EMPATÍA CON LAS ÉLITES QUE GOBIERNAN EN LA SOMBRA

A estas alturas de la película todos sabemos (o intuimos) que existen unas pocas familias ocultas que gobiernan a toda la Humanidad llamadas élites. Nadie las conoce realmente porque se cuidan muy mucho de mostrarse al público ya que les va la vida en ello. Si la masa humana las identificase sería el fin de estas élites y eso no lo pueden permitir, como es obvio.

Todo es cuestión de supervivencia. Nosotros, el resto de la Humanidad (el 99% de la población), buscamos la manera de vivir lo más felices que podemos dentro de un sistema que nos ha sido impuesto desde que nacemos, y las élites que he mencionado, a su vez, buscan la manera de mantener su status y no desaparecer para siempre ante una marabunta de seres humanos que lleva miles de años dormida y que ahora empieza a despertar.

¿Cómo piensan las élites?

El despertar inminente de la Humanidad es una amenaza muy grave para estas élites y ellas lo saben porque conocen a la perfección lo que piensa y siente la masa a la que han gobernado con puño de acero durante milenios, me atrevo a apostar. Por eso están apretando los grilletes del miedo que mantiene esclava a la Humanidad a niveles ya insostenibles. Por muy irónico que parezca, las élites tienen miedo y utilizan el miedo para defenderse.

Debemos entender que la forma de vida de las élites dista mucho de la del resto de la Humanidad. Ellos tienen una idiosincrasia propia debida al contexto en el que viven y han vivido durante siglos, y a sus tradiciones tan incomprensibles y lejanas para nosotros, los que ellos llaman “ganado”, que nos pueden parecer poco éticas e incluso abominables. Las élites piensan y sienten muy distinto a nosotros, ya que poseen todos y cada uno de los recursos del planeta y tienen la capacidad de crear de la nada, la herramienta de intercambio por excelencia de esta sociedad en decadencia: el dinero.

Existen dos tipos de élites

Partiendo de todo esto, cabe pensar que dentro de las élites existen seres con buenas intenciones con respecto a nosotros, teniendo en cuenta que su definición de “buenas intenciones” no es la misma que la nuestra, por supuesto. Ese sector de las élites tal vez desea cuidar a su “ganado” lo mejor posible, siempre y cuando esté bien controlado y cumpla con su cometido como tal para perpetuar el sistema que han creado y que les permite subsistir dentro del marco que ellos conocen de abundancia, poder y control absoluto.

Por otro lado, como es lógico, es probable que existan élites más radicales, cuya filosofía sea la de que para controlar con eficiencia al “ganado” es necesario evitar que se reproduzca en exceso. Si analizamos esto desde su perspectiva y somos empáticos con ese sector de las élites, tiene cierta lógica. Tenemos que pensar que, según su estructura mental y social, su supervivencia depende de que el “ganado” esté controlado. Evidentemente si el número de elementos de este es muy elevado, el control se complica y eso puede llevar a que el sistema en el que estas élites viven se resquebraje y pueda derrumbarse completamente, algo nefasto para su supervivencia.

Conclusión

Las élites saben que el “ganado” está adquiriendo consciencia y cada vez más “ovejas” están descubriendo que el sistema que estas élites han creado para nosotros es una auténtica falacia (siempre desde nuestra perspectiva como “ganado”, claro está. Para ellos esta mentira es necesaria para su supervivencia, como ya he explicado). Por ello las élites están apretando el yugo del miedo con mucha fuerza porque está en juego su dominio e incluso su propia supervivencia.

Esta guerra entre los de arriba y los de abajo que lleva demasiado tiempo teniendo lugar está llegando a su fin. Y los derrotados lo saben y están sacando sus más afiladas y punzantes uñas, las últimas que les quedan. Los victoriosos han de resistir estas duras envestidas para que un nuevo mundo lleno de luz surja.


Tags from the story
More from Óscar Gavilán

POEMA: “CICLO”

El ciclo se repite punto por punto, parte por parte el ciclo...
Read More

1 Comment

  • Buenos días.

    Dice usted que «todos sabemos (o intuimos) que existen unas pocas familias ocultas que gobiernan a toda la Humanidad». Me gustaría saber cómo, si tan ocultas se encuentran estas «familias», es posible que todos sepamos o intuyamos que existen y, en ese caso, por qué habla usted de que nadie las conoce realmente. Más bien parecería que todos las conocemos, a la luz de sus palabras. ¿Cómo sabe, usted en particular, que existen esas élites? Dice además que tienen una «idiosincrasia propia» y que sus tradiciones son «incomprensibles y lejanas para nosotros». Dice que nos llaman «ganado». ¿Cómo exactamente ha descubierto usted esto?

    Dice usted además que hay «una marabunta de seres humanos que lleva miles de años dormida y que ahora empieza a despertar», y que ese despertar es «inminente». ¿En qué consiste ese despertar y cómo tiene lugar su inminente comienzo?

    Dice también que las élites conocen perfectamente «lo que piensa o siente la masa». ¿Me podría usted aclarar qué es «la masa» y cómo puede pensar y sentir?

    Según sus palabras, las élites han creado un sistema, pero ese sistema es una «falacia». Falacia es un predicado que se aplica a argumentos: ¿me podría usted explicar como una cuestión de hecho puede ser una falacia? Parece haber un error categorial ahí. El sofá de mi casa no puede ser una falacia. Y si se refiere usted a que el sistema constituye un engaño, ¿me podría decir exactamente en qué consiste ese engaño? Y más en general, ¿me podría usted aclarar qué es ese «sistema»?

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.