EL DESAMPARO: UN MALTRATO INSTITUCIONAL

Conozco a esta mamá, a la de la historia que voy a contar, pero también conozco a muchas otras mamás. Desde hace más de 5 años voy conociendo muchos casos. Oscuros casos de niños y niñas arrebatados de sus familias por el Estado. Niños y niñas que entran a formar parte de las estadísticas de “menores tutelados“. El maltrato despiadado al que llaman desamparo.
Y voy a contar la historia de esta mamá. Se casa y tiene dos niñas. Es cierto que la situación laboral y económica de los papás es precaria. Ellos mismos deciden inicialmente y hasta que se estabilizara su situación, solicitar al sistema de protección que acogiese a sus pequeñas. Difícil y dura decisión.

Solo quieren conseguir unos mínimos para subsistir y así poder volver a estar con ellas. Un acto de responsabilidad de estos padres que se convertirá en la tortura más siniestra que nadie puede imaginar. Porque hicieron de todo para conseguir unos mínimos ingresos. Pero no con la ayuda de los Servicios Sociales, porque no les ayudaron, no les brindaron apoyos, ni ninguna subvención, ni un trabajo que favoreceriera la más mínima posibilidad de unir a sus hijas pequeñitas con ellos. Pero así y todo lucharon y se esforzaron como pudieron y cuando lograron tener una situación medianamente favorable para volver con sus hijas, la Administración decidió que no estaban en condiciones. Les dejó en la estacada y les dijo que como padres no tenían competencias para velar por sus hijas y que no se las iban a devolver.


Desamparo: separación cruel con los menores

Impotencia, sufrimiento, angustia y desesperación ante tal perversa y despiadada decisión de nuestra Administración. Y las niñas muy pequeñas separadas de su madre y de su padre. La más pequeña era aún una bebé comenzó a tener crisis epilépticas. Porque no sé si sabréis que igual que se enferma de hambre física, los bebés también enferman cuando están abandonados. Se desgarra el vínculo, dejan de existir las caricias afectivas. Y a veces para no oirles, en los centros de acogida se calma el lloro de angustia por medicación sedante. Esto es lo que pasaron las niñas, como tantos otros niños que el sistema desampara, agrede, maltrata y daña. Sin embargo en un juzgado, batallando sin parar, estos padres consiguieron que se hiciera justicia y después de varios juicios, la sentencia salió a su favor y las niñas regresaron con ellos.

Han pasado dos años y los Servicios Sociales no cerraron expediente, siguieron inspeccionando, buscando la forma de conseguir que las niñas pasarán a ser tuteladas por el Estado. Y hace cuatro días con una resolución de los Servicios Sociales, se acercaron al colegio y se las llevaron de nuevo a algún centro de acogida. Decidieron que las niñas estaban en riesgo. Acordaron con el colegio y la guardia civil: volvieron a destruir el vínculo familiar.

Esto es lo que tenemos: unos Servicios Sociales que tienen impunidad y total autoridad para arbitrariamente, decir que niños pueden quitar y meterles a un sistema que no aporta bienestar. Un sistema que no ayuda a los pequeños, que no les importa nada lo que será de ellos pero que siguen fielmente una hoja de ruta con criterios subjetivos, con un único objetivo: la búsqueda del vulnerable que con hijos a cargo, pueden ser muy valorados como niños tutelados.

La nueva ley de la infancia pervierte todo escenario de amor, bondad y servicio a quien más lo necesita. Y se les llena la boca hablando del Interés del menor y realmente, los que conocemos la historia, sabemos que lo que esconde es el interés más espurio, infame y dañino para los niños y niñas que pasan a formar parte del sistema de protección.

Buscan niños del Estado y que luego abandonan en centros destartalados, opacos y despiadados. No hay niño tutelado que salga beneficiado y el sistema sin embargo, se nutre de subvenciones, mentiras, estafas y corrupciones. Esto es lo que está pasando. Cada vez está más claro que tenemos un sistema autoritario, arbitrario y lleno de opresión, injusticias y dolor.


Tags from the story
More from Ana María Álvarez Sánchez
ME HAN QUITADO A MI BEBÉ
Cada vez que  atiendo a una madre a la que le han...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.