ÉTICA Y BIOÉTICA EN LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL

Con palabras paradójicas se va construyendo un mundo lleno de aberraciones que van aceptándose y favoreciendo que en unas décadas vivamos una realidad todavía más artificial que la que ya estamos viviendo. Hoy me levanté leyendo una investigación que está llevando a cabo un equipo de científicos españoles en China. Están experimentando con la creación de quimeras de seres humanos con monos. Organismos creados en laboratorio con células de ambas especies. Hay barreras que no se deberían pasar. Pero está ocurriendo y éste programa de investigación ni es el único ni es el más avanzado de los programas biomédicos actuales sobre hibridación de humanos y animales.

El poder conseguido con medios culpables nunca se ejercitó en buenos propósitos.

Cornelio Tácito

Ética y Bioética en investigación y ciencia para ayudar a la humanidad. Eso nos dicen, mientras mueren de hambre en el mundo miles de seres humanos. En el ámbito de la medicina, en los últimos años, no se ha avanzado en sanar, ni siquiera en curar de verdad, pero sí mucho en paliar con muchos medicamentos. Eso sí, se permiten en el ámbito social que haya abuso de poder, tráfico de mujeres y de niños. Encontramos que los organismos oficiales abusan de su poder sobre cualquier ciudadano. Se promueven adicciones que alteran la conciencia y la esencia de la gente. Permiten que haya niños condenados a abusos y maltrato de todo tipo. Y mientas todo esto ocurre, algunas entidades entre ellas religiosas, promueven investigaciones de ensayos con animales y humanos que dicen que tienen como objetivo ayudar a la humanidad. 


Ética y Bioética: ¿cambio de paradigma?

Si alguien les quiere creer, estupendo. Yo no solamente no les creo, lo cuestiono y reflexiono sobre ello. Y constato que estamos siendo protagonistas de un cambio de paradigma, de paradigma social. Y siempre los grandes poderes fácticos controlando y vendiendo al mundo la idea de que lo están ayudando. Esta megalomanía de un poder absolutista y paranoico que, con complejo de Dios, está haciendo un proyecto universal para cambiar la realidad natural. Y así, crear una nueva sociedad donde la deshumanización, el control y la utilización del proceso natural favorecerá un mundo de “fantasía” y cargado de maldad.

Somos cobayas humanas para el proyecto mundial. Somos seres fáciles de manipular. Van a cambiar las consignas, los principios, la moral. Y tampoco es que me abrume porque siempre ha sido así. Nos llevan por dónde quieren. Nos convencen, someten, confunden, enfrentan y consiguen con distintos intereses crear “brujas” como chivos expiatorios, para que el resto de personas teman ser quemados y sepan que es mejor aliarse y creer en el poder que posicionarse contra él. Luego, a los obedientes y sometidos, les hacen amigos del poder y les dan aparente autoridad si no real. Se la dan moral y les hacen sentir que ellos son los sensatos, los buenos y responsables, los que respetan las normas de los falaces dogmas que el poder ha creado. Y en ese momento se hacen cómplices propiciatorios, inconscientes y alienados.

No nos engañemos, la humanidad en general, siempre ha sido cómplice del poder. La mayoría de individuos son obedientes y sumisos. Otros pocos, lacayos corruptos de ese poder y finalmente una minoría que cuestionamos desde el sentir interior lo que es injusto, lo que está mal porque daña, abusa, invade y porque en un utópico pero ferviente deseo, yo diría que pueril, aún seguimos pensando que los que tienen poder debieran desarrollar, como principio esencial, el amor universal y no el ansia de control hacia la humanidad. 

Sin embargo, siempre ha sido igual. Vamos a tener que aceptar que en el proceso  hacia el proyecto de esta Nueva Normalidad, del cambio de sociedad que están queriendo crear, se quedarán en el camino muchas vidas. Sufrirán muchos vulnerables pero no de forma más terrible que lo que ha ocurrido a lo largo de la historia. La diferencia es que ahora se incorpora la investigación biomédica y el desarrollo tecnológico para que los nuevos dogmas modifiquen la Ética natural y la conciencia emocional y vivamos una vida mucho más artificial y ficticia. Y cada vez haya más productividad, menos conciencia y mucha menos moral. Ética y Biotética: ¿está cambiando el mundo?

Todos deseamos un estado social mejor. Pero la sociedad no podrá mejorarse mientras no se efectúen dos grandes tareas. Si no se establece la paz sobre bases firmes, y si no se modifican profundamente las obsesiones dominantes con respecto al dinero y al poder, no hay ninguna esperanza de que pueda realizarse transformación deseable alguna.

Aldous Huxley

Tags from the story
More from Ana María Álvarez Sánchez
EL MALTRATO INFANTIL MÁS ALLÁ DE LA REALIDAD
La cosificación y el desprecio de la infancia a lo largo de...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.