EL ARMA DE DESTRUCCIÓN MASIVA MÁS LETAL: EL ABURRIMIENTO

A pesar de lo que nos hayan dicho los telediarios durante años, el arma de destrucción masiva más letal que existe no son las ojivas nucleares, ni las pandemias, ni las guerras, no. Es el aburrimiento. Lo peor que le puede ocurrir a un ser humano es no tener nada que hacer. Un humano sin un aliciente en su día a día, sin una pasión por algo o por alguien, sin una motivación potente es una bomba de relojería. Y me temo que en la actualidad hay muchos millones de seres humanos pululando por el planeta con la cuenta atrás casi a cero.

Quizá me puedas decir, querido lector, que lo que está ocurriendo ahora es precisamente lo contrario. La gente está más atareada que nunca, intentando mantener como sea su estilo de vida acomodado. Estamos de acuerdo. El matiz está en que esas tareas se hacen en automático, es decir, la energía que les mueve a hacerlas proviene del subconsciente. Por tanto, esa acción se realiza sin pensar, sin utilizar la parte consciente del cerebro, exactamente igual que cuando respiramos, caminamos o conducimos un coche. En consecuencia, estas actividades producen aburrimiento.

La gente se aburre mucho porque el contexto en el que vive está envuelto en una neblina insustancial. En esta neblina no hay retos para la mente, ni objetivos apasionantes. Es una nada aséptica y muy peligrosa. Por ello, el ser humano al no tener alicientes que activen y potencien su capacidad creadora innata (su capacidad de imaginar) se convierte en un ser sin pasiones, vacío, que poco a poco va perdiendo su alma. Ese ser no sabe cómo usar su tiempo y, en muchos casos, se deja llevar por el ambiente aséptico en el que está envuelto, el cual puede hacerle actuar de maneras incontroladas y potencialmente trágicas para él e incluso para los demás.


El aburrimiento del adolescente

Te voy a poner un ejemplo para que entiendas lo que te quiero transmitir. Imagina que encierras a un adolescente totalmente solo en una habitación vacía en la que lo único que hay es una cama y sobre esa cama unas tijeras. ¿Cómo crees que actuará ese joven después de diez horas de confinamiento? En realidad no lo sabemos con certeza. Como es obvio dependerá del cómo sea el individuo encerrado. Sin embargo, es posible que, en el mejor de los casos, utilice las tijeras para convertir en jirones el colchón, ya que se aburre.

El ser humano necesita tener un motivo poderoso para vivir. De lo contrario el aburrimiento se apoderará de él y lo hará convertirse en una potencial arma de destrucción masiva. El aburrimiento puede llegar a destrozar la mente y el alma de los seres humanos y convertirlos en seres idiotizados y adictos a entretenimientos banales e insustanciales que embotan su cerebro y lo destruyen. Cuando te aburras (que lo harás en algún momento, es algo natural) utiliza esa energía como combustible para encontrar un camino motivador en tu vida y no te dejes llevar por su poder anulador.


Tags from the story
, ,
More from Óscar Gavilán
POEMA: «VERDE ESPERANZA»
Verde prado Verde esperanza Blanca esencia enmascarada Vete raudo a la ensenada...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.