EL ENTRENAMIENTO MÁS DURO

Hemos pasado de ser entrenadores a controladores sanitarios” denuncia Gabriel Zúñiga, instructor de Zumba y coordinador del área fisiodeportiva del gimnasio 9Fitness de Aranjuez. “Ahora el trabajo es mucho más difícil, cada 20 minutos tenemos que desinfectar, ventilar y cuidar las salas de entrenamiento“. Esta es la nueva forma de trabajo que predomina en los gimnasios de la ciudad para combatir al Covid-19. Se espera que los centros deportivos facturen un 53% menos que en 2019, generando pérdidas por un valor de 1.246 millones de euros.

El 9Fitness es uno de los más de 4.700 gimnasios españoles que se han adaptado a la nueva normalidad. En 2019 el ingreso anual de este sector llegó a 2.352 millones de euros, según la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas. Pero debido a la pandemia del coronavirus, se estima que estos centros tendrán pérdidas por valor de 1.246 millones de euros en 2020, haciendo que cada uno facture menos de un 53% que en el año anterior.

Para afrontar estas pérdidas, ayuntamientos como el de Aranjuez han diseñado un Plan de Recuperación que asciende a más de un millón de euros. Además, se bonificará en un 95% las nuevas construcciones y adaptaciones de los centros deportivos para garantizar la higiene, tal y como explica Juan Carlos Ramírez, portavoz del grupo municipal “Iniciativa por Aranjuez”.

Más medidas, más pérdidas

Las cadenas deportivas lo tienen fácil pero los pequeños gimnasios no tanto. “Actualmente obtenemos 45.000 euros en ingresos pero tenemos que destinar 25.000 exclusivamente a garantizar la seguridad de los usuarios y nuestros empleados”, comenta Rebeca Padilla, directora de Operaciones y Recursos Humanos del gimnasio Apolo.

Rebeca y su equipo han multiplicado esfuerzos para proteger a los 900 usuarios del Covid-19. “El personal de limpieza se turnaba semanalmente para higienizar el centro cuando finalizaban las actividades, ahora trabajan simultáneamente cada hora”, añade la directora de Operaciones. Con la reducción al 70% del aforo en centros deportivos, como establece el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, y la distancia interpersonal mínima de 1,5 metros, las salas de entrenamiento y clases colectivas se han vaciado.

Ese espacio lo ocupan las 50 nuevas mamparas, 8 puntos de higiene, papel higiénico, productos desinfectantes y medidores de temperatura. “Los 25.000 euros destinados a higiene están invertidos en elementos como las mamparas, para que los clientes puedan entrenar sin usar mascarilla, maximizando la calidad de entrenamiento dentro de las posibilidades”, asegura Rebeca.

ERTE: el actor secundario

Cobro 4.000 euros menos al año y he de sentirme afortunado” lamenta Antonio Torres, entrenador personal. El Expediente de Regulación Temporal de Empleo es el segundo protagonista de esta pandemia, pues ha sido foco de atención y quejas de todos los trabajadores españoles. El Decreto-Ley 30/2020 establece que el ERTE abona el 70% de la diferencia con respecto al sueldo en circunstancias normales. Sin embargo, llevado a la práctica, se ha visto que no es suficiente.

El primer mes recibí una ayudita de 49 euros cuando había obtenido 300 menos de salario”, ejemplifica Antonio. Las cifras no se corresponden con lo que asegura la normativa, lo que ha provocado multitud de protestas. Esos 49 euros representan menos de un cuarto del apoyo económico que debería haber percibido. “En ningún momento he visto reflejado en mi nómina esa ayuda del 70% que se prometía desde el Gobierno” sentencia el entrenador.

El Consejo de Ministros ha decidido prorrogar los ERTE hasta el 21 de enero para paliar los efectos económicos de la pandemia. Además, los trabajadores, como Antonio, ya no verán reducidos sus ingresos al 50% de la base reguladora transcurridos seis meses.

Las mascarillas en tela de juicio

La primera semana que volví al gimnasio tuve muchos problemas para no fatigarme, es muy difícil entrenar así“, explica Francisco Pedraja, usuario del Apolo. La obligatoriedad del uso de mascarillas al practicar deporte ha dificultado los entrenamientos, pero su buen uso ha permitido que los gimnasios sigan abiertos.

Solo el 0,28% de los casos de Covid-19 provienen de la realización de actividades deportivas, según los datos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad. “Haciendo las cosas bien no veo por qué pretenden cerrarnos el gimnasio otra vez”, expone preocupado Alonso Díaz, cliente del 9Fitness.

La salud mental de deportistas como Francisco y Alonso podría verse afectada si volviesen a cerrar los gimnasios. Es esto por lo que, aunque la mascarilla no sea el mejor aliado a la hora de realizar deporte, parece ser la única alternativa para poder seguir practicándolo por ahora. Los buenos resultados cosechados con su uso permiten que las personas se sigan preparando físicamente para el entrenamiento más duro: la pandemia.


Tags from the story
,
More from Adrián Grande Tizón

EL GESTO QUE DIO LA VUELTA AL MUNDO

El atleta madrileño, Diego Méntrida, recibió el premio honorífico en el campeonato...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.