EL DOLOR FÍSICO COMO NUDO EMOCIONAL (II)

Cuando las sensaciones de malestar emocional no se liberan ni se regulan porque se siguen aguantando, a veces sin ser conscientes de ello, se produce estrés físico y emocional. El estrés genera alteración nerviosa, bioquímica e inmunológica. Se acumula tensión y esa tensión finalmente genera desregulación, aumenta la excitabilidad nerviosa y finalmente, genera dolor.

El dolor hace al hombre lúcido y al mundo transparente. El dolor abre perspectivas hasta el fondo.

Víktor Frankl

El dolor físico se puede expresar de forma muscular, articular, con cefaleas, dolor abdominal, neuralgia o mialgias, con dolor intenso o crónico. El dolor emocional reprimido o no atendido se expresa con malestar y dolor corporal. Es la forma en la que el cuerpo quiere dar información para cuidar nuestro estado.

El dolor: ¿Cómo podemos liberarnos de él?

El dolor nos pide que nos atendamos, paremos o dejemos de aguantar lo que nos genera daño. Ser conscientes del dolor y lo que nos está diciendo es fundamental para poder abordar y tratar de resolver lo que se esconde tras él. Hay que buscar cómo podemos saber qué es lo que sobrecarga y lo que produce conflicto, qué es lo que desconcierta, lo que confunde y afecta. Sobre todo atender a sus demandas que son las que van a aportarnos libertad en forma de equilibrio, bienestar físico y emocional.

Cada zona del cuerpo expresa un sentir. ¿Qué nos dice el dolor? Conectar con el dolor físico, a lo mejor, no va a permitir descubrir lo que se esconde tras él, pero sí va a permitir entender la reacción que el cuerpo está transmitiendo ante determinadas situaciones. Podemos tomar conciencia de lo que nos está ocurriendo de diversas formas:

– Potenciar coherencia emocional: ser conscientes de cómo nos sentimos, ante lo que vivimos, nos puede ayudar a entender nuestras resistencias de liberación emocional. Si nos gritan, o nos hablan mal, si perturban nuestro bienestar, si nos presionan, si nos sentimos forzados a hacer lo que no queremos, si vivimos una vida incoherente con nuestras emociones, estamos engañándonos, estamos escondiendo dolor emocional o miedo. 

– El cuerpo se defiende de las sensaciones que percibe como amenazantes: si nuestras convicciones, nuestra forma de pensar frente a lo que hacemos, se retrae o se anestesia ante esas amenazas, comenzamos a formar nudos. Por eso es muy importante conectar con ellas y responder con recursos actualizados. Darnos cuenta de que podemos afrontar las situaciones con más libertad y coherencia emocional. 

– Conectar con el sentir genuino, con el esencial y el íntimo: sí puede ayudarnos a tomar conciencia de lo que está pasando.

Ejercicios de liberación emocional

– Haz un listado de situaciones cotidianas que te disgustan o te incomodan. Cuántas veces haces cosas que te disgustan o que no te apetece. Observa si son proporcionales con las que haces que te gustan, te apetece y te generan bienestar. Haz una columna de obligaciones y otra de satisfacciones. Intenta darte cuenta de la sobrecarga a la que te estás sometiendo. Eso es una amenaza para tu estructura de seguridad, de equilibrio. Sé consciente, busca la forma de encontrar equilibrio.

– Prueba a redactar una lista de situaciones personales disfuncionales, de pareja, laborales, familiares. Describe lo que sucede, lo que te dicen, cómo se comportan contigo, lo que haces forzado/a por miedo, pena o culpa. Ten en cuenta que un mecanismo típico de defensa es decir que lo haces porque es tu deber, porque quieres a esa persona, o porque prefieres hacer eso que crearte un conflicto.

– Cuando tengas en cuenta una situación de interacción social, no veas solo a los demás, inclúyete tú y tus necesidades emocionales. Imagina qué pasaría si no tuvieras miedo, pena o culpa. Imagina cómo actuarías si hicieras lo que te apeteciera en lugar de forzarte a hacer lo que crees que debes, o buscar aprobación de los demás o incluso alterar el bienestar de los demás o llevarles la contraria.

– Imagina que te permitieses hacer lo que te apetece, sin sentirte necesitado/a del apoyo emocional de los demás, sin forzarte a hacer lo que realmente no te apetece. Imagina que eres capaz de decir lo que sientes, de hacer lo que quieres o necesitas en cada momento. Visualízate siendo considerado/a con tu sentir esencial.

Tareas de coherencia emocional

– Escucha lo que sientes y actúa en consecuencia. Si te sientes cansado/a y sin fuerzas, aprende a decir: hoy voy a descansar. No te fuerces a hacer lo que no quieres. Si te molesta lo que te dicen, sé consciente de que eso es así y actúa. Puedes desconectar y esperar a sentir tranquilidad. Puedes decirlo o simplemente puedes dar tu opinión constructiva, desde la expresión de tu sentir. No intentes cambiar a nadie, libera tu sentir sin esperar nada a cambio.

– Finalmente, haz una lista de tus miedos más profundos. Entenderás que muchos de tus dolores son la represión de la angustia que sientes ante ellos. Hay que escuchar al miedo y permitirlo. Observar, que por mucho que reprimas tu sentir, el miedo sigue ahí. Es una percepción emocional natural con la que tienes que conectar y aceptar, sentirte capaz de afrontar y dejar que se libere.

Las personas que funcionan bien en este mundo son las que al levantarse por la mañana buscan las circunstancias que quieren, y si no las encuentran, las inventan.

George Bernard Shaw

Si al hacerte estas observaciones te das cuenta que no eres capaz, que te vence el miedo, la cesión, la represión o la obligación, entonces escucha a tu cuerpo porque éste no te va a engañar. Los dolores que sientes te están indicando lo que estás reprimiendo.


Tags from the story
More from Ana María Álvarez Sánchez

LA PANDEMIA DEL MIEDO AL CORONAVIRUS

“El Dios de la Sabiduría, Odín, se lanzó por el rey de...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.