EL CONTROL DE TU VIDA

¿Tienes el control de tu vida? Seguro que más de una vez lo has pensado. La sensación ya sabemos cuál es. Ya hemos perdido en alguna ocasión las llaves de casa, el móvil o cualquier cosa que nos ha llevado a decir ¿dónde tengo la cabeza? ¿Qué estoy haciendo con mi vida? Pues perder el control de tu vida es algo parecido a perder ese tipo de cosas que siempre perdemos, pasa casi sin darte cuenta. No sabes dónde estás ¿cómo me he dejado llevar tanto? La marea te ha metido hasta el fondo del mar y la realidad es que tú, solo querías darte un chapuzón.

Comenzamos sintiendo que muchas cosas de nuestro alrededor nos controlan y marcan nuestro rumbo de la vida. Primero es el móvil que no podemos vivir sin él. Estamos pegados continuamente a él. Si no suena alguna notificación, algún Whatsapp o llamada lo miramos pensando: ¡qué raro! ¿funciona? Es más, que sentimiento más desagradable cuando de repente deja de funcionar. Hemos perdido el control totalmente, peligro. Por nuestra mente aparece una sensación de inseguridad por no tener un teléfono por si ocurre algo, pero sobre todo un sentimiento de adicción, de todo aquello que nos proporciona. Ahora estamos perdidos. Nadie nos puede llamar. No nos podemos relacionar. No podemos entrar en las redes sociales, compartir y todo nuestro mundo se nos gira. Nos enfadamos y vemos la manera de solucionarlo lo antes posible.

También las redes sociales nos controlan, nos hemos vuelto unos adictos a ellas. ¿Somos nosotros los que controlamos las redes o ellas en realidad nos controlan? Pensemos en si seriamos capaces de desconectar de las redes cuando queramos, de apagar el móvil durante horas o incluso días. La verdad es que pensamos que si no leemos noticias estamos desinformados, pero lo que ocurre es que cuando las leemos, estamos mal informados. Hay que tener cuidado con lo que leemos, escuchamos o decimos, con la información que entra en nuestra mente y por lo tanto en nuestra vida. La pregunta es: ¿qué podemos hacer con este problema de la información?

Queremos ser los primeros en conocer las noticias, en compartirlas, ya que vivimos en una sociedad en la que solo importa compartir. Tú solo compartes ¿a quién le importa lo que compartimos? Solo compartimos y no nos preocupa a quien hagamos daño con lo que compartimos, a quien podemos destruir. Solo compartimos. 

No sabemos si es verdad o no la noticia pero compartimos. Es la sensación de tener seguidores, de estar al día y de ser el primero. Hay un control del celular, de las redes sociales, de los medios de información. Todo ahí fuera te controla y piensas, sientes que estás perdiendo el control de tu vida por las cosas y personas que te rodean. Te vuelves muy reactivo a lo que ocurre en el exterior. Y lo peor es que este control del móvil, de la tablet y de las redes se ha trasladado a los niños.

Podemos ver como niños con dos años de edad ya manejan el móvil y los juegos con una facilidad increíble mientras babean. Comienzan con esta adicción desde pequeños. Y todo es porque necesitamos parar también de ellos y para que se callen y nosotros poder estar tranquilos, les damos esa pantalla con la que se callan y ya parece que no están.

Hay un cambio que esta ocurriendo por la tecnología. Nadie habla de ello porque es adictiva. Además todo el mundo lo hace y entonces nos parece “normal”. Es algo como el alcohol, las drogas, los juegos de azar. Solo tenemos que ver las reuniones familiares o de amigos donde en muchos momentos, el móvil es el autentico protagonista. Todos hacen lo mismo, miran la pantalla del móvil ensimismados. 

Cada semana perseguimos comprar algún objeto, conseguir algún objetivo. Tratamos de llenar ese vacío que hay dentro de nosotros, tratando de ocultar una triste historia. Creemos que comprando nos sentiremos mejor, estaremos más felices, sin darnos cuenta en lo que se esta convirtiendo nuestra vida. Una vida que no nos gusta, de la que hemos perdido el rumbo, de la que ya no tenemos el control. Pero en cualquier momento podemos volver a conectarnos. Y volver a dirigirnos hacia el camino que queremos. Podemos volver a tener el control de nuestras vidas ahora, solo hay que querer y dar el paso.


Tags from the story
, ,
Written By
More from inspiracion W
LA AUTENTICIDAD NO TIENE PRECIO
¿Qué es eso de la autenticidad? Podríamos decir que es el grado...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.