EL HOYO, EL PARECIDO NO ES COINCIDENCIA

El Hoyo

Un escenario, una mesa llena de comida y una metáfora. Eso fue lo único que hizo falta para crear la película de El Hoyo. Para algunos grandiosa, para otros extraña pero no creo que para nadie haya sido una película indiferente.

Niveles. Muchos niveles. Dos personas en cada nivel. Una sola mesa de comida. Con mucha comida. Primorosamente preparada. Esta comida viaja todos los días desde el primer nivel hasta el último. Parece fácil pero puede convertirse en toda una lucha de supervivencia

La crítica social y política es clara pero Galder Gaztelu-Urrutia lo hace de forma magistral, novedosa y original. Es sobrecogedor cómo la lucha de clases marcada completamente por el capitalismo se asemeja tantísimo a la realidad que vivimos.

Leyendo algunas críticas veo comentarios que dicen que se trata de una película salvaje, excesiva, desmesurada… bien, nada mas lejos de la realidad. Un paralelismo de nuestra sociedad sin censura, donde sobrevive el mas fuerte, un mundo sin empatía, gobernado por el egoísmo, un mundo en el que para subir hay que pisar al de abajo cueste lo que cueste, en el que cuando estás arriba tienes que coger todo lo que puedas por si en algún momento te ves obligado a bajar. Y en El Hoyo bajan, vaya si bajan (cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia).

El Hoyo, tanto monta, monta tanto

Queda claro que no son los de arriba mejores que los de abajo ni viceversa. Si los de abajo estuvieran en el lugar de los de arriba serían exactamente iguales. E incluso cuando pensamos que no se puede estar mas abajo en la sociedad siempre hay alguien por debajo de nosotros. Todo lo  que muestra es una realidad muy triste, pero El Hoyo no es solo una película, es el mundo en el que vivimos.

Resulta espeluznante ver este thriller en la situación que nos encontramos, el miedo de vernos con la realidad cara a cara nos acecha en cada escena detrás del televisor, cuando el espectador empieza a ser consciente de las similitudes con su vida no sabe si la película le encanta o la odia.

Después de ver El Hoyo te quedas mirando la tele apagada un rato, pensando en problemas existenciales. Mas tarde te levantas del sofá y se te olvida lo que has visto. O quizá no, quizá esté en tus manos cambiar el mundo.

Tags from the story
More from Irene P. Da Silva

MI PERRO ME HABLA

Las personas se dividen en dos grupos: las que creen que estoy...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.