EL RAPTO DE UN INOCENTE

el rapto de un inocente

Si hay algún sentimiento aterrador para una madre es el que puede surgirle al pensar que les pueda pasar algo a sus hijos. Los hijos son nuestra esencia biológica, emocional, consanguínea. Son parte vertebral y evolutiva de la estructura familiar. Necesitan sentir nuestro vínculo de pertenencia, necesitan identidad, protección y cuidado. 

Si alguien ataca o daña a alguno de los hijos, se activan en la familia, en la madre o en el padre, todas las alarmas. Sale el instinto de protección y aparece la rabia como emoción defensiva. 

Sin embargo, cuando la rabia defensiva se reprime bien por miedo, o por la confusión de un shock emocional ante el ataque, desaparece la capacidad defensiva y aparece la sumisión, la abnegación y el sufrimiento. 

El Estado: la manipulación de inocentes

Actualmente en España se están produciendo atentados al vínculo familiar por parte del Estado. Sí, resulta difícil creerlo, pero está pasando. Una maniobra orquestada desde el poder con intereses espurios. Los niños parece que son rentables para determinadas empresas. 

Así, se están quitando hijos a muchas madres y los está tutelando el Estado. En muchas ocasiones, las familias llegan a perder el contacto total con sus hijos. Se está produciendo un daño profundo e injustificable hacia los niños y hacia las familias. 

Se está favoreciendo legalmente que funcionarios de Servicios Sociales, dedicados a la infancia, tengan potestad para decidir si las madres y los padres son o no aptos para criar, atender, cuidar y educar a su prole. 

Desde estas premisas arbitrarias, la Administración está abusando de su poder. Y busca hijos de familias vulnerables en lo personal, en lo económico o en lo social. La autoridad que confiere la institución hace que las familias obedezcan los criterios que les transmiten los técnicos y que, presas del miedo, se sometan. 

El sometimiento alimenta la posición de poder y la recrudece. Así, cuanto más miedo, más abnegación y más abuso por parte del Sistema. La familia entra en shock y en lugar de exigir sus derechos, suplican comprensión y ruegan: “devuélvanme a mi hijo, por favor “. 

Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños

Khalil Gibran

No hay escena más terrible que ver la angustia desesperada de la súplica. Y ver como el que abusa de su posición desprecia a quien la utiliza y crece en su displicencia. 

Sin embargo todos entendemos, con un mínimo de sentido común y sensibilidad, que si no hay motivos constatables de que unos hijos estén siendo abandonados, maltratados, abusados o en situaciones de precariedad real, nadie, absolutamente nadie, podría otorgarse el derecho de controlar, decidir o atacar el seno familiar. 

Aun así si alguien, sea cual sea su posición de autoridad, lo hace sin garantías procesales, comete un grave delito y está atacando la integridad y atentando contra los derechos fundamentales de esas personas, de esos niños y de esos padres.

Entonces queda claro que quién lo esté haciendo es responsable de generar tensión, miedo y someter a alteración emocional y confusión traumática a niños, padres y familiares. Y por tanto, el sufrimiento derivado de su actuación y los desequilibrios psicológicos o enfermedades generadas por este motivo serán también su responsabilidad. 

Si además, utilizando la potestad que confiere el poder del puesto que tiene, no está siendo ético ni respetando los principios profesionales y tampoco está utilizando adecuadamente los métodos para atender las necesidades de una familia, está cometiendo negligencia y mala praxis. 

Servicios sociales, el rapto de inocentes

Podemos decir que en estos momentos, estamos viviendo una barbarie: la actuación de los Servicios Sociales está manchada de sangre emocional inocente, derramada por su irresponsabilidad, su inoperancia, y su abuso.

Como profesional de la psicología tengo unos deberes éticos y unos deberes profesionales. Además de la obligación moral de denunciar esta realidad. 

Por otro lado, nuestro compromiso profesional se fundamenta en atender bien y saber atender con criterio profesional, respeto y honestidad a las personas. La finalidad está dirigida a hacerles sentir mejor y configurar un estado de bienestar, apoyándoles en su situación vital. 

Cualquier profesional  sensato debe proteger la esencia infantil pues que es una barbarie romper, sin garantías, sin motivos contrastados, los vínculos familiares y dejar a los niños sin apoyo, sin ayudas, abandonados y afectados. Sin ni siquiera escuchar sus necesidades y sus deseos reales. 

Los responsables de atender a personas vulnerables deben proteger la indefensión de los niños y si no lo hacen están cometiendo un acto perverso en toda regla.

Yo, sinceramente, pienso que al final el dolor generado a los demás termina siendo revertido en esta vida puesto que el sometimiento al que han conducido al vulnerable, dañando sin conciencia y sin escrúpulos, es posible que esclavice a quien lo generó. 

Es el momento de cambiar, el momento de avisar a quienes lo están haciendo. Que revisen y cuestionen su actuación, que se planteen por qué hay tantos padres, tantas familias clamando por sus hijos y tantos niños sin referencias llorando por volver a casa con los suyos.

Finalmente está empezando a saberse, está empezando a activarse una  conciencia social y una justicia moral para enfocar a la sombra. Quien siga agazapado, en lugar de reflejado ante esta denuncia expresa, terminará acogotado en su propio sufrimiento. 

Y allí, en ese lugar y en ese momento, se acordará que el dolor que está sintiendo nunca será demasiado, comparado con el que ha generado el rapto de un inocente y dejarle estremecerse sin  apoyos, sin ayudas, sin sensatez, sin afecto… Sin comprensión ni atención. Y entonces, esa será, para siempre, la más dura reflexión.


Tags from the story
, ,
More from Ana María Álvarez Sánchez
LA MISIÓN DE LA EDUCACIÓN ESCOLAR
La educación escolar debería estar basada en la atención afectiva y en...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.