EL REGRESO DE LOS DISCOS DE VINILO

En pleno siglo XXI, época de revolución tecnológica que nos ha conquistado en todos los ámbitos de nuestra vida, ha cambiado nuestro modo de aprender y enseñar a varias generaciones. Los conocimientos se adquirían a base de memorizar las lecciones. Tomábamos buena nota en nuestras libretas de cada una de las explicaciones pronunciadas por nuestros docentes sin levantar nuestra vista del papel y del pupitre. Actualmente además de conceptos, se enseñan procedimientos prácticos y actitudes. Lo que se llama “educar en competencias”. Intentando llevar a la práctica la misma teoría que nuestros profesores tratan que memoricemos.

Por otro lado a golpe de click y con ayuda de una recién descubierta tecnología, podemos obtener información en segundos acerca de cualquier cuestión sobre la que tengamos dudas. O incluso ampliar y compartir conocimientos que los libros de textos no llegan o quedan incompletos. Hoy en día a través de internet tenemos información al instante sobre cualquier tema de nuestro interés. Incluso sobre cualquier hecho o noticia que pueda estar sucediendo en el lugar más recóndito del planeta.

No hay duda que la ciencia avanza a una velocidad prodigiosa. Esto hace desaparecer enseñanzas y valores transmitidos por generaciones atrás, dando paso a otras nuevas y renovadas a través de esta revolucionaria tecnología. Yo me pregunto si será positivo o no. O por el contrario la revolución tecnológica que vivimos en la actualidad tiene una parte turbia y negativa que deberíamos controlar y moderar.


¿Por qué vuelven los vinilos?

Aquí entra en escena la nostalgia por tiempos pasados, por tradiciones olvidadas en un cajón que han desaparecido con nuestros abuelos. Estilos de música ya obsoletos que han dado paso a otros con forma de ritmos latinos. Ha cambiado hasta la manera de escuchar la música. Me refiero al recién nacido Spotify que reside en el mundo online.

Dentro de este mundo digital últimamente aunque tímidamente, parece que empiezan a emerger de nuevo modas del pasado. Hablo del apreciado vinilo que era un formato analógico para almacenar la música que estaba hecho con un tipo de plástico denominado policloruro de vinilo -de ahí su nombre-. Hay muchas teorías respecto a por qué vuelve el vinilo. Se dice que es por el anhelo de coleccionar, por la calidad de su sonido. O también por volver a tener nuestra música guardada en un formato físico que nos da la sensación que es más nuestra y mucho más personal. Por un lado el mundo digital nos permite almacenar en la famosa nube: música, fotografías, documentos o trabajos realizados donde no nos hace falta un papel y un cajón archivador para conservarlos. Recuerdos intangibles que parecen prestados porque no se pueden tocar, solo mirar.

A veces me pregunto si quizás algunas cosas no deberían cambiar y tendríamos que protegernos del feroz avance de la tecnología. Los seres humanos estamos hechos de recuerdos y sensaciones. Los sentimientos y vivencias son necesarios conservarlos en nuestra memoria. Esos recuerdos tangibles que no nos ayuden a olvidar nuestra esencia. Es un tema a debatir en el interior de cada uno de nosotros… Os invito a que reflexionéis.


Tags from the story
, ,
More from Cristina Gómez Rodríguez
¿TENEMOS MIEDO A ENVEJECER?
Definición de la RAE sobre la vejez: cualidad de viejo, edad senil,...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.