Glándula Pineal: una psicóloga nos explica cómo recuperar nuestras capacidades mentales

La glándula pineal (simbolizada con silueta de pino dado a su forma original) es una región cerebral en el centro de ésta, cuyas funciones biológicas son indispensables: produce melatonina (hormona altamente antioxidante: la falta de la misma está relacionada con cáncer y otros problemas de salud, y su desbalance también se asocia con la depresión), serotonina (juega un papel importante en la inhibición de la ira, agresión, náuseas, mal humor, sexualidad y el apetito), regula los patrones del sueño, y se encarga de modular tanto los ritmos circadianos como estacionales. Por otro lado, el DMT (dimetiltriptamina) también llamada la “molécula espiritual” -según otros estudios-, se produce en la glándula pineal principalmente en el nacimiento, en la muerte, en meditación profunda y en los viajes astrales.

Ya en 2001, una investigación demostraba que el consumo de flúor se asociaba a la rápida calcificación de la glándula pineal en el cerebro. Aunque su relación con el mundo espiritual pueda subestimarla, en realidad ya se databa desde la antigüedad como algo indispensable en nuestra esencia humana, considerado por filósofos como Descartes como “el asiento del alma”:

glándula pineal calcificada
Glándula pineal calcificada, fotografía tomada del estudio mencionado

“Mi punto de vista es que esta glándula es la sede principal del alma”, escribió. “Es ​​el lugar en el que se forman todos nuestros pensamientos. La razón por la que creo esto es porque no puedo encontrar ninguna parte del cerebro, excepto esta, que no es doble. Como solo vemos una cosa con dos ojos y escuchamos una sola voz con dos oídos y en resumen, nunca tenemos más de un pensamiento a la vez, debe ser necesariamente el caso de que las impresiones que entran por los dos ojos o por los dos oídos y así sucesivamente, se unen unos con otros en alguna parte del cuerpo antes de ser considerados por el alma”. Y añadió: “ahora es imposible encontrar tal lugar en toda la cabeza excepto esta glándula. Además, está situado en el lugar más adecuado posible para este propósito, en el medio de todas las concavidades”.

En la actualidad son muchos los expertos que destacan cuán importante es que la glándula pineal se encuentre en buen estado; Setefilla Pérez (psicóloga, coach, profesora de yoga, meditación y reiki) comparte a It-Magazine su explicación:

“La glándula pineal sirve, desde el sentido físico, como una glándula más con sus respectivas funciones. Lo que ocurre es que cuando se conoce, resulta llamativa, puesto que va enlazada con el conocido Tercer Ojo; un concepto que habla de la clarividencia y otras habilidades espirituales”.

Setefilla es consciente, tras muchos años de experiencia, de que la glándula pineal ha sido estigmatizada y casi apartada de los debates sociales.

“Es algo que las personas, en su gran mayoría, no desarrollan. Porque no saben con exactitud qué es la glándula pineal, ni siquiera dónde se encuentra. Lo más importante de esa glándula es, como ya he comentado antes, que va unida al Tercer Ojo, y esto atañe al control mental o a la intuición, factores que hoy en día se ignoran”.


Una glándula pineal resentida puede dar lugar a enfermedades: polémica social por el flúor

Según Marisa Glover, los indicios que pueden denotar una glándula pineal resentida y en declive, son los siguientes: cambios repentinos en el ritmo circadiano o de sueño (insomnio, fatiga, sentirse cansado pese a dormir las horas necesarias etc), alteraciones en el ciclo menstrual y la ovulación en las mujeres, náuseas (las cuales suelen confundirse con la migraña), temblor, vómitos y un desequilibrio emocional causado, principalmente, por insatisfacción y malestar.

Sin embargo, las enfermedades que podrían acarrearnos una glándula pineal calcificada son más graves de lo que consideramos: déficit en las funciones cognitivas, osteoporosis y trastornos mentales. El estudio al que se ha hecho referencia anteriormente, incluye alzhéimer, parkinson, esquizofrenia y bipolaridad.

Entra aquí el factor de la industria farmacéutica, la cual promueve el consumo de flúor alegando que es positivo para nuestra salud bucodental, afirmación que choca con otros estudios recientes que mantienen lo contrario. A su vez, la calcificación de la glándula pineal se justifica como un proceso natural debido a una avanzada edad, idea que tampoco parece extenderse entre otros expertos.

Algunos de los comentarios de la Red que hablan de los efectos del flúor en la glándula pineal
Uno de los muchos comentarios de la Red que hablan de los efectos del flúor en la glándula pineal

“La calcificación de la glándula pineal no es un proceso natural ni esperado”. Rebate Setefilla con contundencia. “Esa glándula no se calcifica” remarca “es una glándula como cualquier otra que tengamos en nuestro cuerpo. Puede deteriorarse, ir desgastándose o envejecer como ocurre con nuestros órganos con el paso de los años, pero nunca calcificarse. Que se calcifique o no teniendo en cuenta los factores que nos rodean en la actualidad, depende de si trabajamos en ella. Pero lo verdaderamente natural sería que, incluso sin trabajar en ella, no se calcificase.”


La salud como negocio

Setefilla Pérez habla de la glándula pineal
Setefilla Pérez apuesta por ofrecer sesiones y tratamientos personalizados, acorde a las necesidades de sus pacientes.

Son muchos los usuarios que denuncian socialmente los efectos negativos del flúor y sus orígenes, datados en 1940. En Argentina se produjo una queja pública, instando a revisar la normativa vigente con carácter de urgencia: “(ley 21172/75 sobe fluoración del agua potable), que es contradictoria, difícil -sino imposible- de cumplir, peligrosa para la salud, imprudente y constituye un atropello a las libertades individuales”. Dicha queja fue enviada al Ministerio de Salud, COFES (Consejo Federal de Entidades de Servicios Sanitarios), ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) y Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. Asimismo, fue remitida, también, a los integrantes de la Comisión de Salud del Senado Nacional, el día 2 de mayo de 2015. Debido a las protestas sociales y a los informes presentados por los científicos, en algunas localidades se ha interrumpido la fluorización del agua, como por ejemplo en ciudades de Finlandia, Alemania, Japón, Holanda, Suecia y Suiza.

“El flúor es malísimo tanto para el cerebro como para cualquier parte de nuestro cuerpo. Nos han hecho creer lo contrario aprovechándose de la creciente ignorancia que hay entre las personas. El ‘no saber’, el mantenernos ocupados para que no nos planteemos investigar o conocernos, o que no podamos trabajar en nosotros mismos, es el interés que tienen las grandes corporaciones”. Expone. “Se busca que estemos calladitos, más tranquilos, y que nos limitemos a lo básico y a producir. Desarrollar la glándula pineal es una evolución enorme, algo que no les viene bien. Y no sólo el flúor es veneno; también ciertos alimentos que se han popularizado y algunos componentes del aire. Lamentablemente es algo muy importante que no parece interesar a nadie”.


Cómo descalcificar nuestra glándula pineal

Son muchos los remedios que ayudan a que nuestra glándula pineal no se calcifique. Dependiendo de nuestras necesidades e ideas, podemos optar por una solución u otra.

Referencias de la glándula pineal alrededor del mundo en las tablas sumerias, India, Egipto, Grecia y hasta en el Vaticano
Referencias de la glándula pineal alrededor del mundo en las tablas sumerias, India, Egipto, Grecia y hasta en el Vaticano

Por ejemplo, para cuidar nuestra glándula pineal se recomienda no dormir bocabajo de continuo, puesto que comprime la cervical 2 sobre los ganglios cervicales superiores, prohibiendo su estimulación. Otra opción sería eliminar el consumo de suplementos artificiales de calcio, así como elementos que contengan fluoruro, cloro y bromo, y evitar la exposición las radiaciones electromagnéticas.

El estrés también es un factor importante: el cortisol y la adrenalina -así como otras hormonas que son creados por las glándulas suprarrenales cuando se está en un estado de ansiedad-, pueden interferir con la melatonina y serotonina, las hormonas hermanas de DMT o el elixir pineal.

La doctora Pérez no quiere limitarse a cuestiones científicas, y nos añade, también, formas alternativas para descalcificar nuestra glándula:

“El flúor está muy desarrollado, muy magnificado, y aparece en todas partes, no sólo en la pasta de dientes”. Relata Setefilla. “La meditación es una actividad muy buena para cuidar nuestra glándula pineal, aunque el reiki también es acertado; cuando te inician en él, te abren el Tercer Ojo, y cuando esto ocurre, la glándula pineal también se abre. De todas formas, con la meditación basta: si se practica cada día y se convierte en parte de nuestra rutina, no sólo nos encontraremos mejor físicamente y cuidaremos nuestra mente, sino que también podemos desarrollar la intuición y la glándula pineal”.

Una glándula pineal fuerte y abierta, desarrolla la percepción y las facultades extrasensoriales. Potencia la creatividad, el optimismo, el bienestar, la felicidad y disminuye el estrés; otros expertos afirman que ayuda a retrasar el envejecimiento y a regular la absorción de radicales libres.

Independientemente de que podamos tener mayor predisposición al tema espiritual, es innegable que las hormonas que esa glándula segrega repercuten en nuestra salud mental y, con ello, en nuestro estilo de vida; conviene invertir tiempo en nosotros mismos para cuidarnos.

More from Alba Lobera

“Hubiera preferido una violación”: Sandra nos comparte las consecuencias del abuso emocional

El presente artículo ha respetado rigurosamente las declaraciones a micrófono cerrado. La...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.