ERRORES HABITUALES EN LA COCINA

El ajetreado ritmo de vida que nos exige la familia o el trabajo a veces impide que reparemos en los pequeños detalles. Ser apresados por la rutina puede costarnos algunos problemas psicológicos, o trastornos, como la ansiedad o la apatía. Nuestro cuerpo puede resentirse por las consecuencias que acarrea no descansar debidamente ni nutrirse de manera equilibrada.

En nuestro hogar también podemos cometer fallos, como obviar la seguridad alimentaria, algo muy necesario para afrontar el día con energía y positividad. La falta de higiene y prudencia conlleva la presencia de bacterias y virus en nuestro cuerpo: la cocina es un claro ejemplo de ello. Desde It-Magazine queremos concienciar a nuestros lectores de cómo una pequeña costumbre puede marcar la diferencia entre algo peligroso o algo beneficioso.


Limpieza básica: revisarlo cada semana

Los trapos de la cocina son un gran aliado, pero pueden convertirse en propagadores bacterianos. Esto es debido a que se utilizan indistintamente para secar tanto utensilios como las manos, o suelen acomodarse cerca del pelo al colocarlos encima del hombro. Lo ideal es usar un trapo para cada acción, y lavarlos regularmente.

La cocina puede ser letal
La cocina puede ser letal

Las tablas de cocina también se utilizan indebidamente. Sean de plástico o de madera, sobre ellas se corta indistintamente cualquier cosa. Los expertos aconsejan emplear las tablas de plástico para trabajar el pescado o la carne, ya que impiden la proliferación de bacterias. Por el contrario, las de madera son idóneas para cortar el queso, las verduras o la fruta.

Los estropajos y esponjas de cocina también requieren de atención. Aunque el lavavajillas sea el rey de la limpieza, a veces fregamos a mano algún plato o vaso puntual. El contacto de la esponja con restos de comida provoca que, progresivamente, vaya pudriéndose la basura entre los estropajos. Lo más acertado es sustituir la esponja una vez por semana y lavarla cada día.


Los alimentos también pueden intoxicarnos

La comida es muy importante, y no debemos descuidarla ni siquiera cuando se encuentra congelada. Se comete el error de descongelarla debajo del grifo o al sol. La temperatura ambiente no es una buena opción para ello. Siempre que se pueda debe hacerse traspasando el alimento del congelador al frigorífico, ya que evitará intoxicaciones alimentarias aunque sea un proceso que requiera de más tiempo.

Las sobras a veces pueden ser las responsables de una enfermedad. Siempre se recomienda guardarlas en frío, y no dejarlo a temperatura ambiente más de dos horas. No hay que apurarse en desecharlos si vemos que tiene un olor o color extraño. Resulta complicado calcular la cantidad de comida que debe cocinarse, pero cuando sobran raciones no hay que olvidarse de ellas ni descuidarlas.

Por último: los filetes de carne o trozos de pescado no necesitan ser lavados antes de cocinarlos. Al hacer eso, eliminamos los nutrientes necesarios y esparcimos por las mesas, encimeras y fogones los microorganismos no benignos que contenga el animal. La única solución es cocinar la carne a temperatura adecuada, durante el tiempo necesario.

¿Y tú? ¿Qué otras advertencias compartirías para cuidar nuestra salud?

More from Redacción It-Magazine

12 de octubre: el Pilar y el día de la Hispanidad

Cuentan unas sagradas escrituras del siglo XII-XIII que el 2 de enero...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.