HAZTE LIBRE, CONECTA CONTIGO

hazte libre

Vivimos constantemente diversas realidades pero inevitablemente estamos expectantes ante lo que va a suceder.  Esperamos que suceda lo deseado, lo idílico o planificado. Si no sucede, nos sentimos frustrados. A veces, también tememos que pueda suceder la expectativa negativa, la no deseada, lo cual nos genera ansiedad.

Al final, la aceptación de la realidad se diluye entre la frustración o el miedo. Mientras estamos frustrados no afrontamos, no solucionamos, no disfrutamos de la nueva situación que rompió la expectativa. Mientras sentimos ansiedad  no conectamos con la realidad presente y perdemos la conexión con sensaciones esenciales que nos aportan una guía segura para evolucionar y adaptarnos a la vida.

La confianza vital es fundamental. Y no nos la da la seguridad de que se cumplan las expectativas. Nos la da la seguridad de tener recursos para afrontar cualquier realidad.

El principio natural es aprender de lo que vivimos. Desarrollar conexiones y descubrir nuevas realidades que nos van a aportar crecimiento evolutivo y recursos vitales. La realidad marca el camino. La presente y la futura. La que sea.

“La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.”

Lucio Anneo Séneca

Por otro lado, las sensaciones, no las emociones, son la brújula que nos marca la mejor dirección. Si son desagradables, incómodas, de desgana, o intuitivamente negativas, nos están diciendo NO. Si son agradables, cómodas, de deseo, o intuitivamente positivas, nos están diciendo SÍ. Las sensaciones quieren que nos protejamos, que no nos sintamos mal. Que nos guiemos por ellas. Hazte libre y aprende a aceptar tus emociones.

Ante un acontecimiento inesperado y no deseado es normal que nos frustremos. Esto es una reacción emocional. Pero solo un rato. Así podemos aceptar que hay opciones que no veíamos, con las que no contábamos y a las que tenemos que atender. Luego, conectaremos con la confianza vital y con las sensaciones. Y nos preguntaremos ¿Qué me están diciendo? Hazte libre y aprende a aceptar tus sensaciones.

Hazte libre, acepta tus sensaciones

“No llego a una reunión, pierdo el autobús, me sale mal una presentación…” Frustración de la expectativa: “No, no. No puede ser”, pero la realidad: es. Frustración: sufrimiento y negación. Realidad: afrontamiento y aceptación.

Primero, ¿Quién dijo que tenía que ser de otra manera? La realidad me dice que es así. La expectativa me lo niega. La realidad me dice la verdad. La expectativa me miente. La realidad me conecta con sensaciones. ¿Qué siento? Malestar. Entonces debo buscar soluciones u opciones y conectar con creatividad. Finalmente, resuelvo y disfruto en el proceso de conectar con recursos. Vivo, evoluciono y aprendo. Siento seguridad y potencio confianza.

Ante un acontecimiento futuro, mi sensación de tensión me dice que no siga atendiendo, me dice que me proteja. Que me escuche. Lo que tenga que ser, será. Y lo tendré que afrontar. Pero, si yo vivo la realidad presente y  escucho mis sensaciones, éstas me van a guiar para que lo que venga lo pueda afrontar. Y para aceptar la realidad futura con amabilidad y bienestar. Sea dolorosa o agradable. Pase lo que pase.

Las sensaciones son una guía imprescindible y esencial que nadie nos enseñó a escuchar. Porque la expectativa del deber ser, nos anuló esa conexión.

Si queremos alcanzar la plenitud, crear auténticas realidades que nos aporten crecimiento y vida, escuchémoslas. Proponernos objetivos y escuchar nuestras sensaciones. Así seremos constructores de nuestra vida.

Tan malo como no escuchar las sensaciones y someternos a las obligaciones, es someternos a los impulsos reactivos o a las distracciones. Ambos, desoyen a las sensaciones.

Las sensaciones son las premisas adaptativas que nos permiten sobrevivir física y emocionalmente y disfrutar de realidades libres. Donde las expectativas son flexibles, volátiles y efímeras; los objetivos son nuestra guía y, junto a las sensaciones protectoras y las emociones que regulan lo que vivimos, creamos nuestro destino.


More from Ana María Álvarez Sánchez

¿DE QUIÉN ERES VÍCTIMA?

No es lo mismo ser víctima de una situación que adoptar una...
Read More

5 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.