EL ENEAGRAMA Y LOS ENEATIPOS DE PERSONALIDAD (II)

Ya hablamos en un artículo anterior sobre los eneatipos de personalidad y el eneagrama. Este es un método de la Escuela Gestalt para el autoconocimiento y el desarrollo personal. Se basa en una clasificación de la forma de ser, de las actitudes habituales que tiene el individuo para afrontar la vida. El eneagrama es una reelaboración de distintas clasificaciones históricas que vienen del  misticismo oriental y de la adaptación a la realidad occidental. El eneagrama hace una clasificación de 9 tipos de arquetipos de personalidad. Su propuesta se basa en la posibilidad que tenemos de poder regular y mejorar nuestra forma de actuar inadaptada o limitativa, conociendo nuestra forma de ser y trabajando en la dirección de superar nuestros condicionamientos de infancia.

La forma de ser de las personas se forja en la infancia, en los primeros seis años de vida. Los seres humanos nacen vulnerables y para cubrir la necesidad de supervivencia buscan ser atendidos y protegidos. En función de distintas circunstancias se van a desarrollar y potenciar actitudes con el fin de conseguir cubrir estas necesidades. Esas actitudes de supervivencia seguirán utilizándose a lo largo de la vida ya sean útiles o no, porque se establecieron como necesarias para la adaptación a la vida.


Eneatipos de personalidad

Los nueve eneatipos de personalidad se basan en una serie de patrones, actitudes, conductas, pulsiones y neurosis comunes. Todo eneatipo tiene un lado sano y un lado perjudicial. Cada persona se identifica con un eneatipo pero puede tener rasgos de más de uno. Su clasificación es la siguiente:

El perfeccionista

Las personas con este eneatipo son idealistas y siempre intentan mejorar las cosas. Creen estar en lo cierto. Nada es suficientemente bueno. Su afán perfeccionista hace que se potencie su ira ante la imperfección del mundo y también su culpa por no poder conseguir la perfección. Si su posición es sana y flexible pueden ser adaptativas, pero si su posición es extrema pueden resultar difíciles de tratar. Es un perfil de personalidad reprimido. Les cuesta expresar sentimientos tiernos y amables porque los ven como una debilidad.

Cuando potencian su lado sano son fiables y responsables. Se les puede pedir ayuda y son cumplidoras en sus compromisos. Son tradicionales y les gusta que las cosas se hagan como siempre se han hecho. Cuando potencian su lado menos sano presentan una actitud de disconformidad porque todo puede hacerse mejor. Se muestran amargadas y les cuesta expresar buen humor y hacer cosas divertidas.

El orgulloso

Las personas con este perfil de personalidad tienen una buena imagen de sí mismas. El amor es su ideal más elevado. Quieren ser amadas y necesarias. Cálidas y amables en el trato donde invierten mucha energía. Suelen ser extrovertidas y con conciencia social. Ayudar a los demás les hace sentirse bien. Son detallistas. Sin embargo el amor que dan no es altruista, buscan recibir lo mismo y si no lo consiguen se frustran y sienten que el mundo está en deuda con ellas. 

Pueden ser exigentes, mandonas y manipuladoras cuando no ven satisfecha la deuda. Al invertir tanto en dar, se desgastan, se agotan y se alteran emocionalmente. Cuando potencian su lado sano ponen amor en lo que hacen. Saben dar calor y apoyo. Además tienden a ayudar al que sufre. Les gusta ver felices a los que le rodean. Cuando potencian su lado menos sano pierden energía porque no conectan con sus propias necesidades y no saben pedir ayuda porque creen no necesitarla. Son orgullosas, no reconocen sus carencias e ignoran las críticas.

El vanidoso

Las personas con este perfil de personalidad invierten mucho esfuerzo para conseguir la aprobación de los demás. Sienten la necesidad de ser valoradas y apreciadas. Aunque parecen seguras depende de la validación de los que le rodean. Suelen ser trabajadoras, competentes y competitivas. Necesitan ser admiradas por sus logros. Estos están asociados al estándar cultural establecido como exitoso. Muy enfocadas en la búsqueda de objetivos por los que puedan ser valoradas. Temen íntimamente convertirse en perdedoras. Muy preocupadas por dar y tener una buena imagen con la que esconden la vergüenza a ser desenmascaradas. Suelen ser generosas y simpáticas. Un problema de este perfil es que confunde lo que es con lo que interpreta que es.

Cuando potencian su lado sano brillan con luz propia y son competentes en el logro de objetivos. Les apasionan las cosas difíciles de alcanzar que la gente valora. Son motivadoras con las personas con las que se organiza en torno a un objetivo. Cuando potencian su lado menos sano pueden ser frías y despiadadas en la búsqueda de sus objetivos. Son vanidosas y maquillan su apariencia constantemente.

El sensible

Las personas con este perfil de personalidad son complejas y altamente sensibles. Tienden a tener una mala imagen de sí mismas. Pueden llegar a sentirse superiores a los demás y tener éxito pero siempre tienen un sentimiento de falta o carencia. Sienten insatisfacción con su imagen. Tienen tendencia a sentirse especiales o diferentes pero con atribución positiva respecto a los demás. Esa diferencia la perciben como una cualidad y no como un defecto pero les puede hacer sentir un poco inadaptadas o fuera de lugar.

Suelen tener un poco de mal humor. Son intimistas y trabajan su mundo interior, mental y emocional, alejándose de los demás. Tendencia al gusto por lo artístico. En su sentir especial se orienta a la autoexpresión y a la auto-revelación. Perfil melancólico y ante la presión o sobrecarga, tendente a la depresión. En estas circunstancias tienen tendencia a esperar que las rescaten en lugar de buscar su propia superación.

Cuando potencian su lado sano resultan atractivas por su sensibilidad y forma peculiar y espontánea de ser. Tendencia a la empatía. Conectan con su mundo interior y buscan vivencias intensas. Cuando potencian su lado menos sano se dejan llevar por sus emociones interfiriendo en sus acciones. Tendencia a sentirse incomprendidas y que nadie valore su autenticidad. Se infravaloran porque idealizan lo que los demás tienen.

El observador

Las personas con este perfil son de personalidad introvertida y tímida. Tendencia a la discreción porque les cuesta enfrentarse a la vida. Suelen ser inteligentes, pensativas y estar metidas en su mundo de ideas. Son buenas en las cosas que les interesan. Pueden orientarse hacia lo científico o hacia lo artístico, incluso ambas cosas. Quieren conocer el mundo para tenerlo todo controlado y no sentirse vulnerables ante él. Tienen dificultad para cambiar sus creencias por lo que opina la mayoría. Dificultad para conectar y lidiar con sus emociones.

Pueden ser un poco excéntricas como defensa ante un mundo que les intimida y perciben como amenazante y exigente. Se sienten incapaces de enfrentarse a las exigencias y a las personas. Se abruman con facilidad. Les cuesta romper la barrera interpersonal pero si consiguen hacerlo, suelen ser leales y confiables.

Cuando potencian su lado sano son minuciosas y pacientes en el trabajo intelectual. Son objetivas y raramente se ven afectadas por sus sentimientos. Tranquilas y generosas en compartir sus pensamientos siempre que no les requiera mucho coste emocional. Les gusta la soledad y el silencio. Cuando potencian su lado menos sano no se implican emocionalmente con nada ni con nadie. Suelen tender a la mezquindad… ni piden, ni dan. Las demandas externas le desagradan y tienden a negarse.

El leal

Las personas con este perfil de personalidad tienden a estar atrapadas en el miedo y la ansiedad. Sienten que no encuentran nada firme a lo que aferrarse, por lo que tienden a percibir temor integrado y preocupación constante, viendo la vida desde lo que podría salir mal. Tienden a estar en activo preparadas para la resolución de problemas, careciendo de espontaneidad en su forma de comportarse.

Por este motivo suelen ser suspicaces y estar a la defensiva. Tendencia a la desconfianza y a la ambivalencia hasta que las personas les demuestran que pueden confiar en ellas. En ese momento manifiestan una lealtad férrea. Buscan permanentemente algo en lo que creer para afianzar su seguridad. Tienden a aferrarse a credos que tengan autoridad para ellos. Hay dos estilos de respuesta ante el miedo por parte de este eneatipo: o desarrollan fobia y tienden a ser afables y cooperativas o desarrollan contrafobia y tienden a ser desafiantes.

Cuando potencian su lado sano son afables y cercanas les gusta apoyarse en fuerzas superiores. Buscan la verdad y huyen de las apariencias. Dan prioridad a las necesidades del grupo e intentan que haya cohesión. Prevén dificultades y se adelantan a los problemas. Cuando potencian su lado menos sano están en tensión y alerta permanente y no confían en que las cosas salgan bien. Son desconfiadas de las intenciones de los demás. Tienden a la cobardía porque ven amenazas inexistentes y se sienten incapaces de afrontarlas.

El entusiasta

Las personas con este perfil de personalidad tienden a buscar en la vida lo emocionante y vivir experiencias distintas y variadas. Siempre ven un futuro cargado de posibilidades para disfrutar; de pensamiento rápido y llenas de energía. Extrovertidas, flexibles, con talento y altamente creativas. Lo que no existe, lo crean. Tienden a tener un espíritu emprendedor y entusiasta que contagia a los demás promoviendo motivación para la acción.

Les cuesta concentrarse en algo pero si lo consiguen y orientan bien su entusiasmo puede ser exitosas. Les cuesta mantener la energía en un solo proyecto y administrar su energía. Por eso comienzan con mucha energía y la pierden, tendiendo a abandonar el proyecto iniciado. Su objetivo esencial es la búsqueda de placer compulsivo no solo buscando nuevas experiencias sino huyendo de los problemas porque les cuesta resolverlos.

Tienden a tener una buena opinión de sí mismas y de sus talentos. Minimizan sus debilidades o defectos. Sienten que tienen derecho a las cosas que quieren y tienden a tener pocos sentimientos de culpa y basarse en valores hechos a medida. Se mueven para potenciar su libertad y su felicidad evitando el dolor.

Cuando potencian su lado sano son personas creativas y ágiles de mente para tener nuevas ideas. Son alegres y lo transmiten a los demás. Se emocionan con lo que viven y son capaces de adaptarse viendo la parte positiva y confiando en la vida. Disfrutan de la vida. Cuando potencian su lado menos sano huyen de las dificultades y las niegan impidiendo ver y analizar los problemas para resolverlos. Tienden a obsesionarse en convencer a los demás de lo que quieren. Son caprichosas en su proceder para su beneficio, tendiendo a moverse en función de sus deseos sin valorar costes.

El desafiador

Las personas con este perfil son de carácter duro, decidido, enérgico y tenaz. Les gustan las emociones intensas. Enfrentan las confrontaciones de frente. Son de instintos potentes y fuertes apetitos físicos que expresan sin sentir vergüenza. Rápidas para pasar a la acción. Tendencia a controlar a los demás para no dejarse controlar. Quieren ser autosuficientes y dueñas de su destino. Sienten la necesidad de ser económicamente independientes y les cuesta trabajar para otras personas. Presentan dificultades con la jerarquía lo que puede generarles problemas.

Tendencia a rechazar sentimientos tiernos y mostrarse amables. Menosprecian a las personas que manifiestan pena, impotencia o tristeza. Son propensas a la ira. Suelen tener problemas en las relaciones afectivas porque son despreciativas con las emociones que perciben desde la vulnerabilidad emocional porque la temen. Les cuesta mostrar su lado sentimental porque lo ven como una debilidad. Les es difícil crear vínculos de confianza pero si lo consiguen con alguien, son fieles defensores y protectores. También son defensores de la familia.

Cuando potencian su lado sano se enfrentan al fuerte para defender al que está en una situación de debilidad, no al que muestra actitudes victimistas. Reaccionan rápidamente para enfrentarse a desafíos. Son leales con sus propias reglas o normas y no con las que consideran inadecuadas. Tienen gran confianza en sí mismas y en su fuerza. Cuando potencian su lado menos sano pueden llegar a ser agresivas y utilizar la violencia. Pueden disfrutar abusando de los que perciben como débiles y no sienten remordimientos. Se muestran insensibles y brutales. Se aferran a la venganza, a la lujuria y a los excesos sin medida.

El pacificador

Las personas con este perfil de personalidad son conformistas, estables y confiadas. Sienten la necesidad de paz y armonía. Tienden a evitar cualquier tipo de conflicto tanto si son internos como externos. Son afables, tolerantes, bondadosas y se acomodan con facilidad. Tienden a ofrecer apoyo y a transigir para mantener la paz. Tienen un enfoque optimista de la vida y confían en que todo se resolverá. Les gusta estar conectadas con las personas y son sociables.

A veces para evitar el conflicto tienden a ser conservadoras y reacias a los cambios para que no se altere la comodidad. Una vez que llega el cambio son sumamente adaptativas. Suelen tener capacidades y aportaciones muy valiosas pero al tener una actitud modesta y adaptativa suelen ser poco consideradas por las demás personas. Sienten tristeza al ser despreciadas sus opiniones. Tienen tendencia a reprimir ira interna que en ocasiones, se exterioriza con actitudes temperamentales. Tienen un sentido difuso de su identidad y suelen mimetizarse con las de los demás. 

Cuando potencian su lado sano tienden a apoyar rápidamente a los demás en sus propósitos. Son serviciales, tranquilas y afables. Tienden a mediar y a pacificar entre las personas que tienen conflictos para que se lleven bien. Saben desconectar de los problemas y tienen facilidad para relajarse. Cuando potencian su lado menos sano son incapaces de llegar a la acción para lograr cambios útiles o efectivos. Como tienden a huir de conflictos y preocupaciones potencian su indolencia. La tendencia a olvidarse de sus propios intereses les refuerza la pereza. ¿Con qué tipo de personalidad te identificas? ¿Identificas a alguien con algún eneatipo?


Tags from the story
, ,
More from Ana María Álvarez Sánchez
LA PRUDENCIA: ESENCIA DE LA FELICIDAD
No hay mayor felicidad que la serenidad. Esa serenidad que fluye del...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.