EL DELIRIO COLECTIVO EN NUESTRA SOCIEDAD

El delirio colectivo es un síndrome que afecta a colectivos sociales y que se caracteriza por integrar una creencia como si fuera un hecho objetivo. A veces la creencia delirante puede partir de algo real y estar distorsionada en cómo afecta ese hecho y las consecuencias que se derivan de él. Es altamente contagioso y normalmente está conectado con situaciones de estrés mantenidas en el tiempo que favorecen conductas alteradas: pánico, confusión y desajustes emocionales. La gente puede llegar a desarrollar ideaciones paranoides, disfunciones psicógenas o alteraciones de la percepción.

El delirio colectivo y sus síntomas

El delirio colectivo puede producir pánico colectivo, conductas defensivas alteradas o ideaciones de que algo terrible puede dañarnos. También puede inducir síntomas físicos o alteraciones psicosomáticas que refuercen la idea de que ese daño es real y así configurarse como un cuadro sintomático de una enfermedad.

Una de las formas en que un grupo social puede activar un delirio tiene que estar altamente contaminado por el liderazgo informativo. Con ideas que de forma perseverante, trasladen sensaciones de angustia, conflicto o ambivalencia. Si además se trasladan informaciones sobre cómo puede ser ese peligro o que síntomas se deben desarrollar, así como la forma en que se puede proteger de dicho peligro, el campo de cultivo para el delirio está preparado.

Así creamos estrés grupal transmitiendo la idea de que puede pasar algo peligroso, generando estados de tensión emocional o conflicto de unas personas contra otras, y enviando constantemente información contradictoria que produzca estados de confusión e inseguridad.

La construcción social de la realidad

Actualmente estamos viviendo una situación social realmente espeluznante. Una situación que afecta a todos los que integramos la estructura social, sobre todo aquellos que vivimos vinculados a la información mediática más alarmista, incoherente, delirante y potencialmente dañina que, más que información, se podría considerar manipulación.

No hay forma de encajar lo que está pasando en un mundo de conexión con medios de información, redes sociales o información digital. Con una realidad natural, sino mucho más evidente, con una realidad intencional.

Este delirio colectivo empezaría a bajar si se dejara de escuchar, de ver o de estar sometido a información altamente alteradora. Las causas de la alteración social son múltiples:

  • Un diseño de desajuste trazado por la idea de que existe un terrible y potencial peligro para nuestra vida y para nuestra capacidad de hacerle frente. 
  • Un desajuste social generado por sensaciones de control social, falta de libertades e indefensión ante las autoridades.
  • Un estado de incertidumbre y tensión mantenida que no podemos resolver porque estamos sometidos al arbitrio del poder.

¿Cuál es la finalidad de esta psicosis colectiva?

Cuando entramos en psicosis colectiva, cedemos el poder de nuestra conciencia individual a la conciencia grupal que está altamente sometida a la influencia del propio delirio y de quienes lo están manteniendo. Esta situación deja a la sociedad incapacitada y bloqueada. 

Hay que ser conscientes de que el daño que actualmente se está produciendo en la estructura social, no está basado en el motivo delirante de peligro sanitario sino en las consecuencias que dicho delirio está generando en nuestra sociedad: sometimiento, desestructuración, debilitación e indigencia personal, psicológica y social del ser humano.

Yo detecto que el objetivo final es acabar con la libertad, con el pensamiento individual y favorecer la alienación social. ¿Para qué? Ni lo quiero imaginar, ni me parece saludable crear otro delirio mental que nos pueda limitar.

Sin embargo, hay formas de sanear toda esta lacra real: adoptar una actitud de libertad natural. En pequeñas relaciones demostrar que nada de esto es real, que las personas tenemos capacidad de alcanzar el equilibrio y el bienestar con actitudes sensatas y tranquilidad mental. 

“Mucha gente pequeña haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”

Eduardo Galeano

Tags from the story
,
More from Ana María Álvarez Sánchez

EL AFECTO: EL NUTRIENTE ESENCIAL DEL EQUILIBRIO VITAL

Qué necesario es el afecto para desarrollar nuestra vida desde el equilibrio y...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.