3 Comments

  • Me encanta tu artículo. Muy acertado con todo, en especial la situación emocional que a nosotros como maestros nos va a tocar trabajar. En mi opinión será más importante la emoción que enseñar contenidos a partir de septiembre.

  • B .días !
    ENHORABUENA ! Tu nuevo artículo, vuelve a llegar al corazón … Lo encuentro reivindicativo , a la vez , que emocional !
    Un buen alegato, a favor , de los niños, los grandes ignorados , todo este tiempo …
    Qué pena ! Que nuestros dirigentes ya no escuchen a su ” niño interior ” para que hubieran sido capaces , de ponerse en el lugar de todos los niñ@s , para entender sus pensamientos y emociones …
    No se puede llegar a un niño, desde la mentalidad de un adulto … No estás en el mismo plano …
    Mis hijas , han sido mis heroínas, en este doloroso tiempo con muchas pérdidas, de seres queridos …
    Quien crea que un niñ@ , no te enseña , todos los días, es un gran necio ! Ellos son nuestros grandes maestros … sólo hay que regalarles tiempo !
    He aprendido con ellas , valores como , la paciencia, fortaleza , sacrificio , autocontrol , compasión , resignación …
    Decía la gran María Montessori que debemos ” agitar la vida ” para que ellos se desarrollen en la vida …
    Con la sobreprotección no lo hemos hecho …
    Te acuerdas de los nin@s , que son brillantes , en sus estudios , y les ha acostado adaptarse al aprendizaje desde casa …. Pues imagínate , al alumno , que le cuesta llegar al ritmo impuesto … En mi casa , lo hemos sufrido y ha sido agonizante !
    Un saludo! , sigue con tus buenos artículos, serás un buen periodista ! Siempre desde el corazón ♥️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.