EL PERFIL PSICOLÓGICO DEL PEDÓFILO

El pedófilo siente una afectividad alterada asociándola al deseo sexual. La pedofilia es un desorden psíquico de los afectos y el deseo sexual. Se siente una atracción irrefrenable hacia los niños. Una posible hipótesis es que el pedófilo proyecta en los niños su propia afectividad desviada, buscando cubrir sus carencias afectivas con niños de la misma edad en las que se produjeron esas carencias. El mecanismo por el que el pedófilo se siente atraído por los niños tiene que ver con sensaciones que ha ido integrando en su experiencia vital.

El despertar pedófilo surge en la etapa de la pubertad y la adolescencia, cuando el deseo sexual se activa en el ser humano. La persona pedófila conecta con sus propias sensaciones infantiles. Mezcla excitabilidad, sexo y afecto desajustado. También es fácil que el pedófilo haya tenido hermano/as, primo/as, vecino/as pequeñas o incluso bebés. Y que éstos hayan sido objeto de su deseo en la pubertad cuando él se sentía desatendido afectivamente. En estos casos, sentía excitabilidad nerviosa y sus hormonas estaban descontroladas. 

El pedófilo siente atracción por los niños

La atracción hacia niños/as puede estar determinada por la conexión de ese deseo de afecto, esa excitabilidad nerviosa y alteración hormonal asociada a un niño/a, un bebé. Una vez que el adolescente comienza a tener el desajuste psicoafectivo y sexual pedófilo se integra como parte de su personalidad. Y ya es un rasgo inamovible y determinante de su forma de sentir y experimentar su deseo sexual. Por tanto no es una enfermedad, es una forma de ser. Es un trastorno severo de la personalidad. Un cáncer psicoafectivo que se alimenta en espacios donde pueda tener acceso a nutrir su impulso sexual.  

La pederastia es la ejecución del deseo pedófilo. Cuando un pedófilo pasa a la acción se convierte en pederasta. Al actuar daña lo más profundo de la esencia infantil y juvenil, la aniquila.

Podríamos decir que la pedofilia es un rasgo mucho más común de lo que se piensa. De hecho en nuestra sociedad pasa desapercibido. Y es tolerada la publicidad utilizando perfiles de chicas o chicos jóvenes, incluso utilizando imágenes hipersexualizadas infantiles. Se bromea y se trivializa con que los hombres sientan atracción por jovencitas.

Perfiles suaves y reprimidos que controlan sus impulsos

Hay perfiles pedófilos suaves con afectación controlable y controlada por la conciencia y los principios que tenga integrados en su propia ética personal. Así, aunque les atraigan los niños/as o los púberes, sabrá desplazar su sentir hacia una sexualidad adulta y reprimirá esos impulsos, entendiéndolos como desajustados y negativos. Es probable que de forma consciente, rechace y deteste a los que realizan actos de pederastia.

Pero hay que tener cuidado con estos perfiles suaves porque todos son perfiles reprimidos y por tanto, cualquier situación que les desinhiba va a favorecer actos pederastas. Así, el consumo de drogas o alcohol o momentos de crisis y teniendo cerca o conviviendo con infantes o púberes, es cuando surge la desinhibición de su impulso y pueden pasar a la acción. Esto es lo que ocurre por ejemplo, en situaciones de abuso sexual intrafamiliar. O también en aquellos casos en que para mantener controlada su perversión sexual entran a formar parte de asociaciones religiosas, buscando inconscientemente la forma de controlar su pulsión.

Un padre que llega borracho y bebe unas copas de más, un abuelo que siente vacío afectivo, un tío que tiene una relación insatisfecha con su pareja, un sacerdote que está en continua relación con niños, todos ellos son susceptibles de activar mecanismos de pederastia. Una vez comienzan, potencian su deseo progresivamente y buscan la forma de saciar su adictivo desajuste psicosexual. 

Pederastas sociópatas: disfrutan y se excitan con el sufrimiento de los niños

Podemos encontrar en el otro extremo a los pedófilos sociópatas, todos ellos pederastas. Son aquellos que su perturbación psicosexual está asociada a un desajuste psíquico, a una psicopatía carente de escrúpulos, de sentimientos afectivos. Los pederastas son verdaderos maestros del engaño en su vida porque al carecer de sensibilidad emocional, empatía, sentimientos afectivos, emulan a la perfección el funcionamiento de las personas normalizadas. Son manipuladores con las emociones de los demás.

Suelen ser embaucadores. Pueden conseguir status de poder social elevado o trabajar en ámbitos donde puedan ostentar poder sobre los demás. Su seguridad personal está basada en ese poder. Y una vez que lo consiguen, es cuando tienen la posibilidad de utilizarlo contra los que tienen bajo su control.

En el caso de los pederastas sociópatas, disfrutan y se excitan sexualmente con la violencia y el sufrimiento de los niños/as. Se retroalimentan haciendo daño y compartiendo sus experiencias con otros pederastas, aumentando así su sed adictiva. Llegan a hacer atrocidades despiadadas descomunales que les refuerzan su desajustada perversión cada vez más.

El abuso sexual en grupo es típico de este perfil. También las películas snuff fueron las promotoras de esta retroalimentación. Actualmente las redes sociales han sido un campo de cultivo impresionante que ha favorecido el crecimiento y la potenciación de abusos sexuales a menores absolutamente grotescos, crueles, brutales y sanguinarios.  

Los pedófilos no tienen solución. La única emoción ante la que sucumben es el MIEDO. Si ellos sienten peligrar su vida, su status o seguridad, entonces se pueden reprimir. Pero si sienten que hay permisividad e impunidad, no hay forma de cambiar su desajuste mental. 

Ante las atrocidades tenemos que tomar partido. El silencio estimula al verdugo. 

Elie Wiesel

Tags from the story
More from Ana María Álvarez Sánchez
¿QUÉ ES UN TRAUMA?
Un trauma es un acontecimiento de carácter estresante, muy amenazante que genera...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.