EL HÁBITO DE LA LECTURA EN LA ERA DIGITAL

Hay mucho material de toda índole en Internet al que podemos acceder para conocer los múltiples beneficios de la lectura. También en la red se pueden encontrar muchos estudios sobre las nuevas formas de comunicarnos en los entonos digitales. En este artículo voy a hablar de cómo repercuten estas herramientas y la tecnología en general en el consumo y las decisiones de los lectores.

En este mundo de las redes sociales y la mensajería nos comunicamos constantemente por escrito, leemos y escribimos cientos de mensajes al día. Esto es algo que muchos prestigiosos autores están estudiando, porque lógicamente, forma parte de nuestros hábitos naturales. Hoy en día, en gran parte del mundo nadie podría desarrollar su vida cotidiana sin Internet, una computadora o un teléfono móvil. Sobre esto ya he venido hablando en varios artículos en este medio.

Además es sabido cómo nos estamos adaptando a someter nuestro cerebro a este tipo de hábitos contantes de lecto-comprensión tan vertiginosa y acelerada. A la exposición e invasión de comunicación audiovisual de la publicidad que permanentemente ataca a nuestros sentidos. Nuestro cerebro se ve bombardeado de forma incesante por información que debe procesar rápidamente provocando que nuestra atención vaya de un lado al otro, ocasionando que no nos podamos enfocar, causándonos saturación, cansancio y ansiedad.

La lectura: concentración y comunicación

Ahora si uno habla de lectura, creo que automáticamente pensamos en el relajante habito de ponerse a leer un libro que nos gusta, o encontrar un momento de calma para leer esta revista por ejemplo. Pero lo cierto es que siempre estamos leyendo y absorbiendo información inconscientemente. Esto genera que dejemos de lado la lectura por cansancio o porque enfocarse y poner atención es una actividad que requiere esfuerzo. Es una tarea que cada vez cuesta más. Y aunque existen nuevas formas de lectura, como audio libros (que no sería leer, sino escuchar), libros digitales o ebooks, si no nos podemos concentrar, no podremos leer bien.

Todos sabemos que la escritura cambió el destino de la humanidad. Desde hace tres generaciones se nos viene insistiendo en la idea de la importancia de la educación y de poder leer, ya que la lectura es el principal input de ingreso de información en la educación. Y esto es tan importante que cuando vemos malos resultados al respecto en las pruebas PISA, nos alarmamos por la educación, la formación y preparación de las nuevas generaciones que se van a hacer cargo del mundo. Leer es concentrarse. Abstraer y transformar un conjunto de símbolos en significado y darles un sentido. Leer es comunicarse y si no se inculca este buen hábito corremos peligro.

Quizás diciendo esto no quedo bien con el público joven, pero lo voy a decir porque debo ser honesto con el lector. Yo siempre sostuve la premisa de más libros por videojuegos, más allá de que esté al tanto de los estudios de neurociencia que estudian los beneficios y la repercusión en la fisionomía del cerebro de la practica de ser “gamer”. Pero es una postura, y cada quien puede tomar la suya. Como dije antes, hay muchos estudios sobre la repercusión neurológica de quienes manejan personajes a control remoto en una consola o en un ordenador. Hoy está bien vista la profesión de ser “gamer” y hasta se hacen torneos de los “e-sports”.

Leer…momento de paz y silencio con uno mismo

Pienso que hoy la educación tiene el desafío de conseguir que los niños se involucren con la lectura. No tenemos que esperar sucesos como Harry Potter, el Señor de los Anillos o cosas por el estilo para que los más chicos se estimulen a leer. Y pienso así porque estudiando en la universidad y participando en diferentes foros de ciencias sociales, noto que hay gente que no les gusta leer. No les interesa la lectura y estudian solo con resúmenes muy acotados.

Esto creo que es preocupante, es decir, si uno tiene que contrarrestar teorías complejas, con un resumen que hizo un tercero, que solo sirve como apuntes de conceptos vagos, no creo que sirva de mucho. Hay gente que obtuvo su grado de sociología estudiando así, sin leer demasiado. La clase de profesionales que tendremos, se podrán imaginar.

Desde lo personal, para mí no hay nada mejor que toparme con un buen libro o ir a comprar el último trabajo de ese autor que me gusta. Yo nunca vi la lectura como algo que te sirve para elevarte. Ni muchos menos crecí en un ámbito donde la lectura tenga algún prejuicio como ser un hábito de noños o ese tipo de cosas que dicen los niños. De adulto me he dado cuenta de las ventajas de ser un lector asiduo en la universidad, no por las calificaciones, si no por el hecho de que en menos tiempo (el recurso más escaso que existe), si uno está acostumbrado a leer, puede comprender los textos de la universidad con más facilidad y aprobar los exámenes.  

Siempre voy a recomendar la lectura sobre todas las cosas. Sentarse y encontrar un momento de silencio, paz y tranquilidad para uno. Sí lo pueden hacer, creo que eso vale como el oro hoy en día. A mí la lectura me ha traído mucha felicidad. He encontrado grandes historias, buenos consejos, mucha compañía y me ha permitido descubrir muchos puntos de vista que me han servido para expandir mis horizontes.

Esperemos recibir muchos comentarios de los lectores sobre cuánto les gusta leer y qué géneros. Me encantaría que pudieran compartirnos cómo es su vínculo con la lectura.


Tags from the story
More from Guillermo Coronel

OBRAS QUE REFLEJAN CÓMO LA TECNOLOGÍA SE NOS PONE EN CONTRA

Obras que vienen publicando diversos autores en los últimos tiempos acerca de...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.