EL CHOCOLATE: UN PLACER DULCE Y ESCASO

El chocolate es uno de los manjares más deliciosos de la gastronomía internacional. Su difusión en Europa se la debemos a Hernán Cortés en el siglo XVI. El chocolate se preparaba entonces como un brebaje hecho con cacao y maíz molido, al que se añadía vainilla y otras especias. Su sabor era amargo y estaba muy valorado por su capacidad energética y vigorizante. Los aztecas lo llamaban “xoxoatl”. Rápidamente consiguió una gran popularidad entre la realeza y las clases altas.

Unos 300 años después se convirtió en las tabletas, bombones y dulces que podemos disfrutar hoy en día, llegando a alcanzar las 8,5 millones de toneladas consumidas al año. El chocolate es un alimento amado por unos y demonizado por otros. Tiene la mala fama de ser enemigo de la dietas pero el chocolate tiene muchos más beneficios de los que podamos llegar a pensar.

Actualmente su éxito se ha vuelto en contra ya que es tan demandado, que la materia prima de la que nace el cacao está convirtiéndose en un bien tan preciado como escaso. Y es que el chocolate tiene muchas facetas buenas: aporta beneficios a nuestro bienestar emocional y físico. Además de ser un regalo para el paladar cada vez que lo saboreamos.

Es poco común conocer a alguien al que no le guste el chocolate o algunas de sus variantes: negro, blanco o bien en tartas, dulces o demás preparaciones. Lo que no es raro es que el chocolate sea un alimento muy criticado. Y es que todos en algún momento hemos escuchado la tediosa y rancia frase: «el chocolate engorda». O incluso que daña la dentadura o que produce acné. Pero nada está confirmado. Es obvio que todo en exceso es malo pero el chocolate es un gran aliado para nuestra salud y si eres fan del chocolate negro aún más.


El chocolate: aliado de los paladares, la salud y las endorfinas 

Sus beneficios se deben a los componentes que forman al cacao. Por una parte ayudan a nuestra salud física:

  • Flavonoides: son sustancias antioxidantes. Retrasan el envejecimiento y es un antiarrugas natural
  • Vitaminas y minerales: el hierro del chocolate se asimila en un 93%.
  • Teobrimina: es un estimulante natural y es bueno para prevenir la tos.
  • Ácido esteárico: el cacao sirve para reducir los niveles de colesterol en sangre ya que la grasa que aporta se asemeja a la del aceite de oliva.

Por otra parte además, el chocolate sirve para mejorar la salud cardiovascular y las funciones cerebrales, disminuye las migrañas y es beneficioso para el cuerpo durante la menstruación. Estos son algunos de los muchos méritos que tiene el chocolate como alimento. Pero no solo es bueno para el cuerpo sino también para nuestro bienestar emocional. Nos hace felices y esto es un hecho. La ciencia explica que favorece la producción de endorfinas y serotoninas, unas sustancias que producen una sensación de placer y felicidad en nuestro cuerpo. Los estudios que se han realizado señalan al chocolate negro como el responsable de provocar esa felicidad al consumirlo. Este chocolate se caracteriza por estar hecho con pulpa de cacao que es el ingrediente que regala estos beneficios a nuestro cuerpo.

Existen investigaciones que aseguran que comer chocolate negro, conocido también como chocolate amargo, en pocas proporciones y cada día, puede llegar a mejorar el estado de ánimo de las personas. Sin dejar de lado la importancia de llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico. Por todas estas razones no es de extrañar que el chocolate sea tan importante y amado.


Un futuro sin este manjar ¿es posible?

El chocolate podría tener un futuro incierto. Incluso un estudio adelantó la fecha límite para seguir consumiéndolo. Al año se consume unas 8,5 toneladas de chocolate y aunque anteriormente esto no era un problema, la escasez de cacao, la esencia del delicioso chocolate, podría ser el origen de uno muy grande.

La investigadora Virgine Raisson en su libro «2038. Atlas sobre el futuro del mundo», advierte que en ese año el chocolate pasará a la historia. Por lo menos no estará al alcance de toda la población y únicamente tendrán acceso a él una reducida élite de personas. Ya no podremos ir a una tienda a comprar una chocolatina, algo tan común y a lo que damos tan poca importancia hoy en día. En su lugar, estos caprichos serán reemplazados por otros alimentos como frutos secos o pasas.

Uno de los factores para su desaparición, además de la amplia demanda, es el cambio climático, ya que los granos de cacao necesitan mucha lluvia y en las zonas tropicales donde se realiza su cultivo cada vez hay más sequía. Una solución para evitar esta situación según Raisson, sería desarrollar granos de cacao más fuertes y resistentes al cambio climático, algo en lo que ya están trabajando las distintas entidades africanas y europeas. Y otra solución también sería pagar más a los productores de cacao, para mejorar la producción invirtiendo en maquinaria.

Por todas estas razones no es de extrañar que empecemos a imaginar un futuro sin chocolate. El placer más dulce tiene los días contados, aunque esperamos que no llegue a ocurrir.


Tags from the story
, ,
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.