EL HOYO, EL PARECIDO NO ES COINCIDENCIA