LA INCLUSIÓN DIGITAL: INTEGRACIÓN Y DESARROLLO SOCIAL

inclusión

Al parecer muchos países tuvieron que sufrir las consecuencias de esta pandemia para darse cuenta de lo importante que es incurrir en políticas púbicas de inclusión a internet y a las nuevas tecnologías. El problema no solo radica en el acceso a Internet sino en la calidad del mismo. Y en cómo la población se va integrando a los nuevos usos y costumbres de la tecnología. Como dije anteriormente, tuvo que venir una pandemia para que algunos Estados se dieran cuenta de la importancia que es integrar a la mayoría de la población con Internet y tecnología. Hoy quiero invitar a los lectores a reflexionar sobre esta temática que ha llevado varios años de mi experiencia laboral.

Como estudiante tuve la suerte de trabajar para el Estado de mi país en políticas de inclusión y acceso a las nuevas tecnologías durante dos períodos de gobierno muy distintos. Primero en un gobierno populista y luego en un gobierno liberal. Por eso, en la actualidad mi interés por esta temática me llevó a participar del foro internacional de Internet Society y el observatorio de juventud de la gobernanza de Internet. Realizo capacitaciones y seminarios al respecto. También me involucro en las discusiones sobre la importancia del acceso a una conectividad de internet libremente y de forma segura.

En Argentina todavía estamos discutiendo las leyes de intermediarios de Internet que tiene que ver sobre la regulación de los servidores y plataformas que prestan servicios en línea. Se presentó en nuestro congreso un proyecto de Ley sobre el acceso a Internet como un servicio básico y elemental como recomienda la ONU.

Estas medidas se fueron dando en los últimos años como una tendencia global. Y hay países en donde la llamada “brecha digital” y el acceso a la conexión no son para nada un problema. Pero para que se hagan una idea de la magnitud de esta problemática, en Argentina el 79 % de la población tiene acceso a Internet. Alrededor de 35 millones de personas, por lo que nos quedan 10 millones de personas sin posibilidades de acceder a Internet. Y si seguimos indagando, tendremos que disgregar qué porcentaje puede acceder a una velocidad razonable y conexión de calidad. Aquí se está tornando cada vez caro.

¿Pero por qué hay que visibilizar este problema? En principio porque el mundo continúa avanzando cada vez más en el camino de la innovación a la tecnología. Los nuevos empleos se relacionan con la llamada industria del conocimiento. Hasta tal punto que hoy se habla de la “alfabetización digital” para las poblaciones en situación de vulnerabilidad social, como medida efectiva de inclusión social.

La pobreza que impide acceder a la conexión y a las nuevas comunicaciones se intensifica aún más porque hoy en día Internet se está tornando indispensable para llevar una vida normal. Piensen cuántos jóvenes de todo el mundo por no tener acceso a Internet, no están pudiendo realizar su cursada en línea por la cuarentena del Covid-19. También pensemos en como esto afecta en el sistema de socialización y los efectos adversos que genera para la comunicación e integración social, la falta de acceso a dispositivos conectados a la red.

Realmente no tener la posibilidad de acceso a Internet excluye y margina porque de alguna forma desconecta a las personas de un mundo que necesita conexión permanente. Un mundo donde los avances tecnológicos invaden todos los ámbitos de la vida practicante. Por eso, me parece bastante acertado, proponer Internet como un derecho elemental en todo el mundo.


La inclusión a Internet como un derecho elemental

Creo que es fundamental que la sociedad entera tome consciencia de lo importante que es acceder a Internet con calidad, libre y segura. Hoy por hoy Internet representa el acceso a la libertad de expresión. Y todavía más en lugares donde los estados totalitarios compran a los medios de comunicación o a la prensa. Internet también impulsa el acceso a la educación, al empleo, a la libertad financiera porque hoy en día podemos gestionar una cuenta en plataformas como Paypal, o en un banco digital.

Yo creo que estamos en una época bisagra porque ya se está empezando a utilizar la computación cuántica y estamos empezando a ver tecnologías disruptivas como el IOT. La inteligencia artificial o la realidad aumentada, ya son una realidad. Pero de todas formas  todavía hay países, decenas de millones de personas, sin acceso a Internet y con una brecha digital alarmante en su población.

inclusión

Si la educación no se modifica de cara a estos avances, la juventud del futuro tendrá dificultades en integrarse al empleo. Mucho más que las que tiene ahora, lo que traerá más pobreza y exclusión en un mundo que se pondrá cada vez más difícil. Y tampoco debemos olvidar de lo angustiante que es también el problema generacional. Es decir, las personas adultas que se ven obligados a aprender nuevas habilidades o herramientas en sus oficios o bien son desplazados de sus empleos por no saber utilizar algún software o no pueden adaptarse a la tendencia digital en sus puestos de trabajos.


¿Qué se hace al respecto?

Desde el área gubernamental. Hay políticas públicas que en la mayoría de los países son bastantes parecidas. Tienen que ver con incentivos fiscales a las industrias de la tecnología: bajar los impuestos de la producción e importación. Así se abaratan los costos de las computadoras y dispositivos informáticos. Además, esto va acompañado de medidas impositivas tendentes a facilitar las inversiones de los grandes imperios mundiales de las telecomunicaciones.

Hay casos en donde la población accede a tarifas diferenciadas. Es decir, son más baratos los paquetes de conexión, telefonía, y TV, etc, en ciertas regiones por los subsidiados por los gobiernos. Se estimula con legislación la competencia sana entre empresas, entonces los costos para la ciudadanía se tornan accesibles.

Luego hay otros casos donde se generan convenios entre las empresas de los servicios de la industria del conocimiento. Es decir, servicios digitales y empresas multinacionales de informática con universidades públicas para que los estudiantes hagan pasantías para fomentar en la juventud el ingreso al mercado laboral.

A la vez están las medidas específicas de inclusión y capacitación en donde los gobiernos ponen a disposición de la población una serie de medidas de cursos de capacitación sobre tecnología y oficios digitales. En las escuelas y universidades, es muy común ver cómo se subsidian becas para acceder a carreras y cursos en centros educativos. Esto se hace con el fin de acceder a mejores empleos o bien para el uso cotidiano para la ciudadanía en general. También en ocasiones se entregan computadoras gratis a la población que se supone que no puede acceder a la adquisición de estos dispositivos por su cuenta.

Desde la sociedad civil. Las organizaciones de la sociedad civil también aportan a esta causa. Aquí les voy a poner el ejemplo de una iniciativa muy interesante al respecto sobre la inclusión digital. Esta asociación se encarga de recolectar equipos informáticos de las grandes empresas que no utilizan más por el recambio y las distribuyen en los centros educativos que las necesitan. De esta manera los niños puedan acceder a la educación de estos tiempos. Sin duda este proyecto es realmente inclusivo e innovador: https://www.labdoo.org/.

También pueden participar en los diversos foros internacionales sobre Internet donde la gente se puede capacitar sobre gobernanza de internet, cuestiones técnicas y participar en las discusiones y ser voluntario de proyectos de inclusión, en redes comunitarias.

Desde las empresas. Hay varias empresas que invierten en educación y formación en la población global. Muchas lo hacen para actualizar en el uso de sus programas o bien porque participan en iniciativas compartidas con otros inversores. Pero lo cierto es que empresas de tecnología dan cursos gratis con certificado oficial. Tiene muchos beneficios ya que a veces hay cursos de las academias de e-learning que son muy costosos y no siempre sus certificaciones tienen “peso” en el mercado laboral.


Iniciativas inclusivas: cursos digitales

Voy a dar unos ejemplos de cursos digitales que otorgan prestigiosas empresas, totalmente gratuitas con certificación oficial. Estas iniciativas son realmente inclusivas y ayudan a aumentar las habilidades que el mundo laboral requiere en la actualidad:

Cisco Network Academy: Para realizar cursos de conexión y redes. Tiene diversos cursos de varios niveles de formación, que van desde cursos iniciales hasta avanzados.

Googlo Activate: Esta iniciativa de Google capacita a la gente sin cargo en cursos de nuevas tecnologías, comercio electrónico, marketing digital, etc, totalmente sin cargo y con certificación oficial.

Adobe Educa: La compañía de Software gráfico suele brindar cursos de sus programas de diseño con certificación gratuita. Muy útiles para aprender a diseñar desde cero o actualizarse, si uno ya trabaja con estos programas. Es muy bueno que otorguen una certificación gratuita, ya que se sabe que en diseño gráfico Adobe es la empresa por excelencia. Programas de edición de fotos como Photoshop, Illustratror o de video, como Premiere Pro o After Effect son los más utilizados.

Microsoft Learn. En donde la gente accede para realizar cursos de programación, las aplicaciones del paquete office, diseño y desarrollo web, entre otros.


Tags from the story
, ,
More from Guillermo Coronel
LA GIRA DE “GRACIAS TOTALES” SODA STEREO, EL GRAN EVENTO MUSICAL DE LATINOAMÉRICA
Soda Stereo, es la banda argentina con más vuelo en todo el...
Read More
Join the Conversation

2 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.