EL PERIODISTA ESTÁ DONDE ESTÁ LA NOTICIA

Cuando el Covid-19 estalló en España, Belén Sánchez García, periodista deportiva del grupo Atresmedia, se encontraba en Liverpool, cubriendo sin saberlo el último partido antes del confinamiento. Aquel día se jugó la vuelta de los octavos de final de la Champions League, donde se enfrentaron Atlético de Madrid y Liverpool en un partido envuelto en polémicas extradeportivas. Mientras en la capital se arrasó en los supermercados por el pánico que causó la situación, 3.000 aficionados colchoneros viajaron a Inglaterra para acudir al encuentro que allí se disputaba.


¿De qué manera cree que ha cambiado la prensa deportiva por el Covid-19?

La prensa deportiva digamos que es un poco más cercana y eso cambia totalmente. La rutina de la cercanía que había, el poder estar en el campo, te obliga a cambiar el chip, buscar cómo hacer entrevistas, ya sea vía Zoom, Instagram, en la distancia o la cercanía. Tener a la persona es siempre mucho más cercano y fácil, ya que tienes la oportunidad de sacar más de ese protagonista. A través de una pantalla es más complicado y eso modifica todas las rutinas. Te tienes que adaptar e intentar buscar esa imagen del día, aunque sea desde la lejanía que supone esta situación.


Tras la falta de eventos deportivos durante el confinamiento, ¿qué se hizo en la redacción tras la escasez del contenido deportivo?

Para empezar, se tuvo que recortar el tiempo del programa Jugones, y claro, hay que reubicar al personal. Yo por ejemplo estuve un tiempo haciendo apoyo a la Sección de Internacional, donde haya que echar una mano. En el caso de que te tocara en Deporte, siempre hay que buscar historias, si no hay ligas, pues tienes que ver qué están haciendo los futbolistas, tienes que intentar tener información de cómo están en sus casas o qué hacen diariamente.

Otra alternativa fue buscar historias alejadas del fútbol, donde han salido historias de superación, de personas que les ha pillado la pandemia en cualquier parte del mundo. Por ejemplo, personas que les tocó la situación haciendo la vuelta al mundo en un velero. Contactas con ellos, buscas la fuente, y eso ha sido súper interesante porque estos siete meses han sido salir un poco de la rutina. Vamos a buscar historias porque en el «abc» que tenemos del deporte ha desaparecido.


¿Cómo afecta al trabajo periodístico la falta de público en los estadios?

Afecta en todo. Nuestro trabajo como periodistas no es solo ver qué pasa con los jugadores o en los partidos, sino las historias, y éstas te las da la gente. No es solo la información diaria, intentamos buscar historias que contar, saber qué pasa con la gente, entonces yo creo que es una pena porque la afición es la base. Por ejemplo, la historia del aficionado que visita el estadio por primera vez, doña Margarita dejando el ramo en el córner todos los domingos… Por otra parte, al no haber público, es muy interesante escuchar a los jugadores gritar, el puro fútbol que antes era imposible, no obstante, pierdes todo lo demás, entonces yo creo que no compensa.


¿De qué forma cree que pueden estar alterando las medidas impuestas a la hora de conseguir las declaraciones de los protagonistas?

Al no poder estar con los protagonistas, pierdes la esencia del periodismo, es más frío y menos auténtico, pierdes la interacción. Ya no existe la imagen corporativa, es decir, el cómo se encuentra ese entrevistado cuando le realizas las preguntas. En las entrevistas presenciales tienes que estar a 2 metros con un monopie y con un tiempo muy limitado.

Las zonas mixtas han desaparecido y esto ha provocado que no puedas obtener las declaraciones inmediatas tras un partido, y los jugadores no te dan las mismas declaraciones al terminar el partido, que están en caliente, que dos días después. Además, al ser telemáticas la mayoría de las entrevistas, tienen un límite de tiempo para preguntar, y no tienes capacidad para interrumpir, entonces, el entrevistado se puede escapar de la pregunta y no obtener las declaraciones que buscabas o que podían ser más interesantes.


La pandemia ha provocado que las ruedas de prensa, en su mayoría, sean de forma telemática. ¿Cree que es un método que puede quedarse tras la normalización de la situación?

No debería quedarse, debido a que un periodista debe estar donde está la noticia, no en mi casa después del partido, así se pierde completamente la esencia. Yo necesito estar en el campo viendo qué pasa y necesito estar cerca de los protagonistas.


¿Está realizando viajes para cubrir los diferentes eventos deportivos?

No, de momento no, hay posibilidades, pero al final el viajar tiene que estar justificado, sobretodo en el caso de que sea una televisión sin derechos, ya que no tenemos acceso a los estadios, entonces no se va a viajar para ver a los jugadores bajar del autobús. Asimismo, tal y como está la situación, que la publicidad ha bajado, es mejor distribuir los gastos.


Estas últimas semanas se está hablando mucho de un posible nuevo confinamiento domiciliario. ¿Cree que si hay un nuevo confinamiento domiciliario se van a volver a paralizar las ligas y competiciones deportivas?

Depende de qué competición, yo creo que no pararía todo de manera tan radical. Aunque se confine, la Liga Santander no creo que parase, ya que ésta mueve mucho dinero entonces, teniendo cierta seguridad se puede. Al final para los jugadores es un trabajo y está todo bastante controlado entonces yo no creo que deba de parar.


Respecto a los deportistas de élite y, sobre todo, a los futbolistas, ¿qué piensa de que puedan acceder a las PCR tan fácilmente?

Esta polémica desde mi punto de vista es desinformación. Está claro que hay profesiones que las necesitan más que otras, pero la diferencia es que el fútbol tiene mucha notoriedad y está en primera línea, y las críticas en su mayoría van siempre a la primera línea. El fútbol y otros deportes es un trabajo de contacto en el que al final son muchas personas las que están en el campo, son gente que tiene contacto directo.

Se debería dar prioridades en el caso de que escaseen desde luego, y estoy segura de que las ha habido, pero al final son empresas privadas que generan tantísimo dinero y gastan sus ingresos de la forma que quieren gastarlo. Porque se critica por hacer esto a los clubes y no a otra empresa como un banco o a un grupo audiovisual como Atresmedia. La desinformación llega a generar opiniones que no son reales, y éste es un claro ejemplo.


¿Qué aprendizaje personal como periodista obtiene de esta situación?

Yo diría que la capacidad de adaptación y la coherencia. Si te preguntan hace diez meses qué harías si pasa una situación como ésta te quedarías en blanco, por ello creo que es importante la capacidad de adaptarse ante cualquier situación que se nos presente en la vida. La coherencia yo creo que es la base de todo, creo que debemos ser mucho más coherentes en la sociedad.


Tags from the story
More from Cristina Tubilla Guerrero
LA NUEVA CARA DE LOS PARQUES TEMÁTICOS
Disfrutar de los parques temáticos es lo más parecido a estar dentro...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.