EL MAGISTRADO LIBERTINO

El pasado 13 de julio el Consejo Supremo del Poder Judicial francés destituyó al magistrado Olivier B. por ofrecer a desconocidos en internet tener relaciones sexuales con su hija de 12 años. Ejercía en Dijon y anteriormente fue juez de menores, tiene 55 años y es padre de tres hijos. Se le imputa por un delito de iniciación no seguida de efectos a la comisión de un delito de carácter sexual contra menores. Dicho delito está castigado en el país vecino con siete años de prisión. Fue puesto en libertad condicional. Su esposa, también magistrada, aseguró no ser conocedora de los hechos.

La denuncia partió de la propia página web donde se publicó el anuncio. Esta plataforma facilita intercambios sexuales entre personas adultas con sus consentimientos. El juez subió la foto de su hija en traje de baño ofreciéndola a todo aquel que quisiera tener una relación sexual con ella. La policía investigó el origen de la cuenta llegando así al domicilio de estos dos magistrados.

Según los fiscales que presenciaron los registros efectuados en las oficinas y en el propio domicilio de la pareja, no se encontró material de pornografía infantil. Aunque la madre de la niña constaba en esa cuenta conjuntamente con su marido, fue apartada del caso. Su marido explicó que era el único autor de los mensajes proponiendo a la hija de la pareja. Curiosamente la magistrada “libertina” seguirá conservando la custodia y tutela de la niña.


El juez de menores ofrece a su propia hija

Los acontecimientos tuvieron lugar repetidamente entre octubre de 2019 y mayo de 2020. La Fiscalía inició la investigación gracias a la denuncia de la propia página web y la declaración de un policía infiltrado al que el juez le ofreció su hija para “juegos sexuales”. El magistrado conocido en los pasillos del Juzgado de Familia como alguien muy estricto en sus sentencias, facilitaba la tutela de los hijos a los Servicios Sociales sin atenerse a los discursos de los padres o familiares de esos niños. También lo conocían como el “juez libertino” ya que no lo ocultaba.

Para defenderse de las imputaciones como pedófilo, el juez aseguró que “solo era una fantasía”. Su abogado defensor lo describe como un hombre enfermo al que le afectó mucho un caso que llevó hace años: el de Pierre Bodein, sentenciado a cadena perpetua por tres asesinatos, dos violaciones y dos secuestros. Pierre Bodein alias Pierre le Fou (Pierre el loco) fue el primer condenado en Francia a cadena perpetua en 2007. A día de hoy sigue clamando su inocencia.

El juez Olivier B. compareció ante el Consejo Supremo del Poder Judicial y dijo que no se sentía “indigno de esta profesión”. Tenía la firma convicción de que “había sido útil y todavía podría serlo algún día”. Se dictaminó que el magistrado “había perdido toda legitimidad para hacer cumplir la Ley” y se le prohibe ejercer una actividad profesional en contacto con menores.


More from Indiscreta Mirada
LA MUERTE: ANGUSTIA Y AGONÍA EN DIRECTO
Terminó el período vacacional para muchas personas. Ahora toca revisar todas esas...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.