EL PODER DE LA MAGIA Y LA FASCINACIÓN

Andaba yo hoy un poco despistada delante del ordenador y mirando como la pantalla totalmente en blanco, me abducía poco a poco sin saber cómo escaparme de ella, cuando en un despiste del portátil he girado la cabeza y he visto un libro que me ha dejado sorprendida. Rápidamente lo he cogido de la estantería y lo reconozco, he buscado la solución para rellenar mi pantalla blanca de letras. El libro es ni más ni menos, que un manual “mágico” para conocer cómo en la antigüedad se preparaban pócimas, recetas y talismanes para conseguir lo que uno se proponía o simplemente le apetecía. Lo que decía yo: la solución a mi problema.

Empieza hablando de la magia como una “ciencia vieja como el mundo”. Y que el hombre ha utilizado para dominar las fuerzas de la naturaleza y así le ha ido, a la naturaleza claro. Continúa definiendo las diferentes prácticas que se realizan en esta “ciencia”, por ejemplo: el hechizo. Lo define como una operación mágica genérica destinada a producir un entusiasmo fascinante. Yo sí que estoy fascinada con este libro. Todavía no sé de dónde ha podido salir pero continúo porque me tiene loca. También habla de talismanes, amuletos y de fascinaciones. 

Leo que es una “fascinación” según este manual. Dice: “es el poder que algunos ejercitan por medio de los ojos en el prójimo, hasta el punto de someterlo a la propia voluntad”. Después de leer esto no pienso mirar a nadie a los ojos. No vaya a ser que me quede fascinada y no sepa cómo volver a la realidad. Aunque tal y como están las cosas no se qué es mejor, si estar fascinada y vivir en yupilandia o ver las cosas tal y como son. Me quedo con la fascinación.

Otra cosa que me ha dejado sin palabras, y eso que las necesito para rellenar la pantalla en blanco del ordenador, es la siguiente: “no hay que precipitarse en recurrir a la magia cuando aparezca la primera dificultad. Hay que permitir que las circunstancias se expliquen por sí mismas”. Un zasca en toda regla. Yo que creía que podía solucionar mi despiste con este libro, resulta que tengo que dejar que la cosa fluya. «Be water, my friend” que decía Bruce Lee. 

En fin. Voy a coger aire que he leído en el manual que “la respiración está ligada al concepto mismo de la vida”. En otras palabras, que si no respiras te mueres. Menos mal que lo he leído y voy a ver cómo se me da hacer un ejercicio de relajación que aconseja el libro para establecer un control de la mente sobre el cuerpo y a la vez un control del cuerpo a través de la mente. Esto me parece interesante. Hay que sentarse tranquilamente, mantener el busto erguido inspirando profunda y lentamente, espirar siempre por la nariz manteniendo un ritmo lento y continuo. Después de unos minutos realizando este ejercicio el autor de este manual asegura que el estrés desaparece y se siente una sensación agradable y de tranquilidad.

Pues nada, voy a seguir los pasos para la relajación. Todo sea que me quede dormida y no pueda ir a echar la primitiva. A ver si esta semana tenemos más suerte, porque lo de la magia creo que para las apuestas del Estado no funciona, ni con amuletos, talismanes o sortilegios. Lo único que tal vez vaya bien sea la fascinación, pero no sé yo si funcionará con una máquina. Por si acaso voy a probar.


Tags from the story
, ,
More from Susana Vázquez
HOY EN DÍA NADA ES LO QUE PARECE
El otro día, al volver de mi caminata diaria, entré en un...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.